40 años de Ministerio

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

El presbítero Manuel Fernando Pachicano renovó votos ante su comunidad

 

100916aniversario403

Nuestro Obispo Raúl Vera concelebró la Eucaristía

El presbítero Manuel Fernando Pachicano Llaca dio gracias por 40 años de ministerio sacerdotal en la Diócesis de Saltillo, con una Celebración Eucarística en la capilla Corpus Christi donde fue acompañado por su familia y la feligresía.

En punto del medio día Monseñor Raúl Vera López y parte del presbiterio de nuestra Diócesis, participaron en la Santa Misa, presidida por el padre Manuel Pachicano quien fue el primer sacerdote ordenado el 3 de septiembre de 1976 por imposición de manos de nuestro Obispo Emérito Francisco Villalobos Padilla.

Nuestro Obispo Raúl Vera felicitó al padre Manuel Pachicano por permanecer con amor en la vida sacerdotal, en su homilía retomó la importancia de la palabra del profeta Ezequiel: “Dios es muy elocuente para que podamos entender el ministerio que él le confiere a sus sacerdotes. El profeta Ezequiel dice en el nombre de Dios que él será el pastor de sus ovejas porque los pastores que tenían sus ovejas no han sabido ser pastores. Una de las desgracias más grandes de no saber ser pastores es la dispersión de las ovejas, si algo nuestro señor ha deseado es que todas y todos juntos administremos esta tierra que él nos ha dado para vivir, y la administremos de tal manera que en ella haya paz, que en ella haya amor, que en ella exista la justica, exista una verdadera realización de cada una de sus hijas y sus hijos como él lo desea”.

“Nosotros sabemos bien en la imposición de manos del Obispo que nos ha ordenado  en el ministerio, es la garantía de que es Cristo que a través de nosotros va a servirle a su pueblo, él quiso ser él mismo personalmente quien guié a su pueblo y por eso decía a los apóstoles su palabra  permanecerán en mí y yo en ustedes, si no cumplen mi palabra yo no seré parte”.

Y destacó que sería absurdo que los sacerdotes fueran los únicos pastores, porque Dios otorgó un don a los seres humanos como los padres de familia que pastorean a sus hijos, los responsables de un grupo humano que cree en Jesús,  quienes están al frente de una empresa o del departamento de una empresa también son pastores.

Nuestro Obispo Emérito participó en la homilía, “En estas circunstancias lo que me parece más oportuno, que nos exhortemos los unos a otros para creer y madurar en esa confianza que el Señor nos ha dado y ser objeto de una grande misericordia de Dios, que no solamente nos hizo a su imagen y semejanza, se acerca a nosotros de manera patente mediante el misterio”.

Ante Fray Raúl Vera el padre Manuel renovó votos, comprometiéndose a continuar como un pastor cercano a las ovejas, como lo es para los vecinos de Jardines Coloniales y Brisas, “Ha crecido muchísimo la comunidad, la asistencia más numerosa de los feligreses se da por su alegría, entusiasmo, su cordialidad con todos y ve a todos por igual… Promueve mucho al decir que el sacerdote es un representante de Dios y a Dios es a quien debemos de ver en el momento de acercarnos, incluso en la reconciliación, eso motiva mucho a tenerle un mayor aprecio y lo valoremos como sacerdote”, comentó María del Socorro Daniel, asistente a la celebración.

100916aniversario402

Familiares, amigos y feligreses asistieron a la acción de gracias

En esta fiesta lo acompañó su mamá la señora Rosa María Llaca de Pachicano, su hermano también presbítero Rodolfo Pachicano, quien manifestó sentir una gran alegría por compartir la vocación ya que el padre Manuel fue siempre ejemplo desde niño para él y sus hermanos que también compartieron el simbólico momento.

Al finalizar la Santa Misa el coro Voces de Cristo entregó el documento de  Bendición Apostólica impartida por el Papa Francisco al presbítero Manuel Pachicano quien recibió sorprendido el presente, “Yo les agradezco mucho que hayan venido a esta misa a dar gracias a Dios que haya puesto sus ojos en mi, con todas la infidelidades y todos los pecados que ustedes saben a lo mejor, aún así puso los ojos en mi, por eso esta Eucaristía es una acción de gracias por su divina misericordia, por su amor infinito, por ser esta persona tan intima de él”.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE