Sensibilidad ante el migrante

Esmeralda Sánchez

esmeraldasanchez@diocesisdesaltillo.org.mx

Con misa piden a la comunidad acompañarles

090916migrantes1

Los sacerdotes Pedro Pantoja y Adolfo Huerta, concelebraron la misa.

Agradeciendo a Dios la oportunidad de hacerse más sensibles a la situación por la que atraviesan los migrantes que llegan a Saltillo en su paso a los Estados Unidos, la comunidad de la Rectoría de la Santa Cruz participó con una Eucaristía del Jubileo de la Misericordia a personas Migrantes, en la que estuvieron presentes hombres y mujeres que reciben alojamiento por parte de la Diócesis de Saltillo en la Casa del Migrante de esta ciudad.

Los sacerdotes Pedro Pantoja, Rector de la Santa Cruz y Adolfo Huerta Alemán, Rector de Nuestra Señora del Refugio, concelebraron la misa y durante la homilía el padre Adolfo invitó a la comunidad a dar gracias a Dios “por la oportunidad que nos da para seguir sensibilizándonos y ejercer la misericordia y la justicia hacia nuestros hermanos”.

El padre Pedro Pantoja reprochó la falta de educación que se tiene en este país respecto a la misericordia y solidaridad como uno de los valores principales, y destacó que los migrantes viven día a día un horror que debe terminar pues tienen derecho a una migración sin violencia.

El Evangelio citó la Parábola del Buen Samaritano, y en este sentido el padre Pedro expresó que esto es lo que Dios quiere de su pueblo, no solo ayudar sino hacerlo sin límites, procurando garantizar el bien del prójimo “hasta que se recupere totalmente”; en tanto que el padre Adolfo recalcó que como comunidad “nos falta mucho por trabajar” para eliminar la xenofobia (miedo a las personas extranjeras) y acompañar estos procesos dolorosos como es el caso de la migración.

“El Papa Francisco en su (exhortación apostólica) Evangelii Gaudium nos está invitando, si queremos hacer vivir el Evangelio, a ser una Iglesia que acompañe a la humanidad en estos procesos de búsqueda de paz, sino vamos a ser el hazmerreír por ser una Iglesia acomodada, fracasada, que ha traicionado la misericordia de Dios”, añadió que en nuestro país hay demasiados signos que indican que la sociedad mexicana está tocando fondo y una forma de evitarlo es trabajar para que la injusticia no siga prevaleciendo.

“Si lo hacemos todos juntos, en bola, es difícil que nos desaparezcan los malos, pero si andamos solos van a seguir… seamos más los hombres y mujeres con conciencia, que hagamos a un lado nuestra indiferencia, nuestro conformismo”, les exhortó.

090916migrantes2

Los migrantes portaron las banderas de sus países de origen

Durante la celebración, en la que los migrantes portaron las banderas de sus países, se pidió también para que Dios siga derramando sus bendiciones por medio de quienes trabajan en la Casa del Migrante de Saltillo, a los cientos de personas que diariamente transitan por nuestro país y la región; así como por quienes les sirven en estos centros.

El padre Pantoja compartió que en al menos dos décadas de trabajar con migrantes ha sido testigo de que sus historias son de verdadero terror, principalmente en el caso de las mujeres, para quienes es común sufrir violaciones multitudinarias por parte de representantes de la autoridad en todos los niveles, que debieran protegerlas, así como por quienes les perdonan la vida y les permiten continuar su camino a cambio de ser violentadas. “Estas mujeres son despedazadas en un ritual sexual” expresó al citar un caso en que una migrante sufrió este abuso por 70 hombres durante todo el camino desde su país de origen.

Esta misa estuvo cargada de signos para sensibilizar a la comunidad, como el saludo de paz, que se tradujo en un abrazo de todos los presentes a los migrantes, y cada uno de ellos pasó a estrechar a cada migrante y mostrarle así su solidaridad ante los peligros con que se enfrentan día a día.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE