Todos somos iguales

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Tener el corazón limpio y trabajar por la paz, nos hará ver a Dios en todas las personas

“Los limpios de corazón son aquellos que quitan los prejuicios de su vida”

En el quinto día del novenario, Jesús nos muestra que es en aquellos a quienes la sociedad más desprecia en quienes podemos encontrar su rostro y es ahí donde podemos convertirnos en constructores de La Paz al descubrir en ellos una gran riqueza, pues encontraremos verdaderamente el sentido que debemos darle a nuestra vida.

Al iniciar la primer celebración eucarística en este día dentro de la novena en honor al Santo Cristo, nuestro obispo nos invita a “mostrar plenamente nuestras cualidades y hacer que esta tierra crezca para que se pueda vivir con dignidad en ella”. Argumentó que solo así encontraremos la dignidad que tenemos como hijas e hijos de Dios.

La importancia de vivir una vida según el modelo que Jesús nos enseña, radica en aprender que no estamos solos en el mundo, que convivimos todos los días con gente que puede parecer muy distinta a nosotros pero que es merecedor de los mismos derechos y así adquirir un corazón limpio.

“Ser cristiano no es cualquier cosa, debemos vivir verdaderamente como seres humanos, la evangelización ha generado esquemas en el mundo para vivir verdaderamente con dignidad. Los limpios de corazón son aquellos que quitan los prejuicios de su vida, los que no ven a los homosexuales con desprecio, los que tratan a los indígenas como un ser humano”.

Fray Raúl Vera llama a respetar los derechos de todas las personas

Monseñor Vera López llamó a los presentes a ser participes de la construcción de una sociedad en la que podamos vernos como iguales, pues solo así seremos testigos de la presencia de Dios entre nosotros: “Cuando Dios nos dice: Bienaventurados los que son limpios de corazón porque ellos verán a Dios, es porque somos capaces de verlo en todas las personas. Si tú tienes el corazón limpio verás a todas las personas por igual y sabrás que todos tenemos los mismos derechos”.

Luego de concluir la celebración, los fieles devotos participaron del signo propuesto para este día y entonaron a una sola voz el “Himno a la Alegría”, un canto que nos evoca a terminar con la guerra, las injusticias y descubrir el rostro de Cristo en las demás personas.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE