Profundidad del alma

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

El libro Corazón Sagrado fue presentado por la escritora que realizó un análisis del viacrucis de Jesús en el que la encarnación de este órgano viene a transformar la fe

Corazón Sagrado es una obra para conocer el misticismo de la figura de Jesús representado en la imagen del Sagrado Corazón

En el Centro Cultural Vito Alessio Robles, se efectuó la presentación del libro Corazón Sagrado, escrito por la doctora Ana Isabel Pérez Gavilán quien en su amor por el arte hizo un análisis de la representación del corazón que de ser una víscera paso a ser la representación de la unión de los católicos con Jesús representado en el Sagrado Corazón.

La autora de este análisis del viacrucis pintado en el Santuario de Atotonilco, el cual califica de una maravilla al pues es una representación del siglo XVIII donde su tuvo la visión de representar a Jerusalén en la tierra. Estos murales pintados en el coro del templo fueron el objeto de estudio en el que ella misma describió: “Hablar de cómo se entraman las historias, hablar del corazón que es parte de lo que nos trae hoy, estamos hablando de historias, de sueños, de afectos y realmente este libro nace de muchísimos afectos… Este libro es historia, imagen, simbolismo, emblemática. Hablar del símbolo del corazón me interesaba hablar de la historia del arte de una manera que pudiera entretejer un signo que tiene muchos simbolismos, muchas representaciones que fue acogido por la religión católica y ha tenido muchas manifestaciones”, comentó durante la presentación la doctora Ana Isabel Pérez  Gavilán.

Enfocarse en el análisis de la transformación en la que el corazón como órgano fue transformando hasta llegar a la figura que actualmente conocemos del Sagrado Corazón, “En realidad surge como una víscera, como un gran corazón sin cuerpo y eso me pareció fascinante porque además el corazón flota, está inflamado, es una serie de metáforas, esas imágenes desbordaron mi cabeza de cómo crearon y diseñaron este símbolo y cómo fue perpetuado, el corazón barroco se encuentra en un santuario en Guanajuato, en Atotonilco que esta a media hora de San Miguel de Allende”.

La médula de esta presentación fue presentada por el doctor Enrique Reyes quien analizó el libro desde el proceso de codificación y las claves de interpretación desde la psicología de la conducta religiosa y en la figura de la mística como criterios de lecturas de excepcionales fenómenos religiosos.

“Ana Isabel explora el espacio profundo del corazón como maestra de kundalini yoga, es la predisposición inicial para el silencio recreativo que lleva a la creación de cualquier obra sea  literaria, plástica o visual entre muchas otras de la expresión humana, también de la literatura. En una estructura bipartita contiene cinco capítulos, desde lo general, la imagen y el simbolismo del corazón, para la sacralización y centrarse en la en la devoción católico cristiana. En el corazón  expuesto el Sagrado Corazón de Jesús, su posterior traslación en la Nueva España donde articula el  corazón de los sacrificios humanos, la emocionalidad con  la expresión del martirismo y culmina con la expresión del bajío especialmente en Atotonilco”.

La obra es un estudio minucioso del símbolo del corazón el cual tiene representación para el humano en diferentes dimensiones, comentó Miguel Ángel Díaz Canseco que presentó por tercera ocasión el libro, “El corazón mismo se bifurca  como en arterias por varias partes del cuerpo histórico, va hacia esa memoria azteca que nos precede como mexicanos, va hacia la historia de la mística de occidente, va hacia la mitología; parte incluso de Cupido me gusta esta parte donde hablas de Cupido como hijo del caos y de la noche, el complejo de Edipo y todos los psicoanalistas que saben de los que están hablando.

Seminaristas acudieron a la presentación

Uno no domina esa pasión que a veces te puede llegar por esa persona y ese lugar, a la fecha no lo han hecho, a través del enigma que tiene sus raíces en la mitología griega se va haciendo una iconografía moralizante en donde hablan de los emblemas que se conjuntan imagen y verbo para que la gente logre entender de manera inmediata. El  Artista visual tenían la tarea de darle una apariencia, es la puerta a través de la cual entrarás a esa realidad, no confundir la imagen con la divinidad, uno entra a la divinidad a través de la imagen, en este caso hablamos de una de las imágenes que hay más importantes que tiene la fe católica”, comentó Díaz Canseco.

En la presentación estuvieron alumnos del Seminario Menor y Mayor de nuestra Diócesis, público en general, el padre Josué García Agustince, académico del Seminario y el presbítero David García Rosales, rector, estuvieron presentes y agradecieron el trabajo realizado por Ana Isabel Pérez Gavilán, pues es una oportunidad de entender porque la institución está consagrada al Sagrado Corazón desde un análisis desde la historia del arte.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE