Por discípulos en todas las naciones

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

30 de agosto de 2018

Saltillo, Coahuila

Apoyar a las vocaciones nativas económicamente hará que el Evangelio llegue a personas que no han tenido un encuentro con Dios

En la charla se catalogó como pecado de omisión no formar misioneras y misioneros. Foto: Brenda Delabra

Como parte de las actividades de las Obras Misionales Pontificio Episcopales, laicas, laicos y hermanas de la vida consagrada, participaron en el desayuno espiritual misionero en beneficio de las Vocaciones Nativas, Obra de San Pedro Apóstol.

En la Casa de Ejercicios Luis Guízar Barragán, se reunieron alrededor de 120 personas que recibieron el mensaje del padre Vicente Eliamar Vega, quien además de exponer el tema “No podemos dejar de hablar lo que hemos visto y oído”, basado en las lecturas del Libro de los hechos de los apóstoles capítulo tres y cuatro, y la Carta a los Filipenses capítulo tres, les invitó a recibir a Jesús en su corazón.

El hombre que pedía limosna afuera del Templo a quien el apóstol Pedro le dijo: “oro y plata no tenemos, pero lo que tenemos te damos, en el nombre de Jesús levántate y camina, aquel hombre que llevaba muchos años y había vivido sin poderse desplazar, se levantó, tanta era la alegría que alababa a Dios, y toda la gente lo conocía, entonces Pedro y Juan aprovecharon para hablar de Jesús”, comentó el padre Vicente Vega.

La reacción de aquel hombre preocupó al sanedrín porque la resurrección de Jesucristo estaba fresca en la memoria del pueblo, así que para callar el testimonio se quiso encarcelar y juzgar a los discípulos. En la actualidad la Iglesia es golpeada por quienes no reconocen a Jesús como el camino, la verdad y la vida que transforma en un orden moral.

“Si la Iglesia pretendiera anunciarse a sí misma tiene muy poco que decir, pronto se le acaban las noticias, pronto se le acaba el argumento. La Iglesia existe para Cristo y con Cristo, y en Cristo se entrega todo el mundo”.

Al vivir un encuentro personal con Jesús, la  vida del cristiano toma otro sentido, se vive sirviendo al prójimo en una realidad en donde factores económicos, políticos, culturales, sociales es necesario tener presencia, a través del trabajo de los misioneros.

La contribución económica para las vocaciones nativas permite llegar a tierras que necesitan evangelización. Foto: Brenda Delabra

“Esta jornada tiene una importancia y delicadeza muy grande, tiene el propósito de ayudar a la formación del clero nativo, en primer lugar, pero también hay novicios y novicias de misión de Ad gentes, que quiere decir los no cristianos. Hermanos estos últimos años ha habido una transformación de los valores universales, una cultura post cristiana, pero recibí los sacramentos y las cosas se fueron dando de una manera para cumplir. No hemos tomado conciencia que el día hoy hay personas que no conocen a Jesucristo, a las que el Evangelio no ha llegado y nosotros pajitos, como si nada”, reflexionó el padre Vicente Vega.

La madre Silvia Pérez Maldonado del Instituto de Colaboradoras del Apostolado Social (ICAS) y Secretaria Nacional de la Unión de Enfermos Misioneros, agradeció la aportación de quienes participaron en la actividad, dio a conocer que el fondo de las diócesis de México fue otorgado a la India para la formación de misioneras y misioneros. La  madre Guadalupe Ibarra Santos de la Obra de San Pedro Apóstol, invitó a las y los presentes a sumarse a esta causa, a compartir ese encuentro personal con Jesús apoyando a las vocaciones nativas.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE