¿Qué les dejamos a los jóvenes?

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

29 de julio de 2018

Saltillo, Coahuila

Encontremos el punto de conversión para no hacerles la vida triste y sin futuro

El pueblo de Dios reafirmó su fe y compromiso por buscar una vida justa. Foto: Brenda Delabra

En el segundo día del Novenario al Santo Cristo de la Capilla, el pueblo de Dios se congrega en la Catedral de Santiago para buscar no sólo los favores del santo patrono, sino encontrar la respuesta que como sociedad nos permita brindar un presente y futuro digno a las nuevas generaciones.

La jornada dominical inició a las 5:30 horas con la Santa Misa celebrada por nuestro Obispo Raúl Vera, quien pidió a las y los fieles leer con detenimiento la primera lectura del Libro del Eclesiastés donde se habla de la alegría, el optimismo y la esperanza, visión de vida que nuestros niños, niñas, señoritas y jóvenes tienen derecho a experimentar, sin embargo en la actualidad las estructuras políticas y económicas han provocado que tener las condiciones de salud, educación, trabajo, además de una vivienda y forma de vida digna, cada vez son limitadas.

“Es una gran tristeza que el día de hoy se les esté cerrando a los jóvenes el futuro y también a los niños” destacó durante la homilía. Además el Evangelio de San Lucas donde dos procesiones se encuentran, la de una mujer viuda que va a enterrar a su hijo y en la otra, Jesús va al frente, le pide al joven que se levante y así devuelve a la madre un sustento para la vida.

“El Señor tuvo compasión con la viuda, es algo que poco pensamos, ¿en dónde quedan todas esas madres a las que sus hijos mueren?” preguntó nuestro pastor, englobó la situación del combate al crimen organizado que inició el ex presidente de México Felipe Calderón, guerra que continua en el actual sexenio  donde familias han quedado desintegradas por el crimen y la impunidad con la que son  tratadas.

“Hace días me visitó una persona y me dijo: Señor Obispo usted tiene que hablar de los hijos de todas las personas que por la desaparición forzada o estos crímenes que sin ninguna medida se hacen en Mexico y por la impunidad en la que quedan, quedan solos, ¿qué se hace con la cantidad de huérfanos y niños desprotegidos?, ¿dónde está una Ley que proteja a esas criaturas?, nadie piensa en ellas, a las que se les quitó el futuro”.

La devoción al Santo Cristo debe manifestarse en ayudar a nuestros niños y jóvenes. Foto: Brenda Delabra

Monseñor Vera López invitó a los fieles a reflexionar y actuar como cristianos para lograr que nuestra niñez y juventud logren tener oportunidades, además de una vida plena en familia.

“Que tristeza que así se piensa y pensando en la vida plena y la dignidad, que tristeza que se tenga hasta el día de hoy oculto el manejo de esa deuda que se tiene en este estado que disminuye la vida de todos los coahuilenses, que tristeza que estos criterios son los que nos gobiernan, esconder las cosas criminales, no hay ningún derecho es un daño en la vida humana. Para eso estamos los cristianos en la vida entera para enfrentarnos ante estos abusos en donde la vida humana es pisoteada y humillada”, concluyó.

Participar en el Novenario al Santo Cristo de la Capilla además de ser una tradición familiar, devoción, muestra de fe o acudir para pedir un milagro, debe representar un tiempo de conversión en el que además de entrar en comunión con Cristo hagamos comunión con nuestras y nuestros hermanos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE