Superamos la meta

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Gracias a la participación de la comunidad saltillense y municipios aledaños el Seminario Diocesano de Saltillo recaudó más de lo previsto

Cada año jinetes de Arteaga y Saltillo se unen para fomentar la convivencia en la Kermés Anual Fotos: Brenda Delabra

Nuestros seminaristas y el equipo formador del Seminario Sagrado Corazón de Jesús agradecen infinitamente la participación de la comunidad saltillense que respondió con su asistencia a la gran  Kermés Anual, en la que se tuvo la oportunidad de convivir,  conocer y dar el voto de confianza a quienes se preparan para el sacerdocio.

La actividad de la edición 2017 comenzó a temprana hora en el estacionamiento del Seminario Mayor donde miembros de parroquias como Santa María Goretti, Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, Santísimo Cristo del Ojo de Agua, Catedral, Medalla Milagrosa, se dieron a la tarea de instalar los puestos en los que se ofreció antojitos mexicanos como tostadas, tacos rojos, gorditas, burritos, chiles rellenos, enchiladas, tacos de trompo, carne asada, aguas frescas, rebanadas de pastel, churros, nachos, elotes, entre otros antojitos.

Mientras tanto en la parroquia de San Isidro Labrador en Arteaga, los miembros de los equipos pastorales y el párroco Martín Hernández instalaron la mesa con el desayuno continental para recibir a las y los jinetes que participaron en la cabalgata 2017, entre ellos nuestro Obispo Raúl Vera, el padre David García Rosales rector del Seminario, quien dio la bendición con la aspersión del agua, para iniciar el recorrido por la calle Miguel Hidalgo hasta llegar al camino de terracería por un costado de la autopista Carbonera – Ojo Caliente. Durante 16 kilómetros o un poco más los jinetes y sus cuacos aguantaron el viento frío, el picoso sol hasta hacer un parada a mitad del camino para compartir burritos y refrescos que compartió la Parroquia de Fátima.

Para los jinetes cabalgar durante cuatro horas fue cansado, pero la satisfacción de llegar a la puerta del Seminario donde fueron recibidos con admiración por los asistentes a la Kermés los hizo dejar el cansancio para luego también participar en la verbena al lado de sus familias.

El donativo es a través del canje de los boletos por efectivo para poder disfrutar de los antojitos y atracciones. Foto: Brenda Delabra

A la par de la cabalgata, en la capilla del Seminario se celebró la Santa Misa cada hora, en el Teatro del Pueblo se presentaron artistas locales, la sensación fueron los juegos mecánicos donde niñas y niños, y las mamás y papás se divirtieron. La Mansión del Terror fue uno de los atractivos de este año, la final de box también se disputó por la tarde y el gran cierre se dio con la presentación de los Cadetes de Linares de Lupe Tijerina.

Esta gran fiesta que las familias saltillenses han hecho suya, llenó de alegría los corazones de nuestros seminaristas, nueve que están en el curso introductorio con sede en Castaños, 19 en el Seminario Menor, 16 en la licenciatura de Filosofía, 12 en  la licenciatura en Teología y nuestros ocho diáconos, así como los formadores agradecen la confianza y el apoyo de las parroquias participantes con donativos en especie, económicos y la venta de antojitos. En la organización el apoyo de los 70 alumnos del Colegio Don Bosco quienes apoyaron en las áreas de estacionamiento, el acomodo de las parroquias en los puestos, venta de refrescos y abasteciendo de lo necesario a los puestos, pero principalmente a la comunidad por arropar con su presencia a nuestros futuros sacerdotes.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE