Hacen un pacto de reyes

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Acciones concretas para cambiar el rumbo de la historia

Nuestro obispo y el presbítero Raymundo Loera acompañados de integrantes de “La Guerrilla” y “Vatos Locos”

Con el firme compromiso de cumplir con los objetivos y directrices trazadas por el Plan Diocesano de Pastoral, La comunidad parroquial del templo de San Alfonso María de Ligorio en Saltillo, realiza esfuerzos para estar cerca de aquellos a los que, como iglesia diocesana y universal, debemos hacer llegar el mensaje de salvación, paz,  justicia y dignidad que Jesucristo trajo al mundo con su llegada; prueba de esto es la apuesta que hacen por trabajar con las bandas que se reúnen en varios puntos del sector, ofreciéndoles a ellos actividades deportivas y culturales para su recreación.

El párroco de la comunidad, el presbítero Raymundo Loera, indica que durante años anteriores se ha logrado tener un acercamiento con los jóvenes que pertenecen a las bandas, esto gracias al apoyo de las mismas madres de familia y de la comunidad en general, quienes en vez de segregarlos han decidido tenderles la mano; sin embargo no es una tarea fácil y se requiere aliar fuerzas para lograr el cometido. “El año pasado convocamos a un torneo de futbol que llamamos De la Patada con Guadalupe y funcionó muy bien, este año las circunstancias cambian y hemos visto un poco más de preocupación por otras cosas y se está batallando un poco más; hoy hemos convocado a algunos que esperemos nos ayuden a invitar a los demás para iniciar el torneo éste fin de semana y terminar los primeros días de enero”.

Para lo anterior, Fray Raúl Vera López, obispo de nuestra diócesis, acudió al sector para tener un diálogo con quienes integran estos grupos con la intención de sensibilizar y crear conciencia sobre la importancia de darle un nuevo sentido a la vida, enfrentar nuestras realidades y salir adelante para lograr un entorno más favorable y con dignidad para ellos y sus familias. Durante el diálogo, integrantes de “Vatos Locos” y “La Guerrilla” escucharon con atención a nuestro obispo quien los invitó a confiar en la figura de un Jesús que puede hacer nuevas todas las cosas. “Ustedes ven aquí la iglesia, sin embargo deben saber que la iglesia no es esa estructura, no es el templo, la iglesia la formamos todos, no solamente los sacerdotes, no solo yo; ustedes también forman esa iglesia, por eso queremos tenerlos cerca, por eso los hemos llamado. Sepan que Jesús vino para defender a los más amolados y por ese Jesús estamos hoy aquí. Yo quisiera que ustedes me dijeran que tenemos que hacer para ayudarlos, ¿qué necesitan? ¿Por qué pelean?, para eso vine”.

Ante las preguntas de Monseñor Vera López, los habitantes de las colonias Universidad Pueblo y Rubén Jaramillo, compartieron una parte de sus vivencias y dieron a conocer el panorama que se vive en el sector. La drogadicción es, dicho por ellos, el problema fundamental de las pandillas. “Aquí casi todos nos drogamos, unos ya casi no lo hacemos porque tenemos hijos y no queremos que ellos sigan los pasos de nosotros, pero casi todos inhalan Resistol o fuman marihuana, tratamos de cuidar a los más chicos pero hay quienes les venden la droga y empiezan a perderse” comentó uno de sus líderes al tiempo que reflejaba en sus palabras la desesperanza de poder hacer algo para rescatar a tantas personas que se suman día a día a ese estilo de vida.

La violencia que se vive en el sector, generada por las mismas bandas con otras contrarias es otra de las situaciones alarmantes a las que se debe poner atención. Las recientes riñas, no solo entre vecinos sino con las autoridades encargadas de salvaguardar la seguridad, han puesto en alerta a los miembros de esta comunidad que no se desaniman aunque el panorama, la mayoría de las veces, no es tan alentador; es por eso que existe la necesidad de actuar de forma inmediata antes de que esta realidad siga cobrando más vidas.

Los integrantes de las bandas expusieron su realidad y preocupación ante nuestro obispo

“Pacto de Reyes” es el nombre del torneo que pretende iniciar el próximo 16 de diciembre, con este pacto que firman las bandas al comenzar el torneo, se comprometen a mantener un ambiente de sana convivencia en donde prevalezca la paz, respetar las reglas del juego y sobre todo respetar a sus compañeros y a los equipos contrarios. Se espera que con el diálogo realizado, sea más fácil cautivar a más jóvenes a que participen.

Otros proyectos se tienen en puerta y es que no solo el deporte es la opción; más adelante se pretende impartir el taller de escritura “El ojo derecho de Polonio”, mismo que ya se llevó a cabo en distintos penales y que dio como resultado una publicación con los textos realizados por los internos además de bajar los índices de violencia dentro de éstos centros. Acciones como éstas son las que se necesitan para caminar hacia el proyecto de iglesia que todos anhelamos pero pocos se convencen de trabajar para alcanzarlo.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE