Vivir en Cristo y con Cristo

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila, 14 de enero de 2018

 

Celebra obispo Vera aniversario episcopal con miembros de la vida consagrada

Fray Raúl Vera López saluda a algunas Hermanas Oblatas de Santa Marta Fotografía: Adalberto Peña

Luego de convertirse en el obispo en funciones con más años de ordenado en nuestro país al cumplir el pasado 6 de enero 30 años de servicio episcopal, Fray Raúl Vera López acudió este domingo al festejo que año con año organizan las y los miembros de la vida consagrada en nuestra diócesis; una ocasión además propicia para convivir y compartir entre religiosas y religiosos.

Desde temprana hora en la Casa Central de las Hermanas Oblatas de Santa Marta se dieron cita quienes pertenecen a alguna congregación religiosa y prestan servicio en nuestro territorio diocesano. La jornada comenzó con un momento de adoración eucarística en el que de manera contemplativa pusieron a los pies del sacramentado sus intenciones, el trabajo y los proyectos de cada orden.

En punto de las 12 horas, nuestro obispo inició la celebración eucarística en la que agradeció la organización del festejo y compartió que desde su ordenación episcopal, ha sido su carisma religioso el que le ha ayudado a prestar su servicio a la Iglesia por lo que alentó a los presentes a no perder nunca los carismas de su congregación pues es así como podrán marcar la diferencia en el mundo.

Durante la homilía, nuestro pastor invitó a todos a renovar su vida como consagrada y consagrada: “Esto es intensificar la permanencia de Cristo; nuestro referente debe ser siempre vivir en Cristo y con Cristo pero la riqueza de la vida religiosa siempre serán los distintos carismas que los representan”.

No vivimos la vida consagrada para vivir con lujos sino para trabajar por el bien común” Fotografía: Adalberto Peña

“La diversidad existe muy marcada en la vida consagrada y debemos entender todas y todos que somos una sola Iglesia y eso es lo que cuesta más trabajo. Tenemos la virtud de la obediencia y nos movemos en una estructura de fe, debemos adherir nuestra voluntad a Cristo como su voluntad se adhiere a la del Padre. No hay otra manera de vivir la vida consagrada más que sujetarnos a la voluntad de Dios”. Dijo Monseñor Vera al convocarles a unificar esfuerzos para trabajar en la organización de nuestra Iglesia Diocesana.

Luego de la Santa Misa, los asistentes tuvieron momento de compartir el pan y la sal para convivir con nuestro obispo, además anticiparon parte de los festejos que se llevarán a cabo el próximo 2 de febrero, cuando se celebra el día de la vida consagrada, entre los que se encuentran una procesión y el rezo del santo rosario.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE