Tradición y devoción

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

La solemnidad de la Asunción de María es parte de la identidad del municipio de Parras de la Fuente

Vendimiadoras de la procesión 2017

Una noche estrellada con un clima agradable recibió a cientos de personas en el Santo Madero, lugar emblemático de Parras de la Fuente, Coahuila, que recibe a miles de turistas durante el año; sin embargo, en esta ocasión, el Santo Madero no fue la atracción principal ya que como cada año es el punto de reunión para quienes acompañan la imagen de Santa María de las Parras hacia la parroquia en un recorrido por las principales calles del pueblo mágico.

Mujeres y hombres de todas las edades esperaban el momento para avanzar en procesión, mientras tanto, los más pequeños admiraban el paisaje desde lo alto y al tiempo los adultos armaban las antorchas de fuego que más tarde iluminarían el camino de la Madre de Dios. Las niñas, haciendo gala de sus vestuarios participan como “vendimiadoras”, además, la reina elegida por el pueblo se une a la tradición llevando en su mano la corona que días antes le fue colocada, como un signo de reconocimiento a la Reina del Cielo.

Signos vivientes de nuestra cultura son los danzantes, quienes previo a iniciar la caravana, realizan sus danzas alrededor del fuego, ofreciendo su caminar y su forma de alabar al creador. Entre la gente, alguien da la señal de aviso, es hora de avanzar  y la emoción de la gente queda al descubierto al ver pasar la imagen tan venerada en el pueblo. Contagiado por el folklor y la emoción, el sacerdote jesuita, José Suárez, se coloca un penacho e intentando imitar los pasos de danza rompe cualquier protocolo, un gesto no esperado por los asistentes.

Al paso de la procesión, feligreses se unen a los cantos marianos

Entre aplausos y porras es recibida la imagen a su llegada a la parroquia, ahí aguardaba ya nuestro obispo quien roció con agua bendita al pueblo peregrino y a la imagen que cargaban cuatro mujeres. Fue al iniciar la celebración en vísperas de esta solemnidad, que se invitó a los feligreses a tomar como ejemplo a María, aquella mujer que dio a luz al redentor del mundo y que hoy es madre de todos nosotros.

Ni el calor que se sentía al interior del templo fue obstáculo para atesorar el mensaje que Monseñor Vera López tenía para los parrenses durante su homilía, el reflexionar que en María se puede encontrar una figura de vínculo ente Dios y los hombres: “En el texto que se leyó podemos ver como María es comparada con el Arca de la Alianza. Ella es una nueva alianza que Dios hace con nosotros, nos fue entregada como madre al pie de la cruz y desde entonces nos une a Jesús, nuestro hermano”.

“Nosotros como creyentes de María, no podemos ser personas indiferentes a lo que pasa en nuestro entorno; Si crees en María debes ser una persona que luche por la justicia y la paz. Hoy se trabaja para que el poder se concentre en las manos de unos cuantos, prevalece la injusticia y prevalece también la indiferencia de las personas ante estps hechos. Nosotros no podemos decidir quien vive y quien no”. Aseguró Fray Raúl Vera mientras caminaba or el pasillo central mirando de frente a los devotos.

Al terminar la celebración, Bety I, reina de las fiestas de Parras, ofreció a María su corona y se dirigió a los asistentes a la celebración: “Agradezco a Dios que nos haya congregado y agradezco la unión que hoy tenemos como parrenses. Pido a Santa María de las Parras que esta unión prevalezca siempre por un mejor futuro para nuestras familias”. La víspera de esta solemnidad se extendió durante la madrugada al entonar las mañanitas y permanecer en el templo para la velación a María.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE