Porque tuve hambre y me diste de comer

 Brenda Delabra/ brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx                                                                                                              Adalberto Peña/ adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Comedores comunitarios reflejan las necesidades de nuestros hermanos más vulnerables

141016comedores71

Diariamente se atienden a cientos de personas en comedores comunitarios

 El próximo 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, día establecido por la Organización de las Naciones Unidas; en nuestro país de acuerdo al artículo 4.3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se enuncia: Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizará.  (Adicionado mediante Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 13 de octubre de 2011), sin embargo, en el estado persiste la pobreza, personas que al día toman un alimento, gracias a la labor de asociaciones civiles o bien comedores comunitarios que laicos han impulsado.

Cercano el día en que se conmemora el día de Mundial de la Alimentación debemos reflexionar ¿cuántas personas a nuestro alrededor toman tres comidas? ¿Quiénes no tienen trabajo para disfrutar de este derecho? ¿Cómo ayudamos a la población vulnerable? Sin duda son preguntas duras de responder. Para abrir el panorama de lo que sucede en las ciudades de Saltillo, Ramos Arizpe y Monclova, se realizó un recorrido por comedores comunitarios, donde se atiende a  cientos de personas con un platillo al día.

En Saltillo el comedor ubicado en la rectoría de San Judas Tadeo, cumplió 18 años de servicio a la comunidad, el proyecto inició con el presbítero Manuel Pachicano quien continúa apoyando la labor de los tres matrimonios, dos de ellos desde su fundación. Ofelia Rodríguez de Valdés  aún recuerda los comienzos del comedor, el cual ofrecía solamente los sábados el servicio de comida, luego se incrementó a tres días y al ver la necesidad de la población decidieron operar de lunes a viernes.

“Empezamos tres matrimonios, se formó una asociación que se llama Sembrando Amor y ahí empezamos a juntar gente que nos ayudara, nosotros empezamos a poner lo que se necesitaba y cocinaba cada matrimonio, pero nos vimos en la necesidad de no cambiar tanto el estilo de cocinar para la gente, optamos por tener dos cocineras para todos los días”, comentó la fundadora.

Leticia Martínez Morales también fundadora de este merendero, recuerda que sólo existía el salón adjunto al templo el cual contaba ya con una pequeña cocina,  el cual les fue prestado para brindar el alimento a los necesitados, pero los matrimonios se encargaron de equipar con mesas, sillas, ollas y por supuesto los alimentos para distribuir día a día. “Después empezamos a pedir donativos, al principio lo cubríamos, eran 20 o 30 gentes las que venían… después vimos que las necesidades eran más, la gente se empezó a dar cuenta del beneficio que tenían las personas y e nos brindaron ayuda”.

El caminar no ha sido fácil pues el lema de estas servidoras de alimentos es dar de comer a todo el que llegue, sin importar su estado, “Es una experiencia muy gratificante porque vemos cuanta necesidad hay, mucha gente nos critica porque le damos a drogadictos, borrachos, pero todos tienen hambre, Dios nunca dijo a un borracho no le des de comer, a un drogadicto no le des de comer, claro, se ponen reglas para que no haya desorden, es muy gratificante ayudar a toda la gente, a veces dicen el viernes ‘come mas porque mañana no va a haber o el domingo’”, comentó Ofelia Rodríguez, integrante del patronato. Cada sacerdote que ha estado a cargo del templo apoya con el pago de luz, agua y gas, para que siga el servicio del comedor.

Diariamente atienden entre 80 y 100 personas, la mayoría son adultos mayores, se les sirve platillo completo con arroz o pasta, un guiso con carneo o pollo y frijoles, el menú se planea un día anterior, pues depende de lo que hay en la despensa, la obra de caridad no se limita a un platillo por persona, pues se les sirve cuantas veces lo pidan a excepción del guiso con carne o pollo, ya que el recurso es muy limitado.

Por día se cocinan tres kilos de arroz, tres de frijol, más el guiso que acompañan con verdura, tortillas o pan, aproximadamente el gasto asciende a 2 mil pesos por comida, el cual se refleja en los donativos en especie que reciben de la sociedad en general, como arroz, pasta, aceite, frijol, verdura, como los donativos no son suficientes las integrantes del patronato buscan apoyos económicos, pero son mínimo lo que logran recaudar por la falta de confianza de las personas.

141016comedores54

Beneficiarios agradecen la atención de los voluntarios

“Hay una persona que nos da un donativo más o menos, muchas personas vienen y dejan para dar de comer, se dan cuenta de que hay un comedor, que estamos ayudando y vienen y nos dejan, la divina providencia no nos deja, cómo le vamos a hacer mañana que ya no hay, llega un donativo, una ayuda o salimos, mucha gente no confía en que el dinero se va a meter en esto”, destacó Ofelia Rodríguez, que además de ser miembro del patronato, sirve y atiende a los comensales.

De los beneficiarios el 80 por ciento son hombres, adultos mayores, viudos, algunos tienen familia pero no son atendidos por los hijos, migrantes, hombres con problemas de drogadicción y alcoholismo, pero a ninguno se le cierra la puerta, pues todos son bienvenidos, porque un vaso de agua y un plato de comida no se le niega a nadie, menos una sonrisa, atención  y acompañamiento que sus invitados han encontrado a la hora de la comida.

Don Rosendo Solís apodado “El Campeón” tiene cuatro años asistiendo al comedor de San Judas Tadeo, cumplió 30 años separado de su esposa, no tiene una buena relación con sus hijos pero ha encontrado una gran familia, esa que hace olvidar los problemas, los sentimientos de soledad. “Es como si fuera una familia, es una hermandad, lo hacen por ayudar, ellas siempre nos reciben con buen carácter, una sonrisa, amabilidad, come uno con todos los amigos, hay mucho respeto, es algo muy bonito”, comentó “El Campeón”, quien en agradecimiento ayuda a limpiar las mesas, barrer y trapear a las hermanas como llama a las integrantes del patronato y las dos cocineras Juana María Uresti y Rosa Rodríguez que  inician la jornada a las 9:00 para que la comida este lista y abrir a las 13:00 horas.

Por su parte Roberto Rodríguez “Beto” desde 1012 llega pedaleando desde la colonia Valle de las Flores, la distancia, el sol, frío o lluvia no lo detienen pues acude puntual a la cita para compartir el pan y la sal con sus amigos, “Yo soy viudo hace nueve años, por eso vengo aquí, uno platica, convive y ellas nos atienden muy bien”. La hermandad que han logrado se vive también en diciembre, el patronato les organiza la posada, pide cobijas a diferentes instancias, el año pasado recibieron un donativo de dulces y tamales, lo que dio más calor a la convivencia.

Todos estamos invitados a colaborar con esta noble labor, en la que no se ve despectivamente a quien solicita un platillo de comida, con donativos directamente en la oficina del templo o en la cocina, pastas, frijol, arroz, especias, aceite, café, chocolate, leche, atoles, ya que en tiempo de invierno les ofrecen bebidas calientes.

Amparados por el Señor de la Misericordia

141016comedores87

Voluntarios del comedor “Refugio de los necesitados”

En la calle de Múzquiz en el Centro de Saltillo, se encuentra el comedor y albergue Refugio de los Necesitados, el cual lleva 16 años aproximadamente brindando alimento a personas de escasos recursos, al frente está la señora Irma Aguiñaga quien desde que se fundó la asociación civil no ha dejado solos a quienes acuden en busca de alimento. Actualmente la cifra oscila los 120 a 200 personas, mujeres y hombres, en su mayoría adultos mayores y migrantes. Además de las mujeres de otros municipios que vienen a Saltillo a recibir tratamientos para erradicar el cáncer, así como los padres o familiares de niños que reciben atención en el CRIT Coahuila, pues la mencionada institución sólo hospeda a la madre del pequeño.

“Hemos visto tanto la misericordia de Dios como jamás la he visto en mi vida, una ocasión un periódico local iba a hacer un homenaje a alguno de sus directivos, hablaron que había un evento para esta persona pero le dio un infarto y falleció y la comida se quedó, ese día había cerca de 200 personas que venían a comer y me dicen en la cocina ‘no vamos a completar´’, en ese momento hablaron y nos dijeron tráiganse ollas y vénganse rápido, la tesorera se fue con todos los muchachos, se trajeron todo el banquete fue una bendición para ellos, comieron muy rico”.

Anteriormente contaban con apoyo de la administración municipal, en el periodo de Jericó Abramo Masso les fue retirado el apoyo económico con el que se pagaban los servicios, también se cobraba una cuota de cinco pesos a adultos mayores, 10 a jóvenes, posteriormente se incrementó a 10 pesos adulto mayor y 20 pesos jóvenes, por cuestiones económicas los comensales no aportaron el donativo, así que este quedó anulado. Para mantener la atención de lunes a viernes se recurre a donativos en especie como lo son las seis cajas de fruta y verdura que da el Banco de Alimentos de Saltillo, las despensas de Fundación Simi y Cáritas Fátima, donativos en efectivo son pocos, pero todos son bienvenidos.

“Un día no había pan ni tortillas, llegó una muchacha era una sexo servidora y me dijo: ‘Yo hace tiempo estoy escuchando que el comedor se va a cerrar por falta de recursos, yo no quiero que el comedor se cierre, yo no tengo mucho dinero pero traigo esto’ 200 pesos, yo los aprecié como no tienen idea porque esos 200 pesos cómo se los ganó esta niña, de qué manera para que ellos coman. Vino una chica que trabajaba de obrera, dejó 300 pesos, imagínese son tres días de trabajo, de una u otra manera Dios va mandando bendiciones… ¿Quién sabe, por qué la sociedad es muy difícil?, tiene corazón muy duro, no se enternecen, no se conmueven, aquí hay gente que ha venido de más a menos, hay gente que fue profesionista, empresaria, un día estaba dando de comer y les hice enchiladas con papas y les di a todos, que se levanta un señor ‘oiga por qué a mí no me dio papas, por qué me discrimina’, y le dije ahorita le pongo las papas y llegó un señor y me pregunta’ ¿usted sabe quién es él?, el fue procurador de justicia’, y le digo ya ve aquí no somos más que hermanos”.

Cobijados por el santo Nicolás Saggio de Longobardi

Justo a unos pasos del cruce de las calles Guerrero y Bolívar en el centro de Saltillo se encuentra La Cocinita de la Caridad San Francisco de Paula, ubicada a un costado del convento de los hermanos Mínimos, la cual nació con la intensión de proveer a los enfermos del sector, pero viendo la necesidad de alimento de personas en condiciones vulnerables, la cocinita extendió el servicio para todo el necesitado.

Promovido por el fraile Omar Solís, laicos que pertenecen a la Rectoría del Sagrado Corazón, y otros templos se sumaron a la tarea, para brindar la atención a quienes diariamente acuden en busca de alimento. Por día hay dos voluntarias que cocinan, como Francisca Hernández  y Alicia Contreras que desde las 9:00 llegan a preparar la comida del día, Rosa González dedica dos días al servicio desde hace tres años, ayuda a cocinar pero su principal función es servir y llevar el registro de quienes acuden al comedor.

141016comedores66

Cáritas contribuye con el abastecimiento de la “Cocinita de la caridad”

El padre Omar el encargado de los Mínimos, vio que hay mucha gente que tiene necesidades sobre todo en este barrio, madres solteras, muchachos sin trabajo, con problemas de drogadicción, alcohol. Aunque en un principio se pensó que fuera para enfermos de la capilla, nos dimos cuenta en las condiciones que viven enfermos, sus familias y eso motivó al padre que se les llevará la comida a lagunas personas, hay vecinos que vienen comen y  les llevan a los enfermos”, comentó Rosa González quien pertenece al ministerio de enfermos, además de llevar la Eucaristía, colabora sirviendo a todo el que llega a tomar su comida.

La operación de este comedor se da gracias a donativos en especie, en particular de alimentos no perecederos, Cáritas contribuye con el abastecimiento, además la coordinadora la señora Conchita se encarga de buscar donativos para solventar necesidades de la cocina, hay días afortunados en los que particulares llegan y dejan arpilleras con verdura, o bien se hacen bienhechores como el caso de quien dona las tortillas a diario para alimentar un promedio de 90 personas a diario, de las cuales entre 70 a 75 son parte de un censo en el que se tomaron datos sobre situación económica y de salud, visitando sus domicilios, en esta cifra no se refleja la cantidad de niños beneficiados pues sólo es registrada la mamá, quien recibe el beneficio por ser madre soltera o sin apoyo de su pareja.

Además se les lleva alimento a adultos mayores o enfermos que no tienen apoyo de sus familias, lo cual convierte la una obra de caridad en algo muy valioso para quienes la llevan a cabo, ‘Si tienes tiempo y voluntad te das un rato, para todo te da más tiempo el señor’, comentó Francisca Hernández mientras desmenuzaba el pollo, al igual su compañera Alicia Contreras quien se prepara desde un día antes dejando todo limpio y en orden en su hogar para dedicar la mañana a su apostolado, sin embargo el compromiso de las más de 20 personas inscritas para cocinar, servir y pasar lista no es parejo, pues siempre hay alguien que debe quedarse más tiempo porque no llegan los relevos.

La dinámica es sencilla, quien tiene hambre llega hace fila, se registra en la lista, toma su plato y vaso de agua fresca, disfruta de los alimentos, retira el plato y vaso, agradece y se va a casa, pues la instalación es para 14 personas aproximadamente, lo cual hace más impersonal el trato entre quienes ahí acuden. “Les hablamos con todo el amor, la paciencia, tranquilidad, porque hay algunos que vienen drogados o tomados y les damos consejos y si hay jóvenes que ya no han venido porque ya tienen un trabajo, es difícil porque un día se pelearon unos muchachos, afortunadamente estaba aquí un voluntario y fue quien los calmó”, comentó Rosa González quien invitó a los ciudadanos a tomar conciencia de que hay personas que no tienen lo necesario para vivir.

Ramos Arizpe solidario

comdedor08

Inauguración del comedor “Divina Providencia” en Ramos Arizpe

La Parroquia San Nicolás de Tolentino se suma a la labor de brindar alimento sin costo a personas en estado de vulnerabilidad, económica, física, familiares de personas internadas en el Hospital Ixtlero y migrantes, el párroco Roberto Velázquez bendijo el pasado 10 de octubre y cortó el listón inaugural del comedor en compañía de los Ministros de la Comunión, quienes tomaron la iniciativa de prestar dicho servicio.

“Con motivo del año de la Misericordia se le ha dado nombre de la Divina Providencia, hemos tenido una buena respuesta, la gente nos ha apoyado con víveres, agua y es para todas las personas con vulnerabilidad de hambre, gente marginada, con bajos recursos económicos, sabemos que no se les va cobrar un peso en absoluto, los encargados de atender este comedor son los Ministros Extraordinarios de la Comunión… Han tenido la alegría de servir a la luz del Evangelio, estamos haciendo de lo ordinario algo extraordinario, no nos molesta, al contrario nos agrada dar algo de lo mucho que Dios nos da”, comentó el sacerdote.

El comedor entró en funciones el 10 de octubre y está abierto los siete días de la semana de 12:00 a 16:00 horas, los 265 días del año, pues un grupo de 24 personas lo atenderá rotándose para cocinar, hacer el aseo, recibir donativos en especie de alimentos no perecederos, además de artículos para la cocina, loza, vasos, cubiertos, pues dentro del objetivo es cuidar el planeta, “Como el Papa Francisco nos ha pedido que cuidemos y amemos la tierra, nosotros vamos a servir en loza la comida, no utilizaremos desechables, porque si no le daríamos un golpe al medio ambiente y no estaríamos cumpliendo con lo que el Papa nos pide”, destacó el párroco.

Jesús Ignacio Flores, coordinador de Ministros, agradeció los donativos recibidos por la feligresía y particulares como una parrilla, utensilios de cocina, despensa, pero los voluntarios esperan que se sumen más personas a esta labor, “En caso de que quieran hacer un donativo que sea en las oficinas de la parroquia, ahí les van a pedir los datos para saber si va a estar haciendo aportación constante o entrega esporádica para tener un censo de bienhechores y poder mover los víveres, porque como dijo Jesús ‘No he venido a ser servido, sino a servir” invito a la comunidad que se adhiera a este proyecto”.

Alimento para llevar a casa

En Ramos Arizpe sobre la calle Virgen de Guadalupe, se encuentra el Centro Comunitario Cañadas del Mirador, donde se sirven comidas para llevar a casa, el objetivo de la asociación Cáritas es brindar alimento a las familias de escasos recursos que viven en el sector, en coordinación con la Comunidad Verbum Spei. Claudia Sánchez Castañeda y Sergio Martínez Guardiola, son un ejemplo de constancia y superación, ellos cuentan su historia que comenzó hace siete años.

comedores14

Esperan recibir a migrantes, personas de escasos recursos y familiares de internos en Hospital Ixtlero.

“Nosotros empezamos como beneficiarios, al principio empezamos a venir, vivíamos muy cerca, conocimos el centro comunitario y veníamos a llevar comida, luego nos integramos a un grupo de becados, el centro abarca actividades religiosas, rosarios, horas santas, actividades para los niños, hasta que llegamos a colaborar y preparar alimentos y después nos quedamos como encargados porque tenemos becados a la niña en secundaria, al uno en preparatoria y otro más que ya terminó la prepa”, comentó Claudia Sánchez.

La actividad inicia a las 8:30 cuando se prepara la cocina, a las 9:00 llegan las cocineras, quienes reciben un menú semanal programado por un nutriólogo, para dar una alimentación sana y equilibrada los 30 familias que reciben los platillos a un costo de dos pesos por persona, sea adulto o menor, los adultos mayores reciben el beneficio gratuitamente, la comida se sirve en tres tiempos, las familias inscritas en el padrón llevan tres recipientes para recibir cada guarnición y llevar a casa. En promedio se atiende a diario 80 personas.

Para brindar un servicio de calidad hay 10 personas para cocinar, turnándose dos por día, algunas de ellas realizan el trabajo como parte de una retribución a la asociación, “Las cocineras la mayoría son voluntarias en agradecimiento o recompensa, por el programa de becas, se está ayudando a los muchachos de secundaria, carrera en escuelas particulares, las mamás de los becados es una forma de recompensar lo que les dan a ellas. Hay tres personas que son voluntarias, nunca faltan, siempre están aquí”, comentó la administradora del comedor desde hace tres años.

En la Siderúrgica se apoya a los más necesitados

Con más de 15 años de ofrecer almuerzo, comida y cena a quien llegue al comedor, la Casa del Peregrino en Monclova se ha mantenido de pie con el trabajo del patronato integrado por tres mujeres que han dedicado tiempo, entrega y una rotación entre las fundadoras del mismo, pues no es fácil encontrar personas que deseen tomar la administración, platicó en entrevista Rosy Ibarra Valdez, actual presidenta del patronato.

141016comedores6

En la parte baja se encuentran oficinas, comedor, lavandería, en la segunda planta los dormitorios donde familiares de personas hospitalizadas pueden descansar y asearse

La Casa del Peregrino atiende diariamente en promedio 100 personas, la aportación alimentaria por parte de la asociación es en la comida, donde donativos de particulares en especie, la despensa que trimestralmente les da Fundación Simi, son la base para otorgar el servicio, para mantener el servicio de comedor se optó por pedir una aportación voluntaria a quien recibe el beneficio, siempre y cuando puedan pagarlo, aunque el respaldo de grupos parroquiales en almuerzos y cenas aligera el gasto, la mayor preocupación por cubrir los egresos que ascienden a un aproximado de 25 mil pesos mensuales, en el pago de sueldos a cocineras, vigilante,  mantenimiento del inmueble y pago de servicios. Algunas parroquias hacen una aportación en efectivo de 300, 400, 500 o mil pesos, los ingresos son de 7 mil pesos en promedio, así que realizan actividades para recaudar fondos, como el Bingo que será el próximo 20 de octubre a beneficio de la Casa del Peregrino.

“Tenemos que realizar actividades, pero no tenemos mucha opción porque nos han puesto muchas trabas para los recibos deducibles, entonces si hemos batallado, porque hay que pagar sueldos, luz que nos sale un poco alto”, destacó la presidenta del patronato. El inmueble cuenta con 24 habitaciones para albergar a familiares de pacientes internados en la clínica No. 7 del IMSS, servicio que se otorga bajo las reglas de presentar identificación oficial con fotografía, pase de visita médica y ser canalizados por las trabajadoras sociales del nosocomio, aparte de ofrecer ayuda espiritual a las familias de los enfermos.

“Precisamente tenemos un cambio de asesor, el padre César, nuestro nuevo asesor y lo vimos muy dispuesto en apoyarnos y eso es lo que necesitamos el sacerdote va, expone las necesidades, la comunicación es importante porque expone en las juntas de vicaria nuestras necesidades, las hace llegar a través de los sacerdotes”, con esto las tres integrantes del patronato la tesorera Lupita Orozco, Carmen Villarreal, secretaria y Rosy Ibarra, presidenta esperan tener nuevos bríos para seguir en la búsqueda de personas que deseen vivir la experiencia de ayudar a los más necesitados.

En este breve recorrido por diferentes puntos de territorio diocesano, se detectó la necesidad de alimentación que persiste en la comunidad, crear conciencia no es suficiente pues las acciones dicen más que las intensiones que quedan en palabras, ¿Cuándo dedicarás tiempo al necesitado?, hoy es el día porque el mañana no existe, valorar la dignidad de la persona no consiste en relegarlo por su condición física o social, sino en darle un espacio dentro de nuestra vida diaria, contribuyendo a que tengan y ejerzan sus derechos que por humanidad les corresponde, como lo es el derecho a una sana alimentación.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE