Obispo emérito celebra 98 años de vida

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila

1 de febrero de 2019

Inicia festejos de cumpleaños junto al Seminario Diocesano de Saltillo

Monseñor Francisco Villalobos celebrando la Santa Misa en la capilla del Seminario Menor de Saltillo. Fotografía: Adalberto Peña

“Tú, Señor, fuiste mi esperanza desde mi juventud” dice el Salmo 70, mismo que Monseñor Francisco Villalobos Padilla, eligió para compartir con los seminaristas y formadores del Seminario de Saltillo con ocasión de su festejo por sus 98 años de vida, por los cuales agradeció a Dios con la esperanza de que “Cristo sea siempre el punto de referencia en el que nos apoyamos para que nuestra oración y alabanza alcancen la perfección del culto sagrado”.

La tarde de éste jueves, en vísperas del aniversario por su natalicio, Francisco Villalobos, obispo emérito de la Diócesis de Saltillo, fue homenajeado con un festejo preparado por la familia del Seminario Diocesano. Él mismo, agradecido, celebró la Santa Misa en la capilla del Seminario Menor poco después de las 19:00 horas a la que acudieron los seminaristas, padres formadores y las hermanas Oblatas de Santa Marta que colaboran con la institución.

Durante la homilía, en el día en que la Iglesia Universal recuerda a Don Bosco, Monseñor Villalobos compartió con quienes le escuchaban, que la fidelidad es importante para llevar a cabo la misión que Dios encomienda a cada uno: “Que en este aniversario de mi vida, el Señor me conceda, a imagen de San Juan Bosco, todos nosotros entendamos el gran misterio de la presencia de Jesús entre nosotros, que se hace presente en nuestras vidas cuando sabemos ser fieles a nuestra vocación; y saber compartir la misión de toda la Iglesia de iluminar el mundo con la verdad y con la gracia del Espíritu Santo. Dios se hace presente en nuestras vidas con nuestra acción pastoral. Que el Señor nos fortalezca para serle siempre fieles y estar a su servicio”.

Por último agradeció las muestras de cariño y afecto de parte del Seminario Diocesano de Saltillo pero sobre todo, dijo, “Gracias a Cristo Jesús que me hizo capaz, se fio de mi y me confió este ministerio”. Luego de la fotografía del recuerdo, la recién estrenada Rondalla del Seminario de Saltillo, interpretó para él las tradicionales “mañanitas” y otros cantos para amenizar la cena.

 

Ejemplo de pastor, padre y maestro

 

Seminaristas iniciaron los festejos del aniversario 98 de Mons. Francisco Villalobos. Fotografía: Adalberto Peña

Poder compartir parte de su formación con un obispo con tanta experiencia como es Don Francisco Villalobos, representa para los seminaristas un gran aprendizaje y ejemplo de vocación y servicio que les motiva a seguir preparándose para entregarse al servicio a Dios a través del ministerio sacerdotal.

 Teo Santana, estudiante de filosofía, expresa la gratitud y admiración que siente hacia quien se autodenomina “El abuelo en la familia del Seminario”: “

Gracias por su sí al llamado de Dios porque nos demuestra que entregarnos a la Iglesia no vale la pena, sino la vida. Gracias por cada Eucaristía vivida con amor y con pasión porque nos recuerda que la oracion no es una rutina, sino un diálogo profundo con nuestro creador. Gracias por las canas y las marcas de los años en su rostro porque nos invitan a desgastarnos por el prójimo día a día”.

 Su amor por María, da como enseñanza a quienes buscan la vida sacerdotal, la importancia de tener una madre para refugiarse en sus brazos, y su incansable servicio, transmite el amor que siente por el Pueblo de Dios, así lo expresan los seminaristas en las palabras ofrecidas ayer a nuestro obispo emérito.

 “Hay tantos motivos por los que debemos dar gracias a Dios, y uno de ellos es el ejemplo y testimonio de vida que nos ha brindado. Gracias porque a pesar de las limitaciones de la edad, nos ha enseñado a conservar el gusto por la vida. Gracias por enseñarnos a enamorarnos de esta Diócesis a la cual se sigue entregando con esmero y dedicación; por ser un padre que nos muestra el rostro de Dios y hacernos ver la importancia de María en la vida sacerdotal”.

 

 

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE