Sean apóstoles

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Obispo Vera pide a nuevos diáconos que contribuyan en la formación de una nueva sociedad.

“Ustedes son ordenados para ser apóstoles”

Además de celebrar 29 años de su ordenación episcopal, Fray Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo entregó al pueblo de Dios a tres nuevos diáconos para el servicio de los pobres; La celebración eucarística fue realizada en el templo de Catedral en punto de las 18:00 horas, hasta ahí llegaron Andrés García, Miguel Ángel Vidal y Rogelio Chípuli acompañados de sus padres, amigos y familiares para ser presentados como candidatos a recibir el grado de diácono y prepararse así para alcanzar el orden sacerdotal.

Presbíteros y un gran número de feligreses se congregaron para presenciar el rito de ordenación y compartir este momento significativo con los entonces seminaristas quienes atentos escucharon las palabras de nuestro obispo antes de obtener el diaconado: “Jesús viene a enseñarnos que no es el poder lo que nos hace grandes, Él vino a vivir entre los últimos y así quería Dios entrar en nuestra historia; el único poder que tiene el hombre es la capacidad de amar, de servir, de ofrecer su vida en favor de la de lo demás. Ustedes se ordenan en una situación en la que tienen que ayudar a organizar a la sociedad, a organizar la iglesia para que no se sigan violando los derechos de las personas”

Postrados ante Dios los nuevos diáconos reciben las oraciones de los asistentes

Luego de recibir la bendición de sus padres, el pueblo se unió al rezo de las letanías para pedir la intercesión de los santos por el ministerio de los nuevos diáconos a quienes el líder de nuestra iglesia diocesana pidió seguir alimentando su vocación y entregarse a la gente en todo momento para después ser revestidos por sus padrinos entre aplausos y el júbilo de quienes los acompañaron. Monseñor Vera López puso en manos de los diáconos el evangeliario mientras a cada uno decía: “Esmérate en creer lo que lees, enseñar lo que crees y vivir lo que enseñas”.

Al finalizar la eucaristía, Andrés García, a nombre de sus compañeros agradeció la compañía de los presentes, de sus familiares y el apoyo que estos brindaron durante su caminar en el seminario: “Gracias a todos por su apoyo, por su compañía y sus palabras de aliento, gracias a todo el seminario, lugar donde crecimos y pasamos buenos momentos, Que Dios los bendiga y nos encomendamos a sus oraciones”. Finalizó.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE