Pasos firmes, no grandes

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Los distintos EVAPs de nuestra diócesis fijan sus metas para el inicio de la segunda fase en la primera etapa del Plan Pastoral.

Envío simbólico hacia la segunda fase de la primera etapa del Plan Diocesano de Pastoral.

En el día de la solemnidad de Cristo Rey del universo, nuestro obispo presidió la Santa Misa durante el cierre del séptimo Encuentro de Equipos Vicariales de Animación Pastoral en el cual se realizaron trabajos de evaluación y se fijaron nuevas metas prioritarias al comenzar la segunda fase que comprende la primera etapa del Plan Diocesano de Pastoral.

La celebración eucarística se realizó en las instalaciones de la Casa de la Iglesia en dónde se reunieron representantes de todas las vicarías; Allí Fray Raúl Vera López les motivó a ser sujetos de construcción del reino de Dios en nuestra sociedad dentro de los diferentes ambientes en donde se desarrolla la vida.

Al iniciar la celebración, nuestro obispo recordó que el trabajo de la Iglesia es fomentar el amor y respeto entre todos; también señalo que dicho objetivo no se logra con la improvisación sino con un trabajo planeado y bien organizado, recalcó que ese es el objetivo principal de estos encuentros: formar y capacitar para después actuar conforme a lo planeado; además alentó a los laicos a motivar a sus párrocos a trabajar conforme al Plan Pastoral para ejercer el servicio como es debido.

Durante la homilía refirió que no se puede entender el juicio final si no se comprenden las “bienaventuranzas” pues todo radica en lo que hagamos por Cristo que está en el hermano: “Ser cristiano es tener el corazón y la mente convertidos a los bienaventurados. Debemos entender la importancia de nuestra presencia en la historia. Hoy Cristo reina a través de las personas justas y de quienes impulsan la construcción de la tierra”.

Foto grupal de los asistentes al Séptimo Encuentro de EVAPs en Saltillo, Coahuila.

Fue firme al destacar que lo que se busca es la buena formación de cristianos que puedan participar activamente en la reconstrucción del tejido social: “Queremos Cristianos maduros que estén en la sociedad construyéndola como Dios quiere. Que Sean constructores de una política como debe de ser, de estructuras que verdaderamente se encarguen de que las personas vivan con dignidad”.

Al final de la celebración se realizó el envío simbólico hacia la segunda fase de la primera etapa del Plan Pastoral y mencionó que es así como se alcanzan las metas: con pasos no grandes, sino firmes. Por su parte, el presbítero Roberto Carlos Campos, vicario de pastoral, agradeció la presencia de cada participante y aseguró que los logros alcanzados se deben al trabajo que estos realizan.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE