¿Por qué los buscamos? Porque los amamos

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Rompiendo ideologías, pastores llaman a unir esfuerzos en la lucha social

Una cruz en el piso rodeada de las fotografías de nuestros desaparecidos simboliza que Cristo es el centro de ésta lucha.

Para conmemorar el día de los derechos humanos, el pasado sábado 10 de diciembre se llevó a cabo una celebración ecuménica en la que participaron miembros de diferentes colectivos comprometidos con la búsqueda de nuestros desaparecidos. En coordinación con el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan Larios, los miembros del FUNDEC convocaron a participar de esta reunión en la que las Iglesias Anglicana, Protestante y Católica se unieron para compartir un mensaje de aliento y esperanza a las familias y amigos de los desaparecidos.

La Casa San José sirvió de escenario para presenciar el acto en el que Eliezer Montoya, pastor protestante, Víctor Vera, pastor de la iglesia anglicana y Fray Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo hablaron sobre la necesidad de unir fuerzas para apoyar esta lucha social que nos involucra a todas y todos, además de reflexionar y replantear el cristianismo que se practica actualmente en diversas denominaciones religiosas.

La celebración comenzó con un signo que permitió identificar los obstáculos que se presentan en el camino de ésta causa; con piedras que representaban la salud, la economía, la impotencia, el dolor, entre otras limitantes, se construyó un muro que simboliza la barrera que impide avanzar en el progreso de la búsqueda de las personas desaparecidas. Luego de cantar algunos salmos y dar lectura a la sagrada escritura, cada pastor predicó un mensaje ante los presentes.

En su participación, el representante de la iglesia protestante invitó a los asistentes a luchar juntos por aquellos más desprotegidos. “Cuando se nos llamó cristianos por primera vez, fue porque hablábamos como Cristo, pensábamos como Cristo. Debemos de ser las manos de Cristo, los ojos de Cristo y los pies de Cristo aquí en la tierra; me atrevo a decir que una iglesia que no sale de las cuatro paredes, no es iglesia”. Con estas palabras, Eliezer Montoya pidió replantear el cristianismo que profesamos y dejar de lado el individualismo para sumarnos a las causas de nuestros hermanos. “El creyente que no está comprometido con los demás, sea de la religión que sea, no puede llamarse creyente. A veces nos volvemos cristianos domingueros que solo vamos a calentar la banca de nuestro templo o de nuestra parroquia; gritar justicia también es gritar el nombre de Cristo, ver por el más necesitado también es hacer evangelio, proteger es también ser iglesia”.

Nuestro obispo, por su parte, agradeció a los oyentes su participación en la búsqueda de nuestros desaparecidos y su incansable lucha, señaló que gracias a sus esfuerzos la sociedad entera se está moviendo. “Su lucha no es solo por ustedes, su lucha es por todo México. Lo que ustedes hacen también es para la luz del mundo. Están abriendo brechas no solo en Coahuila sino en el mundo entero”. Celebró que haya gente unida en favor de una misma causa y los llamó a que esa unión prevalezca. “Es maravilloso que los colectivos se hayan unido para esto. Están venciendo el mal de la desesperanza, dice Jesús que solamente en la unidad de los que creemos en Él encontraremos nuestra potencia en él mismo”.

Miembros de FUNDEC forman un muro con las limitantes que se presentan en la lucha.

Víctor Vera, pastor de la iglesia anglicana fue breve en su menaje al asegurar que hace falta volver a creer de la manera en que Cristo lo hizo para poder hacer grandes cosas y voltear a ver a quienes necesitan de nosotros. “No creas en Cristo, ya no creas en Él; ahora es necesario creer como Cristo creyó. Se cómo Cristo que se entregó por la humanidad, se otro Buda, se otro Mahoma y veremos cómo cambian las cosas en nuestras iglesias”.

Posteriormente, los participantes derribaron el muro y se construyó una cruz en el pisco con las mismas piedras, alrededor colocaron las fotos de nuestros desaparecidos y compartieron de un cirio la luz que ilumina el caminar de estos luchadores para encontrar a sus familiares y amigos. En signo de fraternidad y para terminar la celebración luego de recibir la bendición por parte de los pastores, los asistentes intercambiaron abrazos para demostrar la hermandad y la compañía en este caminar.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE