San Nicolás de Tolentino  

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Patrono de las almas del purgatorio, la fertilidad y la salud

La pureza de los pequeños al igual que la de Nicolás en su infancia fue el signo principal de la callejoneada. Foto: Brenda Delabra

Los ramosarizpenses vivieron intensamente el novenario en honor a San Nicolás de Tolentino, a quien han adoptado como patrón de la ciudad industrial. Para cerrar las festividades el sábado Fray Rodolfo Montes de Oca impartió una conferencia sobre la vida del fraile, posteriormente la comunidad participó en una callejoneada por el primer cuadro de Ramos Arizpe.

En la Casa del Adulto Mayor se impartió la conferencia en la que se habló de la vida de Nicolás, pequeño que fue producto de una petición de sus padres en una peregrinación al Santuario de San Nicolás de Bari, al tener años sin poder concebir, fue en 1245 que el heredero nació en Castel Sant’Angelo.

Desde pequeño Nicolás pasaba horas en oración, tenía un gusto por la lectura y practicaba el ayuno tres días a la semana, además de  practicar la caridad con los pobres. Fue miembro de la Orden de San Agustín Ermitaños en 1256 y fue ordenado sacerdote entre 1269 o 1270. Su capacidad de predicar en las calles, hospitales, prisiones, además de acercarse a todo aquel que consideraba. La espiritualidad del fraile agustino hizo que los fieles le pidieran intercedier por las almas del purgatorio.

En vida el siervo de Dios padeció de dolores de estómago, en una ocasión tuvo una visión de la Virgen María quien le dio instrucciones para que pidiera un trozo de pan, lo mojara en agua y lo comiera con la promesa de que se curaría por su obediencia, ante lo sucedido, San Nicolás bendecía trozos de pan para los enfermos, por ello también es nombrado patrón de la salud y la fertilidad al ser él un milagro para sus padres.

Durante la conferencia de la vida y obra de San Nicolás los laicos intercambiaron opiniones. Foto: Brenda Delabra

De los milagros que se han narrado está el de la imposición de manos sobre la cabeza de un niño gravemente enfermo, a quien le dijo “Dios te sanará”, estas palabras las repitió ante una mujer ciega que recobró la vista, además para su beatificación una mujer declaró que su esposo la golpeaba brutalmente y desde que empezó a oír al padre Nicolás, su esposo no volvió a tratarla mal. El sacerdote murió un 10 de septiembre de 1305 en Tolentino donde ejerció su ministerio. Fue canonizado el 5 de junio de 1446, al atribuírsele más de 300 milagros tanto en vida como en post-mortem, para ser el primer santo agustino.

Al finalizar con la historia de vida y obra de San Nicolás de Tolentino, fray Rodolfo Montes de Oca, analizó la iconografía en cómo es presentado en imágenes y figura.

Posteriormente la comunidad se reunió en el atrio de la parroquia donde el mariachi Infantil y Juvenil de Ramos Arizpe interpretó las mañanitas, para luego tomar la calle Gustavo Espinoza Mireles por donde a bordo de una carreta dos niñas y dos niños llevaron la imagen de San Nicolás, atrás las ollas de café y tamales, luego el mariachi y detrás la procesión de personas que poco a poco se fueron integrando a la procesión.

La salida del templo fue muy colorida al pasar por los puestos de artículos que iban desde ollas, hasta ropa, los olores que se desprendieron de los comales de enchiladas, burritos, tacos, sin olvidar los antojos dulces como gorditas de nata, churros, pan y el tradicional champurrado. Con el esfuerzo vocal de las y los cantantes del mariachi, los vecinos de las calles aledañas salieron de sus hogares para luego integrarse en el recorrido que culmino en la parroquia de San Nicolás


.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE