Sobrevivir a la muerte

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Reflejo de la realidad sobre la tortura de mujeres en México

060916-amnistia1

Informe “Sobrevivir a la muerte: tortura de mujeres por policías y fuerzas armadas en México.

Con el objetivo de hacer visible el grave problema que representa la tortura en México y de manera particular, aquella que se comete contra las mujeres, Amnistía Internacional presentó en nuestra ciudad, el pasado martes 6 de septiembre, el informe “Sobrevivir a la muerte: tortura de mujeres por policías y fuerzas armadas en México” sobre la investigación que realizó la organización acerca del tema entre septiembre del 2015 y abril del presente año.

En la presentación del informe estuvo presente Blanca Martínez, directora del centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios, Madeleine Penman, investigadora para México de Amnistía Internacional y la señora Martha Eugenia Castro, madre de Mónica, una sobreviviente de tortura de la ciudad de Torreón, Coahuila.

Coahuila en cuarto lugar

Nuestra entidad destaca en esta investigación, ya que en palabras de Penman “Fue el estado que tuvo un número importante de casos, de 100 casos, 10 son de Coahuila; está en el cuarto lugar de 19 estados y solo nos da una idea de una realidad mucho mas grande”; en la lista lo anteceden la Ciudad de México con 19 casos, 15 en el Estado de México y 11 en San Luis Potosí.

Uno de los casos registrados en el estado es el de Mónica Esparza Castro, quien al momento de la detención contaba con 26 años y fue detenida junto con su esposo y su hermano en febrero de 2013 por policías municipales sin ninguna orden de aprehensión.

Mónica fue víctima de violencia física, sexual y violación por parte del cuerpo de policía en presencia de miembros del ejercito, posteriormente fue obligada a firmar una confesión en la que aseguraba pertenecer a un cartel del crimen organizado.

“ Mónica se encuentra en una mala situación psicológica, nosotros pedimos justicia y que estas personas paguen por lo que están haciendo, es una injusticia y no prevén el daño que le hacen a la familia y a ellos; mi hija dice que ese momento (de la tortura) nunca lo superará…Los licenciados les dicen a ellos (Mónica y su hermano) que se declaren culpables, que están jóvenes y que les podrían dar nada más 40 años. Ella está alejada de su familia, de sus hijos y yo quiero justicia y la libertad para ellos”. Relata, con la voz entre cortada, Martha Castro, madre de la víctima.

Discriminación, homofobia y vulnerabilidad

El informe resume y analiza las historias de 100 mujeres de todo el país que, como Mónica, denunciaron actos de tortura en su contra al momento de ser arrestadas, detenidas o interrogadas por alguna autoridad u organismo de las fuerzas armadas en México, y arroja datos importantes sobre la forma en que se cometen éste y otros actos de violencia que en muchos casos, según el documento, se realizan con la intención de hacerles confesar delitos graves.

Según la investigación realizada, la violencia física y la de tipo sexual, representan las dos prácticas más comunes de tortura y actos de violencia al apuntar que de las mujeres entrevistadas, 97 refieren haber sufrido la primera, mientras que 72 denuncian actos de violencia sexual en su contra, lo que supone que el uso de la violencia en las detenciones es una práctica rutinaria.

060916-amnistia3

Blanca Martínez, directora del Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan Larios y Martha Castro, madre de víctima de tortura en Coahuila.

El perfil de las protagonistas de este informe es, en su mayoría, mujeres jóvenes, madres solteras, con ingresos bajos y víctimas de detenciones arbitrarias en donde ningún cuerpo de seguridad queda exento de haber participado en uno o mas de estos actos, diluyendo la posibilidad de una separación entre la discriminación y la tortura.

La homofobia por parte de los órganos de seguridad también queda de manifiesto en el informe al asegurar que se presentaron
casos de tortura y discriminación por orientación sexual hacia mujeres lesbianas y bisexuales, dando un total de 24 casos de las 100 mujeres a las que se entrevistó, señalando que sufrieron una humillación especial al momento de la tortura a causa de su orientación sexual.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE