Sacerdotes para siempre

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Diócesis de Saltillo tiene dos nuevos presbíteros

Oscar Alán luego de ser revestido con los ornamentos sacerdotales. Fotografía: Adalberto Peña.

Los municipios de Monclova y Castaños, Coahuila, que forman parte de nuestro territorio diocesano, fueron el escenario para recibir con alegría a dos nuevos presbíteros originarios de la región siderúrgica de la Diócesis de Saltillo. Oscar Alán Martínez Martínez y Miguel Ángel Sifuentes Chávez recibieron el orden sacerdotal el pasado 11 y 12 de enero, respectivamente.

 Acompañados por familiares, amigos, hermanos sacerdotes y sus comunidades parroquiales, los recién ordenados prometieron fidelidad a Dios y a la Iglesia, comprometiéndose a entregar su vida al servicio del Pueblo de Dios y buscando siempre, para ellas y ellos, la justicia, el amor y la verdad en su predicación del Evangelio.

No tengas miedo

Al iniciar la celebración el día 11 de enero en la Parroquia de la Divina Providencia, Fray Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, se dirigío a Oscar Alán para recordarle que conservar la humildad es importante para servir a Dios y que el orden sacerdotal no le convierte en alguien más grande que las demás personas.

“El ministerio de nosotros es el servicio a la dignidad y creación de sujetos transformados en personas libres que construyen una sociedad libre. Quien vive en esta tierra controlando y despreciando a los demás, perderá su vida y la ganará aquel que practique el amor traducido en servicio”. Mencionó nuestro obispo momentos antes de iniciar el rito de ordenación 

Miguel Ángel postrado en el suelo mientras se pide para el la intercesión de las Santas y Santos de Dios. Fotografía: Adalberto Peña.

Recordó además que la predicación del Evangelio debe hacerse basado en la realidad de las personas para así poder realizar un trabajo pastoral de manera integral: “Llevar el proyecto pastoral es un mandato grave hoy en la Iglesia, dejar de estar en comunión con el caminar de la Diócesis no nos llevará a ningún lado. Hablar de confesar a Cristo para los hombres es hablar de una vida digna para todos, de una política sin corrupción para todos, hablar de oportunidades para todos, no tengas miedo, entrega tu vida en todo momento”.

 Al finalizar la celebración, el nuevo presbítero agradeció la asistencia de quienes le acompañaron e invitó a sus hermanos sacerdotes a estar en sintonía en el trabajo pastoral: “Quiero agradecer a Dios por todo el amor que tiene para nosotros. He recibido un gran regalo que no es para mí sino para ustedes. Gracias Don Raúl por confiar en mí. Gracias Familia por apoyar cada uno de mis proyectos, sobretodo éste que es de Dios. A mis hermanos sacerdotes les pido que caminemos juntos en la construcción del Reino de Dios. Este Don que he recibido no es mío, sino de ustedes y para ustedes”.

 Fermento de bien en la tierra

Sacerdotes asistentes a la ordenación junto a nuestros obispos. Fotografía: Adalberto Peña.

Como una “nueva oportunidad para servir al Pueblo de Dios”, calificó Monseñor Vera el orden sacerdotal que Miguel Ángel Sifuentes Chávez, recibió el pasado 12 de enero en el salón “Tres Estrellas” en Castaños, Coahuila, recordando al hasta entonces diácono, que recibir el orden sacerdotal no es el fin, ni la meta a alcanzar y por el contrario le invitó a seguir preparándose para hablar de lo que sucede en el mundo a la luz del Evangelio.

En su homilía, nuestro obispo señaló a Miguel Ángel como colaborador del Plan Diocesano de Pastoral, recordando que se debe buscar la justicia y la misericordia para todas y todos. “Tu tendrás que enfrentar desde donde tu estás, las cosas que no están bien y seguramente le vas a caer mal a alguien pero tu debes predicar el Evangelio. Si quitamos del Evangelio la justicia y la misericordia, ya no seremos fermento de bien. Si no enfrentamos los signos de muerte qué hay en la sociedad, nos ponemos del lado de quienes crean estos signos”.

“La Iglesia no puede despreciar a nadie, la justicia es para todos. Aquí se cometieron violaciones a sexoservidoras por parte de miembros del ejército, algunos altos mandos decían que para eso servían, eso no es cierto, no conocemos porque ellas están en ese trabajo. La justicia es para todos y nosotros debemos trabajar por la justicia”. Aseveró nuestro pastor.

Oscar Alán y Miguel Ángel, encomendados a las oraciones de la comunidad diocesana, ejercen su ministerio en El Santuario de Guadalupe  en Monclova y la Parroquia de San José en Cuatrocienegas, respectivamente hasta que se les asigne un nuevo destino en el que sigan colaborando con el caminar de la Diócesis de Saltillo en la implementación del Plan Pastoral.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE