Sanando vidas, uniendo familias

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

05 de marzo  de 2018

El objetivo del Centro de Consulta Familiar es apoyar a encontrar la riqueza e identidad del ser humano

Griselda, Laura y Aldo se ponen al tanto de la agenda del día para dar una atención de calidad. Foto: Brenda Delabra

Una invitación a una reunión nacional de Pastoral Familiar con sede en Puebla en la década de los 90´s marcó el inicio del Centro de Consulta Familiar en Saltillo, pues en aquel momento más de 20 laicos acudieron al evento que durante una semana trató temas que afectaban la familia, además de escuchar las experiencias de personas con situaciones irregulares, madres solteras, divorciados, divorciados con nueva unión, gente casada sólo por el civil, matrimonios jóvenes, matrimonios con problemas. Todo esto fue un parte aguas en ese grupo de saltillenses que acompañados del padre Frans Clarijs Vandervalk aterrizaron en la realidad.

Francisco Benavides, participante en ese encuentro recuerda que tras la experiencia, se enfocaron en trabajar con divorciados vueltos a casar, por ser un grupo no aceptado por la Iglesia, el camino fue hacerles saber que su condición no era estar excomulgados, que podían acudir a misa, participar en actividades, y si bien no podían confesarse existe una forma de arrepentirse y mantener la comunión espiritual con Dios, esto con la venia de Monseñor Francisco Villalobos Padilla que les prestó un espacio en el Obispado. En ese tiempo se abrió la maestría en Ciencias de la Familia, fundada por el Papa Juan Pablo II en el Vaticano, en Saltillo se abrió una sede y el mismo Paco como lo llaman sus pacientes, terminó sus estudios de tres años presentando una tesis donde abordó las problemáticas presentadas en la reunión nacional de Pastoral Familiar años atrás.

Ya con herramientas psicológica, antropológica, filosófica y hasta de derecho, aquel estudio se convirtió en objeto de llevarlo a cabo, de brindar asesorías psicológicas, orientación familiar, asesoría legal y asesoría espiritual a los saltillenses, siempre de la mano del padre Frans Clarijs con quien acudieron a presentarle el proyecto de consejería a Monseñor Raúl Vera, “Le encantó la idea y dijo aquí tengo en el Obispado  un lugar, la que era la Casa del Sacerdote y son puros cubículos especial para nosotros”, recordó el maestro en Ciencias de la Familia.

La apertura del centro entusiasmó a los más de 20 voluntarios, además de ser invitados a participar los compañeros de Paco en la maestría. Se dieron a conocer en parroquias y con mantas, fue un 5 de marzo que el Centro de Consulta Familiar fue inaugurado y bendecido por Fray Raúl Vera, “El primer día tuvimos una persona, el segundo cinco y empezamos en los turnos de tarde nada más dos horas, luego ampliamos al 50 % y ya después cinco días a la semana”, mencionó quien por 11 años estuvo como director del Centro de Consulta Familiar en Saltillo que a pocos meses de estar en el Obispado fue enviado a lo que hoy es Casa Guerrero, aunque el lugar no era el ideal, continuaron trabajando hasta que Cáritas de Saltillo dejó el inmueble donde brindan los servicios actualmente en Hidalgo Sur 152, hace aproximadamente nueve años.

Amplía sus servicios

Francisco Benavides comenta que la atención es personal y cuentan con un equipo calificado. Foto: Brenda Delabra

El Centro al día de hoy ha atendido en Saltillo alrededor de 8 mil casos, en un principio quienes acudían eran parejas con problemas de comunicación, infidelidad, que no tenían intimidad, vivían violencia, sin embargo uno de los principales factores es que acudían llevando a su hijo o hija por tener un comportamiento rebelde, sin saber que ellos como matrimonios o pareja eran quienes ocasionaban las conductas de sus hijos, por ello la atención se da de manera integral trabajando con todos los miembros de la familia.

Iniciar en Saltillo donde hasta la fecha se han atendido niños, jóvenes, adultos solteros, parejas casadas por lo civil, parejas casadas por la Iglesia, parejas homoparentales o personas de la comunidad LGBT despertó la inquietud de los sacerdotes Eduardo Neri y Joaquín Hernández (+) quienes se interesaron por establecer un centro en Monclova, el cual arrancó con gran éxito, además en Ramos Arizpe gracias a un matrimonio que fue voluntario en Saltillo se logró abrir también un centro, el modelo basado en la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio de Juan Pablo II, ha sido replicado y echado a andar en Múzquiz, Coahuila y Torreón asesorados por el equipo saltillense.

El éxito de esta casa donde el profesional ve los roles de cada miembro de la familia en su hogar, ha llevado a tener 11 mil expedientes aproximadamente en los cuatro centros que operan en la Diócesis de Saltillo, teniendo como objetivo que la estructura familiar mejore independientemente de su religión, posición económica, pero principalmente está la disposición de dar la atención tanto a los pacientes que tienen cita o bien llegan en una crisis.

Un caso de éxito que los llevó al apostolado

Actualmente se tienen cerca de 40 voluntarios entre psicólogos, orientadores de la familia, abogados, sacerdotes para cuando la persona solicita una asesoría espiritual, además de las personas que colaboran en recepción, en la zona de guardería, que varios de ellos en agradecimiento al Centro de Orientación Familiar dedican parte de su tiempo, como el caso del matrimonio de Laura Mejía Santillán y Aldo Neira González, él quedó viudo y con hijos, conoció a Laura y decidieron casarse, pero esto conllevó a diferencias en su vida como pareja y con los hijos, principalmente con el más pequeño, hijo de Laura, ahora ya profesionista.

“He aprendido muchas cosas, formas de trabajar, de convivir con las personas, de escuchar cómo ayudarlas, conocer personas, a las licenciadas, convivir con ellos y a veces tenemos gente que llega y dice me pasa esto qué puedo hacer y creo que es algo muy importante”, comenta Laura; fiel testimonio de éxito junto a su esposo Aldo.

Ellos son parte de la historia de la institución primero como pacientes, luego como voluntarios de tiempo completo al ser él pensionado y ella luego de su liquidación en su centro de trabajo. Al ser dados de alta optaron por agradecer con trabajo la orientación, terapias y actividades que cambiaron la vida de su familia.

“Cuando empezamos a venir estábamos en donde es ahora Casa Guerrero y ahí duraron como dos meses. La experiencia más bonita fue cuando se hizo un rol para la limpieza, veníamos sábados, domingos y nos tocó limpiar ventanas, vidrios, lavar puertas, los pisos los tallamos a mano, fue una experiencia muy bonita es como nuestra segunda casa”, recordó Laura.

La familia es vista y orientada por profesionales para determinar el rol de cada integrante. Foto: Brenda Delabra

Dentro de estos casos de éxito han estado involucrados más de 120 voluntarios entre profesionales y laicos, actualmente hay cerca de 40 aunque puede representar una crisis la atención es permanente. La directora Griselda Salazar Briones invita a psicólogos, abogados, orientadores a sumarse a este proyecto cuya misión es llevar a la familia a la unidad fraterna por medio de la atención en las  cuatro esferas, además de arrancar este 2018 con un programa de pláticas y talleres donde desarrollan técnicas para el manejo del estrés, relajación, temas como autoestima, resiliencia, el perdón, la familia, los hijos de hoy, entre otros.

“Se da una orientación integral, buscamos que estén atendidos en todos los ejes para que puedan salir más rápido de la situación, en cuatro o cinco sesiones pero si requieren más le seguimos dando, muy integral la atención”. Para lograrlo quienes a diario reciben a las y los pacientes tienen un gran reto: la actualización.

“Nosotros como voluntarios no podemos estar con la misma preparación de hace 10 años, y si nos falta, buscamos diplomados, maestrías pero son costosos,  nosotros no lo podemos hacer sólo con voluntad, lo tenemos que hacer con voluntad pero aparte con una preparación”, destacó la licenciada Griselda Salazar quien tiene el reto de mantener la institución para atender los casos de adolescentes que no mantienen una buena relación con sus padres, siendo un alto índice la problemática de la pareja por infidelidad, matrimonio desechable, mujeres solas o bien personas que consumen alguna, droga, así como la atención a adultos mayores maltratados o que no tienen un plan de vida al terminar la crianza de los hijos.

Un proceso con expectativa

Janeth Valero y Armando Velazco llegaron con la incertidumbre de cómo iban a ser catalogados, las discusiones frecuentes y por cualquier motivo despertaron en sus hijos de 19, 18 y 13 años el interés de buscar ayuda, la opción el Centro de Consulta Familiar.

En su segundo día de terapia el matrimonio compartió su experiencia, después de escuchar la plática Resiliencia impartida por la orientadora Rosa María Mercado.

“A como vamos, creo que es algo en donde aparte del apoyo que nos están dando siento que es bueno, la reflexión si va acorde con el apoyo que te dan aquí. La opción por la que decidimos venir aquí es porque el mas chico no es rebelde pero está mas sacado de onda y nos veía discutir como pareja, anda un poco desorientado, no haciendo mal a las personas, ni cosas indebidas, pero su comportamiento es distinto”, comenta el padre de familia.

El manejo del estrés es un taller donde se aprenden técnicas de relajación, respiración y concentración. Foto: Brenda Delabra

Por su parte Janeth acepta que la primera cita les causó incertidumbre al pensar que serían catalogados como desorientados, y se llevaron una gran sorpresa.  “Venimos con la incertidumbre de qué nos van a decir, cómo nos van a tratar, ¿nos van a tomar como personas desorientadas que no saben a lo que vienen?, pero no, fue muy diferente el trato. En tres semanas creo que si hemos tenido una mejora notable, creo que para que la familia este bien, los pilares deben estar bien, porque si un pilar se empieza a tambalear lo demás de cae”.

Iniciado el proceso de terapia ambos experimentaron una remoción de sentimientos, emociones, pensamientos que los ha llevado a sostener un diálogo cuando hay diferencias en el hogar y ya no discutir y levantarse la voz como ocurría casi a diario. La expectativa para esta pareja en la que ambos trabajan es mantener una comunicación efectiva entre ellos y con sus hijos a los que han aprendido a darles tiempo de calidad y esperando que los hilos de los que hace cerca de un mes pendía su matrimonio, vuelvan a unirse en la confianza, el respeto, la comunicación pero principalmente el amor a su familia.

 

Centros de Consulta Familiar en Saltillo

Dirección: Hidalgo Sur 152 Zona Centro.

Teléfono: 412 8176

Mail: ccfsaltilloo@gmail.com

Facebook: Centro de Consulta Familiar

Horarios de atención: Lunes a viernes de 17:00 a 20:00 horas, martes y miércoles de 10:00 a 13:00 horas.

Parroquia Nuestra Señora del Rosario

Dirección: Margaritas 280 Valle de las Flores Infonavit.

Centro de Consulta Familiar Ramos Arizpe

Dirección: Melchor Ocampo entre Gustavo Espinosa Mireles y José María Morelos s/n Zona Centro.

Horario de atención: Martes y jueves de 17:30 a 20:00 horas.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE