Transformemos la historia

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

28 de marzo de 2018

Organizándonos hasta cambiar las estructuras para que den vida y no muerte

Veamos a los migrantes, a las familias de los desaparecidos, que su situación nos mueva para cambiar las estructuras. Foto: Brenda Delabra

El miércoles santo el Pueblo de Dios y presbiterio de la Diócesis de Saltillo, se unieron en comunión para celebrar la renovación de las promesas sacerdotales de nuestros sacerdotes, además de la bendición de los Santos Óleos para la unción de los enfermos y de los catecúmenos, así como la consagración del Santo Crisma.

Laicas, laicos y presbíteros viajaron desde las zonas desierto, centro y sureste del estado para participar en la Misa Crismal, este año el mensaje de Monseñor Raúl Vera estuvo encaminado a estar en comunión con Jesús para que podamos entender las situaciones que nos están aquejando como ciudadanos y con ello tomar acciones para crear la vida en abundancia que Dios quiere para sus hijos desde la trinchera de cada una y uno, como las hermanas y hermanos de vida consagrada, el presbiterio, las y los laicos que hacen a la Iglesia más fuerte.

“Que se construyan (las estructuras) en este mundo de tal manera que en el no exista obstáculo para que Dios reine con su amor, lo que Dios quiere es que todos tengamos vida y vida en abundancia, lo dice el Señor Jesús; y que esta vida no sólo la tengamos aquí en la tierra, sino que se transforme al final de nuestras vidas en una vida eterna, en una vida de comunión eterna con Dios que nos ama tanto y eso es lo que nuestro señor Jesucristo viene a hacer posible”.

“Entender que es una estructura malvada fundada en el pecado que está en las organizaciones políticas, que está en las estructuras económicas, que está en los que deberían ser creadores de la vida y que crean cultura de la muerte cuando son los medios que no dicen la verdad, cuando las cosas del bien las hacen mal y cuando cubren de gloria a quien está haciendo mal”, destacó el fraile dominico.

Haz que este Crisma sea sacramento de vida y perfecta salvación. Foto: Brenda Delabra

Además habló sobre la cultura de muerte a través del consumismo que deja vacío al ser humano al pretender valer por los bienes materiales y las marcas que viste, y no por el valor de la persona. En esto es lo que el Plan Pastoral de la Diócesis debe trabajar y lanzó una pregunta a quienes abarrotaron el Sagrario de la Catedral de Santiago Apóstol, “¿Nosotros no podemos anunciar el Evangelio y nosotros no podemos organizarnos como se debe?, y mostramos resistencias para organizarnos en un proyecto pastoral cuando menos. Lo que ellos no tienen es un empacho en organizarse y se ponen en corrupción junto con el narcotráfico y se ponen a hacer barbaridad y media y luego se ponen a hacer la estructura para que vengan las multinacionales a tener esclavos, porque aquí fácilmente se hace millonario un empresario porque el salario en México es muy bajo. ¿Cómo es posible que nosotros no veamos que el mal si se estructura y nosotros para el bien somos tardos y perezosos?, el proyecto que tenemos como trabajo pastoral es un proyecto que intenta poner el Evangelio en el corazón de la sociedad”, destacó.

Al finalizar la homilía nuestro Obispo Raúl Vera, se dirigió a los sacerdotes concelebrantes y preguntó si era su deseo renovar sus promesas sacerdotales. Luego se participó en la consagración del pan y vino, así como la bendición de los Santos Óleos que serán empleados para la unción de los enfermos, estos fueron presentados por los padres Antonio Medel, Rodrigo Hernández y Emmanuel Ortiz.

La feligresía participó en la comunión y posteriormente fueron bendecidos los Santos Óleos de los catecúmenos presentados por los presbíteros Martín Hernández, Agustín de la Cerda y Raúl Trujillo. Para finalizar la celebración fue consagrado el Santo Crisma, Monseñor Raúl Vera derramó el perfume en el óleo, lo mezcló y sopló en las ánforas, posteriormente se pronunció la oración consecratoria, la ánforas fueron conducidas a la sacristía de la Catedral por los jóvenes sacerdotes Nazario Moreno, David López y Rogelio Daniel Vidal, para que las hermanas Oblatas de Santa Marta hicieran la repartición y entrega de los Santos Óleos y el Santo Crisma a las y los representantes de las parroquias de nuestra Diócesis.



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE