Veneran a “Lupita”

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Miles de personas en la Diócesis de Saltillo, se preparan para festejar a Santa María de Guadalupe en los templos y fuera de ellos

 

Hombres vestidos como San Juan Diego cargan la imagen de la Virgen de Guadalupe durante el inicio del Itinerario Guadalupano. Fotografía: Adalberto Peña.

La fiesta en honor a Santa María en su advocación Guadalupana, se ha convertido en una mezcla de colores, olores y sabores que van más allá de la liturgia y la religiosidad. Una verdadera verbena se organiza en barrios, parroquias y hogares para rendir honor a la madre de los mexicanos que hace 489 años decidió plasmar su imagen en el ayate del indio Juan Diego para revalorar a los descartados y hacerles portadores del mensaje de amor que Jesús quiere dar a través de su madre, María Santísima.

                              

En el territorio diocesano, desde octubre comienza el fervor guadalupano con el rezo de los cuartena y seis rosarios que mujeres y hombres llevan a las familias de diferentes barrios, donde además se reflexionan temas que, a la luz del Evangelio, ayudan a expandir la conciencia sobre la realidad en la que actualmente se vive y como se debe actuar desde el ser cristiano. Este año, bajo el lema “Somos misión con María en el corazón”, las y los creyentes tuieron la oportunidad de recordar la importancia de construir una Iglesia que salga al encuentro de las y los demás, tal y como lo ha pedido S.S. Francisco en repetidas ocasiones.

 

Capillas, parroquias y templos de la Diócesis de Saltillo llevan nombres que aluden a la advocación de Guadalupe, la “Morenita del Tepeyac” como también se le conoce; en ellos, se preparan diversas actividades para celebrar el milagro ocurrido en 1531 y vigente hasta el día de hoy. Danzas, peregrinaciones, Misas con una intención en especial y otras actividades, estan programadas durante la novena y se intensifican más en las vísperas al 12 de diciembre, día de la fiesta de la “Emperatriz de América”.

En Monclova, el Santuario de Guadalupe en la colonia Guadalupe, recibe a miles de fieles que desfilan a los pies de la imagen para darle gracias y hacer alguna petición por intercesión de Ella. Este 11 de diciembre, es tradición en este lugar la llamada  Celebración Mariana de la Cera donde se realiza la bendición de la luz de la fe. A ella, quienes asisten pueden llevar sus velas para ser bendecidas y encendidas como signo del compromiso de vivir como verdaderos cristianos a la Rotonda de San Juan Diego a las 19:00 horas y continuar hacia el templo para escuchar la serenata  que comienza a las 20:00 horas con la participación de distintos coros y ministerios de la región y culmina con las mañanitas entonadas por el mariachi en punto de las cero horas del 12 de diciembre.

A las 17:00 horas, clubs de motociclistas arriban a este Santuario en caravana para que sus cascos sean bendecidos. Las misas durante este día se realizan a las 8, 12 y 19 horas.

Festejo Guadalupano en el barrio “El Paraíso”, Parroquia San Alfonso María de Ligorio. Fotografía: Adalberto Peña.

En Saltillo, además de las tradicionales mañanitas entonadas al finalizar la misa de las 23:00 horas en las vísperas de la fiesta a la “Reina de México”, se espera la llegada de miles de peregrinos a cantar, ofrecer flores o simplemente elevar una oración durante toda la noche y madrugada. Las Misas para el día 12 de diciembre comienzan desde las 5:00 y hasta las 13:00 cada hora y continúan a partir de las 16:00 hasta las 20:00 horas en la misa presidida por Fray Raúl Vera López, O.P.

Los festejos para la Virgen de Guadalupe se extienden en Saltillo hasta el domingo 15 de diciembre, durante estos tres días posteriores se realizarán misas con una intención especial a las 19:00 horas. El día 13 se recibirá a las mujeres embarazadas para realizar una bendición especial, la Misa para ungir a los enfermos el día 14 y el domingo 15 la consagración de las familias a la Virgen Morena.

Mujeres y hombres de todas las edades, rinden honor a la mujer que enamoró al pueblo mexicano, portadora del mensaje divino para todas y todos, quien se fijó en los más pequeños y desvalidos y que hasta el día de hoy sigue acompañando a esta nación que la venera al sentirse acogida por sus brazos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE