Permiso, gracias, perdón

Brenda Delabra /Reportero/ brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Palabras que en la práctica hacen que haya paz y alegría en la familia

FerminStoCristoG8

Asistentes participan en la dinámica propuesta por el Pbro. Fermín Parra

Los cristianos que a diario se dan cita en el Novenario en honor al Santo Cristo de la Capilla en las misas matutinas, han tenido días de reflexión dinámica a través de la predica del padre Fermín Parra quien ha logrado involucrar a niños, jóvenes y adultos en entender el sentido del amor en la familia y la Misericordia.

En la misa de las 6:30 horas, al finalizar la lectura del Evangelio, el presbítero invitó a los asistentes a participar en una dinámica, saludar a tres personas, ofrecer a Cristo tres aplausos y dar tres saltos desde su lugar.

Entre risas, la feligresía mostró disposición para colaborar, y luego escuchar la primera reflexión del día, motivando a ejercitar el espíritu, la fe y el cuerpo.

“Nadie puede dar lo que no tiene, si yo no tengo un ánimo de tener buena salud pues me voy a ir enfermando y poco a poco voy a ir enfermando a los que me rodean, si no tengo buena fe, me voy a ir haciendo incrédulo y voy a ir haciendo incrédulo a los que me rodean, si yo no tengo buen carácter poco a poco voy a ser agrio y voy hacer a agrios a los demás”.

Este novenario es dedicado a la familia  como principal misionera del amor, pero cuantas veces nos topamos con situaciones que contaminan a la familia y se desvaloriza desde el ser individual.

“Dicen que había un hombre que golpeaba seguido a su mujer, pero vino al novenario y se dio cuenta que esto no era la vida y entonces llegó y la mujer lo agredió con palabras y el hombre no contestó nada, se fue al trabajo, regresó de trabajar y le d
ijo no te hice de comer, y el hombre que en otro momento se le hubiera ido encima, no hizo nada. Pasaron los días y la mujer dijo: ‘hay me lo cambiaron, ya no me quiere porque ya no me pega’.

“Como ella estaba mal se sentía feliz de que el marido la golpeara, ella no quería aprender a amar, aún y cuando su marido quería aprender a amar, ella se había enviciado, había perdido el sentido de la salud física, la salud espiritual y la psicológica”.

FerminStoCristoG9

No importa el lugar para escuchar el Evangelio

La comparación presentada por el padre Fermín Parra provocó que los asistentes  le dieran un sentido al mensaje, encontrar el amor a través de la negociación, el discernir lo que es bueno para la vida

personal que pueda ayudar a nutrir la familia y de ahí aprender a amar, con los defectos que cada uno posee. Un hogar donde se pide permiso, se dice gracias y se pide perdón, está trabajando por cultivar la paz y alegría en la familia

“Para aprender a amar es fundamental que el amor de amistad que unifica todos los aspectos de la vida matrimonial y ayuda a los miembros de la familia a seguir adelante en todas las etapas, use los gestos que expresan ese amor, gestos que deben ser constantemente cultivados sin mezquindad, llenos de palabras generosas”.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE