Recobren su dignidad

Brenda Delabra

Para defender la tierra que produce, el agua y logren tener una vida saludable

 

Que Espíritu Santo ilumine a los habitantes de los ejidos de Ramos Arizpe para defender su vida, sus tierras. Fotografía: Brenda Delabra.

En el ejido Hipólito que pertenece a Ramos Arizpe, Coahuila, 76 bautizados recibieron el sacramento de la confirmación por imposición de manos de nuestro Obispo Raúl Vera López, O.P., que les llevó un mensaje de esperanza, además les pidió valorar su dignidad individual y colectiva.

Hipólito está ubicado a 71 kilómetros de Saltillo por la carretera libre a Torreón, a 160 kilómetros por la carretera a Monclova camino en el que se encuentran las comunidades San Juan de las Saucedas, La Paloma, Alto de Norias, San Miguel, Cosme, Ojito, La Sauceda, Tortuga y El Pantano. Familias de estas comunidades se reunieron afuera de la capilla en Hipólito para ser testigos de la confirmación de 76 personas, señoritas, jóvenes, madres de familia, adultas y adultos mayores, esta fue una celebración especial para los pobladores, pues hace mucho tiempo no se reunían con este motivo.

Ellas y ellos recibieron la catequesis por el grupo de misioneros que los visitan dos veces al mes y pertenecen a la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima, el padre Ebander Adonías López González, es quien atiende las comunidades, los visita y cada domingo celebra la misa. La mayoría de los pobladores se mantienen del trabajo de la lechuguilla, muy pocos tienen ganado, la siembra ya no es sustento para las familias, por ello han optado en trabajar en las productoras de huevo incluso en el basurero de residuos tóxicos ubicado en Noria de la Sabina, General Cepeda. Y por si fuera poco les han rentado sus tierras para el parque eólico, ubicado a escasos metros de la zona habitacional.

La hermandad que hay entre ellos a pesar de las distancias entre un pueblo y otro se debe a que las y los jóvenes diariamente van a cursar hasta el nivel de preparatoria en Hipólito, en donde hay un médico de lunes a viernes, los fines de semana una enfermera atiende las emergencias. Poco a poco el olvido en el que vivían va quedando en el pasado, al acogerlos la parroquia de Nuestra Señora de Fátima a cargo del padre Jesús Pedro Oyervides, quien otorgó gratuitamente las actas a las y los confirmados.

Con el sacramento de la confirmación se les confirieron los dones del Espíritu Santo, nuestro Obispo Raúl Vera, les explicó: “En este sacramento de la confirmación vamos a darles el Espíritu Santo que se queda para llenarles de sabiduría, para ayudarles a que se gobierne con justicia la tierra, pero eso requiere que conozcamos el Evangelio para ver donde hay justicia y donde no”.

En la homilía les habló sobre la importancia de cuidar las tierras, de generar productos para el consumo humano, el cuidado de la salud, el futuro de quienes habitan en esos ejidos y les invitó a informarse sobre las consecuencias de los ofrecimientos que les hacen por la venta o renta de sus tierras que momentáneamente les llevan el beneficio económico, pero a la larga verán los estragos en la salud.

“Eso es lo que quiere el Señor, la salud, la vida, pero tenemos que aprender a cuidarnos, tenemos que estar informados de lo que hacemos y de lo que nos vienen a proponer allá afuera que hagamos contra nosotros. Porque a veces nos vienen a proponer cosas contra nosotros. Allá en Noria de la Sabina del municipio de General Cepeda llegó un señor a decirles que le vendieran tierras, que le abrieran caminos de paso porque él iba a poner granjas para que ellos trabajaran, iba a poner fábricas para que ahí ellos trabajaran. Y fue y les puso un depósito de residuos tóxicos, un depósito de cosas venenosas. Fue y lo puso ahí en medio del agua de ellos, ahí a escasos 16 metros que esta el agua de la superficie, ahí con esas mentiras llegó. Yo no sé con qué mentiras llegaron a ponerles esas porquerías aquí, pero por montones y además encima de la zona poblada ¡qué cosa más espantosa!

La candelilla y lechuguilla fue el sustento de las familias en el pasado. Fotografía: Brenda Delabra.

Yo no sé qué mentiras les echaron a ustedes y con qué engaños les vinieron a decir que iban a vivir con una miseria de dinero que les dan, cuando ustedes siguen siendo dueños de la tierra. Sé que la tienen rentada, eso de alguna manera se tiene que arreglar, tenemos que saber cuáles son las consecuencias en su salud, esas porquerías lo que producen es mucha energía eléctrica y es mucha porque son muchos papalotes y en el momento en que ellos hacen la transmisión de la energía hacen una cuestión de tipo electromagnética que no les va a dejar en su salud”.

El fraile dominico calificó como opresión la forma en que hicieron los contratos de renta hasta por 30 años. Les pidió ser una comunidad cristiana que se reúne a leer el Evangelio para entender la realidad en la que viven, distinguir el bien del mal, además de buscar la asesoría de expertos que les expliquen los riesgos que corren al rentar sus tierras para el parque eólico, y ya con bases defender el territorio, el agua, el medio ambiente, las tierras que producen.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE