Venimos al mundo a servir

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

29 de marzo de 2018

Cambiemos las modalidades de un cristianismo de templos

Con humildad sirvamos a nuestros semejantes siguiendo el ejemplo de Jesús

La tarde de este jueves se realizó la Misa vespertina de la Cena del Señor, en la que a través de la representación del lavatorio de pies que Jesús hizo a los 12 apóstoles a quienes les dejo el mensaje de ser servidores, humildes y la más grande muestra de amor al dar vida por la humanidad, recordamos que Jesús repartió el pan y el vino convertido en su cuerpo y sangre, sacramento de vida eterna.

A las 17:00 horas inició la procesión de nuestro Obispo Raúl Vera López, acompañado del párroco de Catedral, el padre Plácido Castro Zamora, los 12 niños que cursan la catequesis a quienes nuestro pastor lavó los pies, iniciando con esta celebración el Triduo Pascual que culmina con la Vigilia Pascual en las primeras horas del domingo.

Durante estos días vivimos el misterio de la muerte y la resurrección de Cristo, quien a través de su muerte sacó de la tierra a Satanás quien se apoderó de la mente y el corazón del hombre, además de la creación. Jesús desde su nacimiento padeció pobreza, las normas que los judíos e israelitas soportaban con el Imperio Romano al ser despojados del fruto de su trabajo. Nuestro Obispo comparó la vida de Jesús con la actualidad en la que los ciudadanos padecemos el servicio a la deuda externa, al entregar a los grandes banqueros, naciones y el saqueo de los bienes de los países.

“En este momento celebramos la Institución de la Eucaristía que es el memorial de la muerte y resurrección de Jesucristo, cada vez que celebramos la Eucaristía es muy importante que los cristianos nos actualicemos en nuestra fe son días de llamado a la conciencia cristiana, nosotros unidos a Jesús tenemos el poder sobre Satanás, sobre el pecado y sobre la muerte, eso lo tenemos que entender. Los cristianos hemos vivido de una manera anestesiada, enajenada de todo despojo de nuestra vida. No entendemos lo que recibimos en cada Eucaristía, en cada fiesta litúrgica, tenemos que trabajar por la reivindicación de la justicia y la dignidad. Nos va a costar recuperar nuestra libertad e independencia”.

Durante la homilía el fraile dominico explicó el significado del lavatorio de pies, “Lo que hizo Jesús de quitarse el manto, la túnica, se ciñó la cintura con una toalla, tomó un sartén lleno de agua y empezó a lavarles los pies a los apóstoles, ese quehacer solo lo podía realizar un esclavo extranjero, cuando tenías una visita importante. Jesús nos dice que todos los seres humanos son dignos de nuestro servicio, todos son dignos de que demos la vida por él”.

En Coahuila hay varias maneras para manifestar nuestro amor al prójimo y ser servidores en la lucha con los mineros que no cuentan con condiciones de seguridad, prestaciones y buen salario, las familias que siguen en la búsqueda de sus desaparecidos, los migrantes con quienes no logramos establecer una relación fraterna, aunque la Diócesis ha establecido un trabajo en la Casa del Migrante no sólo para darles vestido, alimento y una posada.

Monseñor Raúl Vera puntualizó: “Cualquier ser humano es digno de recibir nuestro servicio y es digno de que ofrezcamos nuestra vida por él. Jesús nos dijo ámense los unos a los otros y no hay amor más grande que entregar la vida por los que se ama”.

Posteriormente Fray Raúl Vera lavó los pies a los 12 pequeños que representaron a los apóstoles de Jesús, bendijo el pan, tras dar la comunión a los feligreses el Santísimo fue trasladado a la capilla del Santo Cristo para ser adorado. A las 21:00 horas nuestro Obispo presidió la Hora Santa, en la que invitó a los cristianos a enfrentar el mal con el poder del Espíritu Santo.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE