Tradición de fe

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Organizan verbena desde hace 20 años en honor al santo de las causas difíciles


san-judasOfelia Ramírez recibió hace 20 años lo que para ella es el regalo más preciado que le han hecho. Su cuñada le obsequió una imagen de San Judas Tadeo que desde entonces ocupa un lugar importante no solo en la decoración de la casa ubicada en la colonia Centenario, en Saltillo, sino también en el corazón de su familia.

Con el pasar de los años, el aprecio por San Judas por parte de “Doña Ofe”, como la llaman las vecinas, se convirtió en una fe que manifiesta cada año con una verbena a la que invita a amigos, familiares y gente del barrio a compartir con ella y su familia el agradecimiento al santo por su intercesión y amparo durante el año. “Desde que me lo dieron yo siempre le hago su fiesta porque él es muy bueno con nosotros e intercede ante Dios por nuestros problemas, por eso es el santo de las causas difíciles y por eso lo festejamos así, con danza y alegría, y que mejor que compartir con todos esta fe que yo siento”. Menciona Ofelia Ramírez.

A pesar de la creciente fe por el santo, la fiesta que cada año preparan en su honor, estuvo a punto de ser suspendida por problemas económicos, sin embargo el apoyo de los vecinos  no se hizo esperar y entre todos organizaron el festín. “Cuando no podíamos hacer la fiesta por problemas económicos yo le dije a San Judas, si quieres que te haga tu fiesta ayúdame y cuando las vecinas se enteraron de que no habría nada muchos se apuntaron y se hizo de traje y desde entonces mucha gente pone algo, lo que pueda y se hace la fiesta”. Comenta Doña Ofe quien recuerda la anécdota con alegría como si fuera ayer, pero pasaron ya 15 años y desde aquél día, el barrio se une para festejar y dar gracias.

“A nosotros nos gusta ayudar en esta fiesta porque es algo que nos llena de fe y es algo muy bonito. A veces cooperamos para san-judassotras cosas y esto que es para Dios y para San Judas también merece que pongamos algo, poquito  de lo que ellos nos dan”. Menciona María Salas, vecina de Doña Ofelia.

La verbena comienza desde el día 27 de octubre por la noche, donde es tradición que la danza empiece a hacer lo propio en honor del homenajeado, además del rosario y las mañanitas cuando llega la media noche. Al día siguiente continúa con  otro rosario y en ocasiones una misa para después entregar la reliquia a quienes acuden.

Como esta fiesta existen muchas otras en Saltillo, tantas como casos difíciles ha logrado resolver por intercesión San Judas Tadeo, quien se ha ganado el cariño y la fe de mucha gente que cada año cumple mandas, acude a templos o incluso lo llevan tatuado en la piel.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE