Son llamados a construir el reino 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Reafirmar la fe a través del sacramento de la Confirmación es un compromiso de trabajar por una vida digna en comunidad  

Los sacramentos no son para obtener una boleta, sino para mostrar la fe con acciones ayudando a los más necesitados

En la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe que pertenece a la Rectoría de Nuestra Señora del Refugio, cinco catecúmenos y un joven recibieron el sacramento de la Confirmación, mismo que los hace comprometerse no sólo con difundir la fe sino en actuar de acuerdo al Evangelio en la sociedad que requiere de estructuras que fomenten la igualdad.

Nuestro Obispo Raúl Vera celebró la Eucaristía ante los confirmandos, sus padrinos y algunos familiares a quienes explicó que al recibir el Santo Crisma renuevan la promesa de sus padres y padrinos cuando los bautizaron de recibir a Cristo Sacerdote, Cristo Profeta y Cristo Rey, “Somos  como Cristo profeta, el hombre de la palabra, sacerdote el que ofrece el sacrificio por la santificación de las personas. Todos somos sacerdotes porque estamos en el mundo para purificarlo, ustedes los laicos que están en las estructuras de la sociedad, que están donde trabajan, donde estudian, en el estado, en  el país donde viven, están en el mundo para que esas estructuras funcionen de acuerdo a la voluntad de Dios”.

Hablando de las estructuras económicas, políticas, sociales, Fray Raúl Vera ejemplificó la realidad que vive México, al mantener una desigualdad entre las esferas que mueven la economía del país, donde el obrero tiene un salario muy por debajo de lo que un político gana anualmente.

“Las estructuras que da trabajo, las empresas, los que gobiernan y ejercen el poder político, el cual consiste en establecer la justicia y el derecho entre los ciudadanos, la justicia, cuando se establece la justicia se le reconoce por el sólo hecho de ser persona humana, se le reconoce todos los derechos, a la comida, la tierra, casa, derecho a la salud y a quién le toca que tengamos derecho a casa, la comida, a la salud, a quién le corresponde, al estado y de qué manera van a hacer eso pues nos quitan los impuestos con el que el estado debe proveer a los servicios y para que haya justicia. No debe haber una diferencia mayor de 10 veces entre el salario de un funcionario público, el funcionario de una empresa que el que percibe un obrero, porque de esa manera tanto el alto funcionario como el empleado más humilde tiene acceso a la vivienda y el costo de la vida se equilibra”.

La confirmación es hacer conciencia como hijos de Dios que debemos trabajar para cambiar las estructuras

“En este país estamos gobernados como si nosotros fuéramos un país de salvajes, si el salario de un obrero que es un salario mínimo que le ofreces debe cubrir su vida digna y de cuatro personas más, así que no me vengas a decir que con un salario de 70 pesos, ahorita ya lo van a subir a 80. El salario digno de un obrero 2.100 pesos al mes, si nos vamos al año juntan 25,500 pesos, el salario de un señor diputado en un año, lo que cuesta mantener a un diputado federal en un año es de 2 millones de pesos, cuántas veces más alto el salario del señor diputado…”.

Con este ejemplo pidió a los feligreses a hacer conciencia para saber cómo aportar para que la dignidad de la persona en los núcleos cercanos comience a tomar un valor, lo cual motivará a unir esfuerzos entre cristianos y no cristianos a trabajar por refundar el país, y construir el reino de Dios en la tierra con un pueblo donde exista la justicia, asimismo los invitó a que lean el Evangelio, se reúnan en grupos pequeños, lo discutan y establezcan objetivos para entender las situaciones que en la actualidad dañan a la humanidad.

Al finalizar la homilía, los hombres y mujeres fueron ungidos con el Santo Crisma, posteriormente participaron en la Eucaristía, llevando el compromiso permanente de ser profetas en la comunidad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE