Vivan un cristianismo que dé fruto

 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

26 de agosto de 2019

Saltillo, Coahuila.

Trabajando por la justicia, la recomposición de las estructuras políticas y económicas

 

Los candidatos al Diaconado Permanente y sus familias adquieren el compromiso de servir al Pueblo de Dios. Fotografía: Brenda Delabra

En la Diócesis de Saltillo 32 hombres que son parte de la sociedad civil se preparan para ser Diáconos Permanentes, la primera generación con 11 candidatos recibió el acolitado, mientras que un grupo de 14 recibió la candidatura el domingo pasado, es decir, inician el proceso de estudios en teología.

El 22 de marzo de 2016 Monseñor Raúl Vera López, firmó el decreto que se suma al Plan Orgánico de Renovación Pastoral, como lo llamó el Obispo Raúl Vera en la misa dominical, “Es una forma nueva de evangelización, donde la misión de la Iglesia es llegar a más personas y lugares alejados”.

La respuesta a la convocatoria va rindiendo fruto, pues cada solicitud para ingresar al ministerio diaconal es analizada por miembros de la Comisión, además de la entrevista que el Obispo hace a cada uno en compañía de su esposa. El padre Francisco Xavier Rodríguez Trejo, responsable de la Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente, explicó que entre los requisitos para aspirar a la candidatura es ser casado, tener madurez humana, estabilidad familiar, social y económica, además de una trayectoria apostólica en la vida de la Iglesia, y muy importante la vocación de servicio, al ser un ministerio en el que cada uno se prepara para servir a la comunidad.

“Ellos pueden presidir en una comunidad, administrando una parroquia, las funciones son casi todas las que hace un sacerdote con excepción de confesar y celebrar la misa, la consagración del pan y vino. Con excepción de esas funciones, bautizan, celebran sacramento del matrimonio, predican, llevan el Evangelio, atienden a Cáritas, pueden presidir una comunidad cuando no hay sacerdotes”, declaró el padre Francisco Xavier Rodríguez Trejo.

El domingo en la Catedral de Santiago Apóstol, 11 candidatos recibieron el acolitado, ellos ya podrán llevar la comunión a las comunidades rurales, en las parroquias o donde sea requerido el servicio, 14 más fueron presentados ante nuestro Obispo Raúl Vera López, el Vicario General de la Diócesis, padre Gerardo Escareño por el responsable del Diaconado Permanente, a ellos se les dio la candidatura y asumieron el compromiso junto a sus esposas quienes los acompañarán en la formación de cuatro años, ya culminaron el Curso Propedéutico de un año, iniciaran el primer año de teología.

De los 25 candidatos tres son solteros, cuatro cuentan con estudios de preparatoria, el resto tienen licenciatura, dos son médicos, dos son maestros, varios ingenieros en diferentes áreas, y algunos de ellos tienen maestría. En el grupo de acólitos hay tres jubilados, los demás siguen activos en el campo laboral. Quienes recibieron el ministerio del acolitado van al tercer y último año de estudios en teología. Están insertos en parroquias, tienen un plan pastoral en el que son supervisados por los párrocos y el Instituto Diaconal. En Monclova también está en marcha la formación, el 18 de agosto cuatro recibieron el acolitado y tres la candidatura, uno de ellos viudo. Todos tienen un grado de estudios, contador público, maestros, ingenieros y un candidato con maestría en ciencias de la familia.

Al recibir el ministerio del acolitado, los candidatos pueden llevar la Eucaristía a las comunidades más alejadas de la Diócesis. Fotografía: Brenda Delabra

Fray Raúl Vera refirió en su homilía que este ministerio del Diaconado Permanente es para potenciar la capacidad misionera de la Iglesia. Nuestro pastor pidió a los candidatos, a sus familias y al pueblo de Dios presente a vivir como verdaderos hermanos con un corazón sensible, con ojos abiertos e inteligencia para utilizar la creación en beneficio de todas y todos, no para causar daño a través de las estructuras que favorecen a unos cuantos, “La mayoría de la gente está quedando fuera del progreso. Aquí en México tenemos esas estructuras y por eso tenemos esos salarios miserables, por eso tenemos esa pobreza que cada día se extiende más”.

“Tomen la puerta estrecha, dice muchos intentaran y no podrán ¿qué significa entrar por la puerta estrecha? Pues abrir nuestro corazón, hacernos responsables de nuestro prójimo. No llevar un cristianismo estrecho, superficial solamente de ritos, solamente de cumplimientos, de requisitos que hay que llenar, esto no es ser cristiano. Por eso es a los que les dice el Señor no los conozco, porque nunca los vi hacer el bien, nunca los vi moverse a luchar contra las estructuras que provocan hambre, nunca los vi moverse a luchar contra las estructuras que provocan la migración forzada, nunca lo vi moverse para que mejoraran las leyes que hicieron pedazos en tu país”, destacó Fray Raúl Vera.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE