Proclamen la dignidad común

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

07 de agosto de 2018

Saltillo, Coahuila

Que el vivir este Novenario los haga sujetos de la historia y se refleje en una transformación de las estructuras

Con aplausos, lágrimas y cantos el Pueblo de Dios fue testigo del descenso de la imagen del Santo Cristo. Foto: Brenda Delabra

La imagen del Santo Cristo reposa ya en la Capilla donde será venerado por la feligresía hasta las 18:00 horas que inicie la ceremonia de ascenso al camerino donde permanecerá hasta el 27 de julio de 2019, día en que el Pueblo de Dios vuelva ser testigo del inicio de un novenario más al Santo Patrono de Saltillo.

Después de vivir el Novenario “Ustedes son mis amigos, Jesús y los jóvenes”, el cual fue predicado por el padre Andrés Carrasco Arjón M.Sp.S que con sus reflexiones hizo de esta fiesta de unión, de fervor, de amor y de fe de un pueblo donde niños, niñas, señoritas, jóvenes, adultos y adultos mayores comprendieran la figura e importancia de la juventud en la Iglesia.

Esta mañana Monseñor Raúl Vera presidió la acción de gracias para bienhechores del Santo Cristo quienes han contribuido a preservar la imagen, también pidió por todas y todos quienes colaboraron en cada misa, acólitos, lectores, en la sacristía, Ministros Extraordinarios de la Comunión, las personas de limpieza, los sacerdotes que diariamente oficiaron las misas y estuvieron en el confesionario desde las 5:00 hasta las 20:00 horas.

Durante su mensaje el Obispo Dominico destacó que el vivir el Novenario es vivir el misterio de la persona del hijo de Dios, su muerte en la cruz y resurrección que nos lleva a tener presente que nos vuelve a hacer una habitación, un templo de Dios y esto debe llevar a quienes vivieron esta experiencia en que el mundo hecho por Dios, debe ser un mundo en el que todos tengan la misma dignidad, todos sean responsables de él, y comparó al pueblo de Israel que llegó a ser importante con México al caer en la seducción del pecado.

“Yo pensaba hermanas y hermanos en México cuando escuchaba al profeta Jeremías. Nosotros en este momento teníamos el petróleo, el gas shale muy preciado que lo quieren sacar de Coahuila, tenemos bosques, agua, tenemos muchas cosas. Hermanas y hermanos pero qué estamos haciendo con ellas, se las estamos vendiendo a nuestros amantes. De eso habla el Señor, qué hace un amante, conquistarte con lisonjas a quien quiere conquistarse.

Nosotros estamos siendo conquistados por los grandes capitales del mundo, por los señores del dinero, del mundo y nos ofrecen prestamos, los grandes bancos y nuestros gobernantes han escuchado el canto de las sirenas en esos amantes que vienen y sacaron el petróleo, ya hicieron que privatizaran el petróleo, esos amantes ya hicieron que descuartizaran las leyes de protección del medio ambiente y ahí vienen a hacer sus tajos de minas a cielo abierto en donde están sacando el oro y la plata lo que ahora con métodos nuevos a través de los satélites han encontrado, ya tienen concesionados estos legisladores ya casi les concesionaron casi la tercera parte para que saquen los metales”.

Además de abordar el tema del agua que también ha sido concesionada para uso de refresqueras, cerveceras, plantas hidroeléctricas, lo cual es un despojo de la riqueza de la casa común.

La imagen está en la Capilla para ser venerada hasta las 18:00 horas. Foto: Brenda Delabra

“Tenemos que pensar que el mundo hecho por Dios ,es un mundo en el que todos nosotros somos parte de él y todos tenemos la misma dignidad y todos nos tenemos que hacer responsables de él…Cuando México está siendo desmontado, ya no le llamaremos la atención a nuestros amantes ,porque ya no tendremos nada para ser seducidos, pero aquí está la noticia que da Jeremías ‘yo haré surgir un príncipe en medio de ustedes, ese príncipe los hará volver a mi’. Ese príncipe es Jesús”.

Así con la mente puesta en mejorar y el corazón lleno de Dios, empleemos las riquezas de la sabiduría para buscar el verdadero sentido de la gobernanza auténtica, de las instituciones políticas, de las instituciones económicas y de un pueblo que pueda organizarse para defenderse de las injusticias que acaban con la vida.

Al finalizar la Santa Misa, el Pueblo de Dios fue testigo del descenso de la imagen del Santo Cristo y el traslado a la Capilla entre cantos, aplausos, el replicar de las campanas y el agradecimiento de las y los saltillenses que vivieron con fe esta fiesta.



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE