Seguiremos floreciendo y dando fruto

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Recuerdan a migrantes asesinados en busca de su sueño en colonia La Esperanza

031116misamigrante1

En la celebración se recordó a Esther, una mujer que dedicó parte de su vida a atender a migrantes

Ni el fuerte sol que caía sobre la ciudad el pasado 2 de noviembre, ni las obras pluviales que se realizan en la colonia La Esperanza, impidieron que migrantes, vecinos y familiares de la señora Esther, llegaran al lugar en donde fueron asesinados en el año 2001 David y Delmer, dos migrantes que, a manos de guardias de seguridad, perdieron la vida; mismo lugar en dónde, desde aquél año, se realiza la misa de difuntos para honrar su memoria y que la nuestra, de quienes conformamos esta sociedad, no olvide que aún hay mucho trabajo por hacer desde nuestras trincheras para visibilizar y detener las injusticias que se cometen contra los más vulnerables.

Alrededor de las 12:30 horas, quienes habitan y colaboran en la casa del migrante, montaron lo necesario para celebrar la eucaristía, las sillas fueron puestas frente a las dos cruces que año con año se pintan y se erigen en el paraje cercano a la calzada Antonio Narro y que recuerdan los hechos ocurridos en el 2001. Una cruz más con los nombres de algunos de los migrantes que fallecieron en la búsqueda del sueño americano, también fue colocada como parte del altar que enmarcaba la celebración y una fotografía de Esther, mujer que dedicó parte de su vida al servicio de los migrantes, permaneció todo el tiempo en el lugar.

Tras el arribo de Fray Raúl Vera López, dio inicio la santa misa concelebrada por el presbítero Pedro Pantoja, quien desde hace años enfoca su ministerio al servicio de quienes peregrinan hacia estados unidos en busca de una vida digna. En su homilía nuestro obispo agradeció la presencia de los caminantes de la esperanza pues, por ellos, mucha gente ha abierto los ojos a una realidad que está frente a nosotros y de la cual somos parte, dándonos una guía para organizarnos como sociedad ante los desafíos que tenemos que afrontar en la actualidad.

“Ustedes nos hacen un gran bien, nos abren los ojos y nos hacen ver como tenemos que modificar la sociedad, a ustedes les debemos y por eso no nos cansamos. En ustedes, nosotros vemos a Jesús que nos dice: ¡Aquí estoy, atiéndeme, quiéreme, hazme caso!, gracias a todos por estar aquí, gracias por sus rostros e esperanza y por sus rostros de vida”, pronunció Monseñor Vera a quienes se congregaron para rendir homenaje a quienes no han logrado ver cumplido el sueño de alcanzar una vida digna y mejores oportunidades para ellos y sus familias.

031116misamigrante3

Pbro. Pedro Pantoja da lectura al comunicado “¿Por qué nos matan?”

A manera de ofrenda, se entregaron algunos símbolos que  nos recuerdan el propósito del caminar de estos hombres y mujeres, el anhelo de cambiar a una vida mejor que les permita ofrecer un porvenir seguro a sus seres queridos: agua, pan, un par de tenis gastados por el largo caminar, una mochila y tarjetas telefónicas fueron llevadas hasta el altar para mostrar a todo el sacrificio que se vive en cada persona al aventurarse a cruzar la frontera.

Luego del acto litúrgico, el asesor espiritual de la Casa del Migrante en Saltillo, el Padre Pantoja, como muchos lo conocen, dio lectura a un comunicado emitido por el organismo en el cual las defensoras y defensores de los derechos de los migrantes retoman la pregunta de cada uno de ellos: ¿Por qué nos matan?, recordando los casos de los cuales se tiene conocimientos sobre asesinatos y tortura hacia migrantes a manos de quienes salvaguardan la seguridad de los ciudadanos y pidiendo justicia y  alto total a los actos de humillación, maltrato y tortura  que se cometen en contra de ellos. “Si nos siguen matando, seguiremos floreciendo y dando fruto como grano de trigo sembrado en lo profundo de la tierra”, citaba el documento firmado por migrantes y quienes defienden sus derechos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE