Llaman a construir un puente humanitario

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

25  de octubre de 2018

Saltillo, Coahuila

La Casa del Migrante Saltillo invita a la sociedad civil a ser solidarios con la caravana y respetar su derechos

“La visión humanitaria nos pertenece a toda la sociedad civil”, Pedro Pantoja. Fotografía: Brenda Delabra

El pasado 12 de octubre la historia de la migración cambió, al traspasar la frontera de Guatemala y México la caravana migrante, en la que niños, niñas, jóvenes, mujeres y hombres trazan el sueño de cambiar sus vidas, pero no pueden solos al estar en un país donde el Estado Mexicano no ha brindado las condiciones para su estancia en el territorio nacional, situación por la que la Casa del Migrante de Saltillo se pronunció.

“Levantamos la voz para no a la represión, no a la criminalización, no a la impunidad y si a la hospitalidad de acuerdo al evangelio de la justicia y el amor. Por parte de la iglesia nos convirtamos junto con la sociedad samaritana, comprensiva, que de alguna manera ante las violaciones que existen ahorita, detengamos las violaciones. La Constitución reconoce que todo ser humano venga de donde venga debe ser respetado en nuestro país”, dijo el padre Pedro Pantoja.

Que a su vez hizo un llamado a la sociedad civil a construir un puente humanitario como ya se está pensando y trabajando en la Ciudad de México con brigadas de salud, alimentos, ropa, medicinas y hospitalidad para acoger a nuestras y nuestros hermanos migrantes, pues en los 15 años que la Casa del Migrante los testimonios de hambre, maltrato, dolor y hasta la muerte han hecho que sea mayor el compromiso por el respeto a los Derechos Humanos.

Con la visión de dar una mejor vida a sus familias o superarse personalmente. Fotografía: Brenda Delabra

Erik Madariaga, originario de Honduras dio testimonio de su salida que fue motivada por la violencia, los secuestros y pandillas, además de la pobreza donde el 70% de la población la padece, “Cada uno de mis hermanos migrantes trae una mochila, una esperanza, una esperanza para salir adelante y muchas veces luchando para llegar hasta la frontera aunque es muy difícil. Como dijo el presidente Donald Trump que detengan esa caravana, les voy a dar 20 millones, no somos animales, no se pueden detener así nada más”.

El éxodo de hondureños no es una amenaza social, sino un desplazamiento por hambre, violencia y pobreza, es la búsqueda de la vida. En esa búsqueda la caravana sigue su rumbo hacia Estados Unidos, pero hay grupos que se van segregando y toman otras rutas para cumplir con el sueño americano, fenómeno que no permite asegurar cuándo, ni cuántos migrantes pueden llegar a Coahuila en los próximos días.

Sin embargo, la Casa del Migrante Saltillo está preparada para recibirlos y pide a la sociedad a sumarse con ropa, medicamentos, víveres, atención medica, psicosocial para nuestras y nuestros hermanos migrantes.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE