Soy periodista y estoy de luto

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Exigen comunicadores justicia y mejores condiciones para el ejercicio de su labor

Periodistas, camarógrafos, fotógrafos y reporteros se manifiestan en la Plaza de Armas. Fotografía: Brenda Delabra

Una manifestación pacífica tuvo lugar el pasado viernes 26 de mayo a las afueras de Palacio de Gobierno en la que reporteros, camarógrafos, fotógrafos, periodistas, conductores de noticias y corresponsales de medios impresos, televisión, radio y medios digitales  se pronunciaron en contra de la violencia ejercida sobre quienes trabajan para los medios de comunicación, pues en los últimos meses este gremio se ha visto lastimado con el asesinato de seis compañeros de diferentes medios nacionales y 36 en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Los manifestantes, quienes vistieron de blanco y portaron moños en color negro como signo de luto, tomaron el micrófono para expresar su sentir y sus exigencias ante los lamentables hechos. Hilda Fernández, corresponsal de El Universal, mencionó: “Estamos aquí para alzar la voz y decir ¡Basta ya de la violencia contra periodistas!, violencia que reporteros de Coahuila hemos sufrido en el pasado reciente, recordamos porque nos duelen los asesinatos arteros de nuestros compañeros Valentín Valdés y Eliseo Barrón, quien ayer cumplió ocho años de haber sido, secuestrado, torturado y después ejecutado por una célula del crimen organizado y al compañero Rafael Ortiz, desaparecido hace más de 11 años, después de la tragedia en la mina Pasta de Conchos. Gracias a todos los que vinieron de otras partes del estado a participar en esta manifestación pacífica en defensa del derecho de la libertad de expresión, porque como sabemos, la libertad de expresión se ejerce, no se mendiga”.

Por su parte, Alfredo Dávila, quién aclaró estar presente sin representar a una empresa sino a él mismo como profesionista, expuso: “Cada año la autoridad organiza un desayuno y nos entregan medallitas y miles de pesos; no basta con eso si antes no hay respeto a la dignidad de los periodistas, a la libertad de expresión que representan los periodistas, de nada sirve ningún acto donde se entreguen medallitas, diplomas o dinero, por eso estamos aquí, para protestar enérgicamente por todo lo que nos hacen. Somos incomodos, sí, porque el ejercicio del periodismo es incómodo, porque cuando denuncias siempre incomodas a alguien pero parece ser que los funcionarios y políticos que son quienes más se benefician de nuestro trabajo son quienes menos entienden esta característica del periodismo”.

Javier palomo, dentro de su discurso, cito un texto escrito por la periodista San Juana Martínez en referencia al asesinato de Javier Valdés, el más reciente caso de violencia en contra del gremio: “A Javier no solo lo mataron los doce balazos nueve milímetros que le dispararon por orden de la narco-política, lo mato la indiferencia del gremio periodístico mezquino que tenemos, también la inacción de los organismos internacionales que dicen defender periodistas, de esas docenas ONGs que reciben presupuestos mercadeando con los cadáveres de nuestros compañeros pero ignorando la situación que padecemos periodistas de provincia, lo mató la falta de protocolos oficiales y no gubernamentales para atender a quienes reciben amenazas, lo mató la falta de recursos económicos para establecerse en otro lugar junto a su familia, lo mató el desprecio de las instituciones que se suponen deben velar por nuestra seguridad, lo mató las inexistentes medidas cautelares que la CNDH pudo haberle brindado, lo mató el gobierno de Sinaloa porque aun sabiendo el riesgo que corría jamás le brindó protección, lo mató también la envidia de una parte del gremio periodístico de Sinaloa que jamás lo valoró y que vive de vender su pluma, lo mató la Secretaría de Gobernación encargada, supuestamente, de velar y garantizar el ejercicio profesional de los periodistas…”

¡Basta ya de la violencia contra periodistas! Fotografía: Brenda Delabra

El presbítero Pedro Pantoja se unió al acto en el que mostró su solidaridad con los profesionales de los medios de comunicación: “Es un honor para los y las defensores de derechos humanos estar unidos con ustedes periodistas y reporteros de todos los niveles, estamos orgullosos de compartir este espacio de la defensa y promoción de los derechos humanos que si a ustedes los golpean, los lastiman y los matan, también a nosotros nos duele muchísimo. Es necesario gritar que hay una estructura de plomo para acabar con ustedes y no puede seguir pasando; estamos viviendo una sociedad totalmente destruida en todos los valores. Los necesitaos vivos, nos hacen mucha falta. Que no los lastimen porque nos lastiman a nosotros, que no nos callen, porque nos callan a nosotros, que no los maten porque nos matan y matan a las víctimas que tanto defienden. Sigan gritando, sigan luchando pero sobre todo, sigan vivos”.

El próximo 1 de junio nuestra diócesis se une y solidariza con las y los periodistas ofreciendo una eucaristía a las 10:00 horas en un salón del templo del Ojo de Agua en la ciudad de Saltillo a fin de que los compañeros que asistan puedan expresar su sentir y sus exigencias ante los hechos que tanto los han trastocado.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE