Seamos templo de Dios

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Confesar la fe no es acudir a misa y tomar los sacramentos, sino consagrarnos a  Dios y participar de manera activa practicando la justicia y la misericordia

Monseñor Raúl Vera entregó las llaves de la cuasi parroquia, los óleos para administrar los sacramentos a Fray Juan Hernández / Foto: Brenda Delabra

En el ejido 1 de mayo, ubicado en el municipio de Escobedo, Coahuila tomó posesión el cuasi párroco  Fray Juan Hernández de la Orden de Frailes Menores y como vicario Fray José de Jesús Reynoso OFM en el templo de San Isidro Labrador, celebración que presidió nuestro Obispo Raúl Vera López.

La Orden de Frailes Menores que atiende la cuasi parroquia vivió un día muy especial al prometer fidelidad, amor y trabajo con la comunidad para mantener activo el Plan Pastoral Diocesano en un ambiente de cordialidad en conjunción con el compromiso de la comunidad de ser más cercanos para resolver las necesidades de los habitantes quienes en fraternidad deben enfrentar las situaciones en las familias, los hogares, los lugares de trabajo, centros de salud, no sólo limitarse a vivir la fe desde el interior del templo como lo hacían en la estructura religiosa de los judíos.

“Esta estructura es un referente nada más, hermanas y hermanos en donde nosotros entendemos lo que significa la estructura que dejó Jesús que es su pueblo y que no se reduce a aquí, no significa que toda la vida de la cuasi parroquia es lo que pasa aquí dentro de este templo, no, la vida de la cuasi parroquia se realiza en sus hogares, se realiza en sus áreas de trabajo de sus esposos si es el campo, si es una fabrica, si es en Monclova y ahí se está realizando la vida y ahí está Dios y cómo se hace presente a través de  cada uno de nosotros. Dios no se queda encerrado en este templo, ayuda a entendernos en la fe de manera especial, lo encontramos en los pobres, cuando nos acercamos a los pobres nos acercamos a Jesús mismo, cuando visitamos a un preso vamos a ver a Jesús mismo, lo vamos a encontrar en el hermano por todos lados, los esposos encuentran a Jesús en su esposa o en su esposo, los papás encuentran a Jesús en sus hijos, es decir la transformación de Jesús. A lo mejor aquí algún día no hay celebración de la palabra y viene un ministro o diácono, el día que no pueda haber Eucaristía está la reserva para dárnoslo como alimento, recordemos que está presente”, destacó Fray Raúl Vera.

Un pueblo unido debe confesar su fe con acciones para el bien común / Foto: Brenda Delabra

Quien además exhortó a los asistentes a influir en el ambiente social para que las cosas se hagan como Dios quiere, pues el sacrificio de Jesús combatió el pecado y le dio la dignidad a cada ser humano a quien al entrar en comunión con él por medio de la Eucaristía, somos considerados templo de Dios para ser hermanos entre nosotros, hermanos en Cristo y juntos formemos el templo donde Dios habita.

“Negar a Jesús significa no reaccionar frente a las cosas que nos hacen contra la voluntad de Jesús, sí tenemos en cuenta los pecados feos e individuales pero no nos percatamos de los pecados feos que hacen contra nosotros. Representamos a Cristo y cómo vamos a permitir que en medio de nosotros cometan injusticias, que en medio de nosotros administren a la sociedad con mentiras, que en medio de nosotros existan una miseria de salarios, que en medio de nosotros existan injusticias contra las mujeres. Cristo no está de acuerdo que estemos tan calladitos y tan haciendo nada y pues nadando de muertito para que no nos vaya mal, el cristiano tiene que confesar su fe y si al cristiano por confesar su fe le tratan mal y hasta llegan a matarlo, los mártires por eso murieron, porque confesar a Cristo no solamente es decir viva Cristo Rey, es confesar los contenidos de la fe”.

El llamado para los feligreses de la cuasi parroquia San Isidro Labrador, fue mantener firme la fe, confesarla y tener en cuenta que Cristo no está de acuerdo con las injusticias, con la corrupción en la política, con la desigualdad y pidió romper con la costumbre de vivir en un mundo que no tiene nada que ver con el que Dios quiere para sus hijos.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE