¡Que los pobres cuenten con nosotros!

Brenda Delabra

brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Fray Raúl Vera invita a las y los miembros de la Vida Consagrada a ser instrumento

Cada año la Vida Consagrada celebra el aniversario episcopal de FRVL. Fotografía: Brenda Delabra

En el templo del asilo el Buen Pastor quienes forman parte de la Vida Consagrada en la Diócesis de Saltillo, celebraron el XXXI Aniversario Episcopal de Fray Raúl Vera, que se cumplió el pasado 6 de enero,  como cada año las hermanas y hermanos celebraron con una misa y cena para apapachar a nuestro Obispo.

Las y los miembros de congregaciones religiosas como: Adoratrices perpetuas del Santísimo Sacramento, Mínimas de San Francisco de Paula, Siervas Eucarísticas del Sagrado Corazón de Jesús, María Stella Matutina, Misioneras Siervas de la Divina Misericordia, Hermanas de los Pobres y Siervas del Sagrado Corazón, Oblatas de Santa Marta, Hermanas Nuestra Señora de la Caridad, Hermanas Catequistas Guadalupanas, Hijas de María Auxiliadora, Vírgenes Consagradas.

En los hermanos Misioneros del Espíritu Santo, Orden de Frailes Menores, Fraternidad Verbum Spei, Hermanos Misioneros de la Misericordia y la Paz, también acompañaron a Monseñor Raúl Vera que recordó como descubrió su vocación y lo que fue encontrando en el camino para dar el sí al Señor.

“Le dije a mi confesor, padre he estado pensando en irme con los frailes dominicos, preguntó ¿tú? Y tiró la carcajada”. Destacó que su director espiritual de entrada le dijo: ‘Te vas a encontrar con frailes con defectos, incluso quien va a tener autoridad directa sobre ti’. Y ya me habló del padre maestro, tiene defectos pero todos queremos ser perfectos, no lo somos pero queremos”.

Como miembros de la Vida Consagrada todos reflejan un carisma, en cada instituto hay una experiencia que las fundadoras y los fundadores dejaron en la constitución de cada uno, sin embargo es importante que al ser parte de una comunidad se unan para evangelizar a los pobres y trabajar para que ellos logren transformar sus vidas.

“Hay que aprender que el Evangelio tenemos que predicarlo en la vida y entendiéndolo en

Previo a la cena las hermanas y hermanos felicitaron al fraile dominico. Fotografía: Brenda Delabra

la vida, la gente transforma su vida si yo voy a dar el Evangelio como me lo dieron mis académicos no voy a tocar esa vida. Los pobres tocan la vida, no se olviden de que de los pobres es el reino de los cielos, de la gente sencilla. Por eso está el mundo como está porque han echado fuera a los pobres sobre todo en esta generación en la que el capitalismo neoliberal que busca que entre unos cuantos se apoderen de todo y esa gente es la que está decidiendo como se vive y como se ordenan las cosas.

Nosotros por nuestra pobreza nos identificamos con ellos, nuestra pobreza va acompañada de la humildad, de sencillez, va acompañada del sentido muy verdaderamente limitado de nuestro ser para apreciar al ser de los demás. Cuando alguien está inflado de sí mismo ¡que va voltear a verlos!, ni voltea, es peligroso eso. Que hagamos de nuestros hábitos que es signo de aflicción, de humillación, eso es, no es el habito que trae el padre superior o la madre superiora es igualito, quiere decir que nos vemos como iguales y además es la sencillez de la vida”.

Al finalizar la Santa Misa, las comunidades ofrecieron una cena al fraile en donde todas y todos compartieron alimentos elaborados por ellos.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE