Riqueza de pocos, pobreza de muchos

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

28 de julio de 2018

Saltillo, Coahuila.

La verdadera plenitud del ser humano radica en su lucha por el bienestar de las y los demás antes que el suyo propio

Monseñor Vera López al momento de la consagración en el primer día del novenario “Ustedes son mis amigos, Jesús y los jóvenes”. Fotografía: Adalberto Peña

La tradición y la fe se conjugaron para arrancar con gran ánimo una edición más del novenario en honor al Santo Cristo de la Capilla, mismo que nos prepara para vivir la celebración de la Transfiguración del Señor  con un espíritu renovado, nuevos anhelos y esperanzas que se convierten en certeza en medida que transcurren los días.

En su edición 2018, resaltar la participación de los jóvenes en la vida cristiana y su papel en la sociedad, es prioridad que con urgencia llama a la reflexión para tener un verdadero vuelco en la vida que ayude a ellas y ellos a ser parte de la historia de forma activa y consciente convirtiéndose en verdaderos cristianos.

Al iniciar la primera celebración eucarística de este novenario, a las 5:30 horas del 28 de julio, Fray Raúl Vera López motivó a quienes se congregaron a vivir con ánimo los próximos nueve días. “El tema de nuestro novenario es bellísimo pues Jesús estuvo cerca de los jóvenes, fue joven y fue muy exitoso, el hombre más perfecto que ha pisado la tierra”, así lo describió nuestro obispo.

Durante la homilía, nuestro pastor llamó a los fieles a ver más allá de los intereses personales y les exhortó a preocuparse por todas las personas, pues todas y todos formamos parte de una misma familia: “El señor le pide (al joven rico) que guarde sus mandamientos, lo invita a ver por su familia pero también por la sociedad. Debemos entender a nuestra familia en el contexto de la gran familia humana. De que sirve que cuides a tu familia si a tu alrededor hay un fermento que va a perjudicar a los demás y a tus propios hijos. Jesús habla a los jóvenes pero también a nosotros los adultos”.

“La vida Cristiana nos invita a trabajar, jóvenes, métanse en la sociedad”. Fotografía: Adalberto Peña

Haciendo un comparativo entre los salarios que existen en México y en el mundo, Monseñor Vera López señaló que Dios hace ver a aquél joven que es la riqueza la causa de la pobreza y la desigualdad al invitarlo a dejar lo que tiene para seguirlo; además aseguró que la plenitud de la vida humana se encuentra en trabajar por la justicia, por los pobres y por la igualdad: “ Es así como vivimos verdaderamente como cristianos, dejemos de vivir un cristianismo angelical”, expresó.

Desde la Catedral de Santiago llamó a las y los jóvenes a tener una participación importante en la sociedad y en la vida política, a liberarse de pretextos y buscar la plenitud en su vida: “Ni siquiera la pobreza en que vivimos justifica que no seamos personas realizadas como seres humanos. La vida Cristiana nos invita a trabajar, jóvenes, metanse en la sociedad, viene un nuevo gobierno, no permitamos más que gobierne solo una élite, colaboren en los asuntos de la vida política de nuestro país”, finalizó.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE