Recobremos la vocación apostólica

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Para confesar la fe hay que mostrar pasión por decir la verdad, como lo hicieron los apóstoles que Jesús eligió para liberar a su pueblo

Los fieles recibieron la bendición en la fiesta de San Judas Tadeo. Foto: Brenda Delabra

Cientos de saltillenses acudieron al templo de San Judas Tadeo en Saltillo, para agradecer los favores recibidos en salud, trabajo, matrimonios, la concepción de un hijo, otros ofrecieron sus suplicas por encontrar a sus familiares víctimas de la desaparición forzada, todo este en el día en que se conmemora su muerte.

Durante el día los devotos a San Judas dejaron como ofrenda flores, veladoras, llevaron a sus hijos vistiendo el hábito del apóstol que murió degollado por causa de llevar el Evangelio de Jesús. Monseñor Raúl Vera presidió la misa solemne a las 18:00 horas, en donde las muestras de fe, devoción y agradecimiento fueron manifestadas.

Tanto la lectura de San Pablo a los Efesios y el Evangelio de San Lucas, nos dan el panorama de lo que Jesús hizo al elegir a los 12 apóstoles a quienes les dio el don del Espíritu Santo para llevar no sólo su palabra sino cumplir la misión de liberar a un pueblo oprimido.

Durante la homilía nuestro Obispo fue contundente al decir a los fieles que la vida de los apóstoles Simón y Judas es un referente que como cristianos debemos de adquirir para llevar a la práctica, pues ellos después de ser enviados por Jesús a los pueblos padecieron por decir la verdad, por ser justos, lo que en la actualidad por miedo es difícil de hacer, principalmente en los temas que han sumido al país, como es la venta de energéticos, las reformas a la educación, la salud, y que como población nos hemos convertido en un objeto del sistema político, del cual sólo vemos pasar las injusticias que comenten.

Devoción a San Judas. Foto: Brenda Delabra

“Todos tenemos cabida entre Jesús,  en el momento en que entendemos a Jesús podemos ponernos al servicio de la humanidad, él  no necesitaba gente tibia que no hace nada,  que se la pasa con los brazos cruzados, la gente que le ayuda a cambiar el mundo  allá afuera es la que le interesa a Jesús. Vengo llegando de Torreón en donde están peleando contra una planta de cianuro,  es una sal tóxica al máximo que quieren ponerles a unos cuantos metros de la población, echando mentiras sobre la contaminación ambiental, que no le van a hacer a Lerdo y Gómez Palacio pero no hablan de los pueblos cercanos, esa gente es la que le interesa a Jesús,  que se muevan, que trabajen, para que deje de haber corrupción en la política, que deje de haber carestía, que deje de haber injusticia, esos son lo que reciben a Jesús”.

También indicó que en el momento del juicio final, Dios va a pedir cuentas no sólo de los actos individuales, sino de lo que como sociedad permitimos, “Va a hablar del sistema político que provoca hambre, desnudos, gente sin casa, de eso va a preguntar, fíjate bien. Dios quiere que todos tengan ropa, un trabajo con pensión vitalicia, en México están haciendo una barbaridad, ya no es nuestro el petróleo, la energía eléctrica, por eso ya no hay un sistema de salud pública, hermanas y hermanos o nos arremangamos la camisa y nos ponemos a trabajar  o nos va decir tuve hambre y no me diste de comer, tuve sed y no me diste de beber”.

Luego de reflexionar sobre la vida de San Judas y Simón nuestro pastor pidió a los feligreses trabajar por la causa de Jesús, que es trabajar por la justicia, por la honestidad en el servicio público, trabajar por que todos tengan servicios de salud y todo aquello que como seres humanos necesitamos para vivir dignamente y no holgadamente a costa de quienes menos tienen, sino emprender un camino como seres que en la tierra dejen sus obras para así construir el reino y lograr ganar la vida eterna.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE