Practiquemos los mandamientos

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

En la vida diaria vivir los mandamientos de Dios y de la iglesia nos hafán crecer en lo individual y con el prójimo

Como hijos de Dios la obediencia es una cualidad que a diario hay que practicar

En el sexto domingo de Pascua la comunidad de la capilla El Buen Pastor ubicada en la colonia Santa Elena al Sur de Saltillo, vivió el sentido de la entrega de Jesús quien se sacrificó en la cruz como un acto de amor al mundo entero, lo que en la actualidad debemos tomar como ejemplo en la vida diaria.

Minutos antes de iniciar la celebración el presbítero Jorge Campos saludó a las familias que participan en comunidad, el coro integrado por niñas y niños, jóvenes que con el acorde de sus guitarras visten domingo a domingo el día del Señor, entonaron un canto para iniciar la Santa Misa.

En la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles 8,5-8. 14-17, que habla de la conversión y recibir al Espíritu Santo, lo que representa un cambio de vida en los pobladores de Samaría, invita a experimentar una transformación en la vida diaria, sumando lo que Juan 14,15-21 narra en el Evangelio, en el que Jesús nos dice si me amas cumplirán mis mandamientos.

“Si me aman cumplirán mis mandamientos dice el señor, es en el amor de Dios, es con el amor de Dios que estamos llamados a dar testimonio quiere decir que si yo fallo en cumplir los mandamientos de la iglesia y los mandamientos de Dios, no estoy dando testimonio. El amor de Dios es el que nos lleva a vivir la comunión entre nosotros, nadie da lo que no tiene, si yo no estoy afianzado en mi vida en el amor y en ese verdadero amor la fuente del amor inagotable que es Jesús, fácilmente fallamos, hay esposos  que me dicen ya nos vamos a divorciar porque se nos acabó el amor, hablamos de un amor humano y pasajero, porque amabas a tu esposa cuando estaba 90-60-90 decía mi abuelo amen a su mujer, amen de corazón con el interior, amen con el alma”.

Amar con totalidad es entregarse y en ocasiones dar el sacrificio en el caso de las madres de familia, que a diario cumplen como mamás, esposas, trabajadoras, sin esperar algo a cambio dejando de lado sus gustos y aficiones personales, hasta tiempo para convivir con sus amigas, mientras los esposos argumentan que el fin de semana se merecen un descanso, salir con sus amigos, pero olvidan que también tienen un compromiso con su esposa e hijos, por ello el presbítero los invitó a la reflexión.

La Evangelización no se frena, a pesar de las condiciones el catecismo, Eucaristía y trabajo de los grupos se vive con fervor

“Los señores dicen que también tienen derecho y divertirse con los amigos cuesta, estás quitándole a tus hijos y a tu mujer, a los servicios que tienes que pagar, primero debes cumplir con las obligaciones y deberes que libremente y por amor optaste. Tenemos que pedir al Señor, Señor renuévanos en tu amor, llénanos de tu amor para que allá afuera en la vida diaria sepamos vivir en el amor de Dios, un amor que es tolerante, un amor que es paciente, un amor que es prudente, un amor que es generoso, un amor que es sacrificio, porque sé que lo hacen muchos papás si no todos la mayoría lo hacen, darle a los hijos lo que pueden con amor y con un sacrificio, pero también hay que enseñarlos a ellos a sacrificarse de darles todo, hay que fomentar el amor en la familia y dejar a un lado el egoísmo que nos impide vivir como hijas e hijos de Dios”, puntualizó el padre Jorge Campos.

El calor no impide que los fieles cada domingo vivan la Celebración Eucarística, con el sol a plomo sobre el techo de lámina y las paredes de tabla que dan vida a la capilla de El Buen Pastor, incentivan a la comunidad a trabajar más fuerte para lograr edificar el templo, con la meta de llamar a más bautizados a ser parte de la transformación de la comunidad en la evangelización y modo de vida.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE