Trabajen para salvar el mundo   

Brenda Delabra /Reportero/ brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

‘Cometan actos que ayuden a tener un mundo de justicia y dignidad’ 

NSDSJ2

Familias disfrutaron de la danza, previo a la misa

La comunidad de la parroquia de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, en Ramos Arizpe, tuvo la fiesta patronal la tarde de ayer y compartió su alegría, al recibir a nuestro Obispo Raúl Vera en la Celebración Eucarística.

Bajo un cielo nublado y una tarde lluviosa, los niños del grupo Santa María ofrecieron su danza por la solemnidad de la Asunción de la virgen María, mientras los feligreses ingresaron al recinto donde Monseñor Raúl Vera presidió la misa, y concelebró con el presbítero, Omar Ordoñez.

En la homilía, Fray Raúl Vera  profundizó sobre las lecturas del día, dando el valor a la virgen María quien fue la primera en creer en el  Hijo de Dios, y  aceptó   con humildad recibir a Jesús como su hijo.

“La iglesia quiere darnos a entender toda la potencia, toda la fuerza de la salvación histórica del mundo. Pensemos en nuestra vida, la vida del espíritu y nos vamos transfigurando. Nuestra vida refleja cada día más el rostro de Cristo, dice San Pablo: Esta riqueza la llevamos en una vasija de barro, pero en la medida que esa vasija de barro se va desbaratando, nuestro espíritu va creciendo”.

“Si en nuestro espíritu está el Espíritu Santo, en nuestro espíritu está la riqueza de Dios, llegará el día en que de la misma manera Cristo estaba muerto en su humanidad y resucitó”.

Fray Raúl Vera, comentó a los fieles católicos que cada lectura nos invita a reflexionar sobre el proceso histórico de la humanidad, y por ello seremos juzgados por los actos que hagamos hacia la comunidad.

“En el Evangelio hay una cosa bellísima que es lo que dice la santísima virgen, ‘Es así que el Señor derriba a los poderosos de su trono y eleva a los humildes’. Dios viene a dispersar las alianzas de los soberbios y de los altaneros, viene a derribar a los poderosos y exaltar a los pequeños”.

Para lograr esto en la actualidad, debemos como seres humanos acabar con el pecado de la indiferencia hacia el dolor que viven nuestros hermanos, como los migrantes que padecen de maltrato, los maestros que se manifiestan en el país porque están perdiendo su trabajo, las esposas de mineros que han muerto trabajando y no han recibido sus cuerpos, como el caso de Pasta de Conchos, la burocracia que viven las familias de personas desaparecidas, hechos a los que no se puede ser ajeno, sino buscar una participación activa que demande justicia, igualdad, dignidad, la construcción de un mundo diferente donde la calidad de vida sea equitativa para todos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE