Peregrinos como Jesús, María y José

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

21 de diciembre de 2018

Saltillo, Coahuila

 Así son los migrantes que vienen de Centroamérica en busca de oportunidades de trabajo y un trato digno

Pedir posada a vecinos de la Casa del Migrante es una tradición. Foto: Brenda Delabra

A tres días de celebrar el nacimiento de Jesús, en la Casa del Migrante más de 110 hermanas y hermanos originarios de Centroamérica vivieron la Posada sin Fronteras, en la que la puerta les fue abierta y el corazón de los bienhechores les llenó de amor sincero.

Como ya es tradición, nuestras y nuestros hermanos migrantes viven las tradicionales posadas navideñas. Justo al mediodía salieron acompañados de laicos, familias, miembros de la sociedad civil, el padre Pedro Pantoja que en esta ocasión dirigió la petición de posada por los hogares de doña Francisca, luego visitaron la casa de doña Paula Martínez y posteriormente el domicilio mejor conocido como la casa de los abuelos, al frente María representada por Mariana Canizales miembro de la comunidad de la Santa Cruz, Jonathan Mejía oriundo de El Salvador representó a San José, él llegó el 4 de diciembre a Saltillo.

Al finalizar el recorrido por las calles aledañas, los peregrinos retornaron a la Casa del Migrante para escuchar el pronunciamiento en voz del padre Pedro Pantoja, “En nuestra casa, defensoras y defensores no nos atrevemos a celebrar la Navidad sin tener el rostro atento y el compromiso radical de protección y defensoría al dolor y al sufrimiento del éxodo centroamericano, que atravesando dolorosamente el territorio mexicano, ha llegado hasta los muros de hierro, alambres asesinos y fusiles criminales en la frontera de México y Estaos Unidos”.

Dentro del comunicado se destaca que el éxodo migratorio es consecuencia de la muerte, la violencia, el hambre y la extrema pobreza en los países de Centroamérica.

Fray Raúl Vera López, O.P., participó en la posada y dentro de su mensaje destacó que así  como María y José recibieron el aviso del ángel sobre la intensión de Herodes de matar a Jesús, y tenían que salir de Belén, las y los migrantes han sido perseguidos.

“El rey buscaba al niño para matarlo, desde entonces los migrantes están representados en la misma persona de Jesús que aparece en el Evangelio, porque él lo va declarar después. Dirá fui migrante y me hospedaste, cuando haga el juicio de las naciones estarán presentes los migrantes en ese juicio, yo fui migrante y tú cuidaste de mi por eso entra a poseer el reino que mi padre ha preparado para ustedes los justos.

Una convivencia entre hermanos, sin distinciones. Foto: Brenda Delabra

Es muy curioso cómo se les tiene miedo a los migrantes, Herodes le tenía miedo a ese niño y precisamente con la muerte que le querían dar, él se va de migrante, lo manda de migrante a Egipto junto con sus padres, ya entonces empieza esa historia, se les tiene miedo a los pobres, se les tiene temor a los pequeños”.

Destacó además que los pequeños son el referente en la construcción de la historia, por lo que el pronunciamiento de la Casa del Migrante ante la caravana de migrantes llama a trabajar por un plan global de migración sin violencia, sin sufrimiento, con el respeto integral de los derechos humanos para que sean acogidos y no vistos como personas extrañas.

Los miembros de Casa Loyola cocinaron y sirvieron el platillo para compartir en el comedor con las y los migrantes, bienhechores, miembros de la sociedad civil y voluntarios que tuvieron una día lleno de alegría en el que la sonrisa de cada uno fue el mejor gesto de agradecimiento.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE