Todas y todos cuentan

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila

2 de agosto de 2019

«Tenían un solo corazón y una sola alma»

Monseñor Vera repudió de nueva cuenta la agresión a un grupo de migrantes y el asesinato de uno de ellos la madrugada del pasado jueves. Fotografía: Adalberto Peña.

Al iniciar el sexto día de la novena que rinde honor a la imagen del Santo Cristo de la Capilla, Fray Raúl Vera López, O.P., obispo de Saltillo, alentó a todas y todos a formar parte del proyecto de Cristo, para evitar un mundo de violencia, injusticia y desigualdad. El pueblo de Dios congregado en este novenario, reflexionó a la luz del Evangelio la importancia de permanecer en unidad con El Padre.

Al iniciar la primera de las Misas de éste viernes 2 de agosto, Vera López manifestó que solo unidos a Dios, la sociedad tomará parte en la construcción de la sociedad, para evitar, de esta forma, tragedias como la que se vivió la madrugada del jueves en la que dieron muerte a un hermano migrante cuando se dirigían a esperar el tren para continuar con su peregrinar a los Estados Unidos.

El Pastor de esta diócesis, repudió de nueva cuenta los hechos ya mencionados y denunció desde el pasillo central de la Catedral de Saltillo, el abuso de autoridad del que fueron víctimas las y los migrantes agredidos: «En los migrantes, las autoridades ven personas que no valen y ellos creen que valen más porque portan un arma y un uniforme, así hacemos una sociedad en la que unos viven a costa de otros… Estamos hartos de las injusticias, conocemos de sobra las mañas de las autoridades, el mal es tonto y se repite. Hoy aprendemos que todos somos importantes y Dios actúa sobre todos y en todos».

Desde su experiencia, Vera López invitó nuevamente a las y los feligreses, a despojarse de prejuicios para poder mirar a todos como iguales: «Le doy gracias a Dios que he tenido que deshacerme de clichés y prejuicios para poder predicar el Evangelio. Gracias a Dios tuve que acercarme a los indígenas, a la comunidad LGBT y para eso he tenido que deshacerme de todo prejuicio».

Monseñor Vera finalizó la homilía alentando a quienes estaban presentes a convertirse en el fruto que Jesús espera para formar un mundo en el que todas las personas puedan verse como iguales y así poder vivir la fraternidad de forma verdadera y auténtica en el mundo que hoy reclama ser mas humanos con las y los desprotegidos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE