Obispo Raúl Vera llama a convertir la ideología

Brenda Delabra /Reportero/ brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

La riqueza del hombre consiste en su capacidad de amar y no de la acumulación de bienes

Cuarto día Santo Cristo Saltillo En el cuarto día del Novenario del Santo Cristo de la Capilla los fieles reflexionaron sobre el amor en la familia, y la forma en cómo los humanos dejamos de ver por nuestros semejantes con tal de acumular riqueza.

Nuestro Obispo Raúl Vera López, O.P.;  celebró la primer misa del día ante una Catedral abarrotada de fieles, a quienes hizo reflexionar sobre la Segunda Lectura De la carta del apóstol San Pablo a los Colosenses.

“Si no son fieles al Evangelio quién les va a entregar lo propio, qué es lo propio del hombre, es lo que acumula dentro de sí, lo que dice el señor ‘No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios’. La vida no depende de los bienes acumulados y también dice el señor ‘Por qué  te preocupas de qué vas a comer, de qué vas a beber, de qué vas a vestir, deja eso; de eso se preocupan los paganos”.

Invitó a los feligreses a pensar en cómo construir el reino de Dios con justicia, trabajar por la comprensión del proyecto de un mundo para todos, donde la desigualdad no exista.

“De que sirve trabajar para sí mismo, de qué sirve cansarte en el día, y en la noche acostarse preocupado porque mañana tengo que seguir en el mercado adquiriendo con lo que yo trabajo bienes que me permitan tener más lujos y más gustos. No es ese el fin trabajar sin ton ni son. Qué caso  tiene que los carboneros aquí en Coahuila acumulen dinero a costa de la muerte y la inseguridad de los mineros, a costa de la miseria, de que le sirve al hombre que se hace rico”.

“El Papa Francisco con frecuencia habla de que la desigualdad a donde nos lleva es a la desgracia, precisamente porque los muchachos no tienen trabajo, el trabajo que hay es un trabajo mal pagado, por eso se contratan con los narcotraficantes que les ofrecen mucho dinero, mal habido, pero mucho dinero. Esa es la desigualdad que nos lleva a las enfermedades, a la muerte, a que la gente no quiera vivir y se envicie, se quieran enajenar, se llenen de drogas, alcohol, de placeres deshonestos porque en la vida que le ofrece una sociedad injusta no tiene sentido”.

Para lograr una vida honesta y justa, Monseñor Raúl Vera convocó a amar, tener un amor apasionado desde el corazón del hombre por su familia, lo cual se verá reflejado en los hijos en una calidad humana donde el sentido de la vida sea ver por el bienestar de otras familias.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE