Transpiren la comunión con Dios

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

01 de agosto de 2018

Saltillo, Coahuila

Es el mejor testimonio que como adultos pueden dar a  la juventud

El apóstol Juan fue fiel hasta que Jesús fue crucificado dando así el testimonio de amor más grande a su maestro. Foto: Brenda Delabra

El novenario al Santo Cristo es un una fiesta en la que los cristianos se unen año con año para venerar la imagen con 410 años de historia, no importa la condición social, el nivel académico, ni la edad pues en la Catedral de Santiago Apóstol y la Capilla dedicada al santo patrono de Saltillo se reúnen para compartir la fe, aprender de la palabra y salir a sus hogares a llevar la enseñanza del día para ser mejores personas.

En este quinto día la figura del apóstol San Juan llamado el amigo de Jesús muestra la comunión que tuvo con el maestro, al seguirlo incondicionalmente y a quien Jesús al pie de la cruz le entregó a María, su madre.

Durante el caminar de este discípulo las experiencias que tuvo junto a Jesús marcaron la vocación del joven, así cada miembro del Pueblo de Dios está llamado a encontrar el por qué y para qué de su vida en este mundo, al ser hecho a imagen y semejanza.

“No existe en esta tierra ningún ser humano creado por Dios que no tenga vocación, el simple hecho de existir se llama vocación, usted ni yo somos consecuencia de la casualidad. Si uno se mete al sacerdocio y se equivoca es porque no tenía vocación, igual si se casa y no tiene vocación para el matrimonio. En ocasiones antes de la boda les he dicho no está equipada tu personalidad  para compartir tu vida con alguien toda la vida. El proceso vocacional es eso, un proceso lento que se da en el tiempo a Andrés y a Juan les pasó cuando Juan el Bautista les dijo que ese era el cordero de Dios y lo siguieron”, comentó el padre Andrés Carrasco Arjón, predicador de este novenario.

Para el apóstol Juan el encuentro con Jesús lo marcó para toda su vida, dio testimonio tanto que al serle entregada María al pie de la cruz se la llevó a vivir a su casa, esto es el ejemplo que los jóvenes de hoy en día deben ver de los adultos que hay a su alrededor.

“El mejor modo de comunicar a Jesús sobre todo a los jóvenes es el testimonio de ese encuentro imborrable, a veces hasta sin palabras los jóvenes tendrían que notar en nosotros que hay algo que nos está llenando el alma y la vida, la existencia”, destacó el Misionero del Espíritu Santo.

Si a esta comunión con Dios se suma el recibir la Eucaristía que fue instituida por Jesús como un encuentro de amor con sus amigos, y además recibir a la Virgen María en su hogar, en el corazón de cada uno, la vida dará un giro completo, porque ella llegará a ordenar su casa, como vino a preparar la casa donde habitó con José y Jesús, “María dejó la casa de Dios para venirse a vivir a la casa de los hombres y arreglar esa casa de los hombres como se arregla la casa de Dios”, ¿Cuántas cosas se pondrían en orden con la presencia de María?

Para mañana el sexto día de este novenario se pide traer un listón en donde escriban una frase pequeña que represente lo que hasta hoy Dios nos ha transmitido en este camino espiritual.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE