Contrastes de fe

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Entre la religiosidad y el cumplimiento de mandas a San Judas Tadeo, en el municipio de Ocampo se festejó al santo con particularidad

28-10-16-fiesta-a-san-judas-ocampo-1

Último día de novenario a San Judas en la capilla de Ocampo

La fría mañana del viernes 28 de octubre en la que comenzó a asomarse el sol, no impidió que las devotas a San Judas Tadeo acudieran a la capilla que se encuentra en obra negra en el municipio de Ocampo, Coahuila, para cantarle las mañanitas al mártir que intercede ante sus peticiones.

Una decena de mujeres, incluida la madre Noemi Caro, perteneciente a la congregación Hermanas Catequistas de Jesús Crucificado, entonaron el tradicional canto, luego rezaron las Laudes y volvieron a interpretar al son de la guitarra las mañanitas, mientras el matrimonio integrado por Rita Vega y Eligio Contreras, limpiaban el polvoriento terreno y hierba que con las lluvias creció, había que terminar pronto pues la celebración  y kermés serían en la tarde.

Mientras las vecinas del sector ofrecieron atole, café y pan a las fieles que temprano felicitaron y agradecieron al apóstol, ya en el pueblo hombres, niños y familias completas se preparaban para participar en la cabalgata organizada por “La Prieta”.

No importó el día de escuela, después de almorzar salieron por la traila en sus camionetas, pues el traslado de los caballos fue temprano, la cita formal justo al medio día para rezar el rosario, ofrecer la danza de Santa Catalina de Siena y luego participar de la comida que el comité organizador ofreció a los cabalgantes.

Así, al ritmo de las cumbias de Mister Chivo y Súper Brujo, las familias compartieron el pan y la sal, y del gran altar montado con pacas, entre la tierra del rancho La Escondida, perteneciente a don Chano Arizpe, subieron las figuras de San Judas Tadeo a la camioneta que encabezó la caravana a caballo, después don Pablo Zamorano y esposa a bordo de su carreta acompañaron a la comitiva que partió a las 14:30 horas a Ocampo, estimaron un tiempo de dos horas para cabalgar los 19 kilómetros.

28-10-16-fiesta-san-judas-ocampo-3

Coordinadoras del sector llevaron bancos, sillas y mesas para la celebración en la capilla

En el pueblo las encargadas de organizar la kermés y preparar la capilla para la Celebración Eucarística, guisaron el menudo y pozole para la vendimia, colocaron los toldos, las sillas que consiguieron prestadas, los bancos para los niños del catecismo, las mesas que fungieron como altar y credencia, regaron el terreno y esperaron impacientes la llegada de feligreses para iniciar la Santa Misa a las 17:00 horas, pero la cabalgata demoró la llegada y justo al momento en que el llamado a la celebración se cumplía, el párroco Raciel de León se topó con los jinetes, logró pasar el arco y se encaminó hacia la capilla, donde también ayudó a acomodar los toldos, y juntar más las sillas para que los asistentes estuvieran más cercanos. Fue media hora después que inició el encuentro entre los verdaderos devotos, dijeron las organizadoras del festín, que al ver poca respuesta, en sus rostros reflejaron decepción, en tanto que los cabalgantes se acomodaron para recorrer de plaza a plaza el pueblo, para finalizar la actividad con un rosario, la danza y una rifa en la casa de María Griselda Alvarado Hernández, quien desde hace ocho años organiza la cabalgata como parte de una manda que le hizo al santo en agradecimiento, pues tras un problema de salud, se encomendó a San Judas quien le hizo el milagro.

28-10-16-fiesta-de-san-judas-ocampo-2

En La Escondida María Griselda Alvarado levantó el altar

Ella junto con amigos han organizado año tras año la cabalgata en la que se invierten aproximadamente 12 mil pesos, mismos que son recopilados a través de rifas entre amigos, y ya cercana la fecha entre los 10 miembros del comité aportan para que todo salga a pedir de boca. En esta cabalgata no hay comunión entre la organización y la iglesia, pues María Griselda tiene bien marcada la línea, “Quiero que se haga tradición, no quiero ser yo la principal; que la agarre otra gente pero también apoyar nosotros, no sé si la agarre la iglesia, mi compromiso son 10 años pero no quiero que se haga así, si no es por mi por mis sobrinas y sobrinos que siga. Años atrás se hacía la misa pero como ellos también festejan, no nos hemos puesto de acuerdo, este año si hable con ellos pero ellos supuestamente querían que yo terminara en la capilla de ellos y yo me corresponde de llevar mis 10 años a hacer mi recorrido y ya después si ellos quieren apoyar que se haga como ellos quieren”, comentó la organizadora.

Este año el agradecimiento de la devota fue por un año más de vida, por la familia, por los amigos, y por el pueblo, para quien tuvo una petición muy especial, “Vivimos unas cosas, quiero seguridad y de eso, más se hace uno más devota al santo que nos bendiga y nos ayude a todos”.

28-10-16-fiesta-san-judas-ocampo-4

Salida de la cabalgata de La Escondida a Ocampo

En contra parte en la capilla localizada en la periferia de Ocampo, creyentes en San Judas acudieron a bendecir las figuras que tienen en sus hogares, escucharon la homilía en la que el presbítero Raciel de León los invitó a manifestar la devoción hacia los santos como intercesores, porque solamente a Dios es quien debemos rendir adoración, a los santos hay que reconocerlos por su ejemplo, como un testimonio de entrega, amor y esfuerzo.

Al finalizar el acto litúrgico, los católicos hicieron la oración al patrón de los casos difíciles y desesperados, para luego participar en la kermés donde se vendió menudo, pozole, buñuelos, rosca de nuez, frituras, refrescos, pulseras, rosarios y llaveros, al mismo tiempo que los cabalgantes recorrieron el pueblo, ofrecieron un rosario en la casa de María Griselda Alvarado.

El arraigo en las fiestas patronales en Saltillo y los municipios más lejanos del territorio diocesano es contrastante, pues en el inicio del novenario en la rectoría de San Judas Tadeo en la capital coahuilense, el templo lució con lleno total como el resto de los días, al igual que en la fiesta patronal que año con año es complicado arribar por lo menos a la puerta de la iglesia, dejando en claro que la fe hacia el apóstol es grande, aunque sus devotos no abarroten el templo durante el año.

 

Agradecimiento a la señoras Uberalda Ubario Medrano y Elvia García que hicieron posible la visita a La Escondida. A la hermana Noemí Caro y el presbítero Raciel de León por las facilidades otorgadas para cubrir la jornada


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE