Nuevo párroco en Santa María Magdalena

Esmeralda Sánchez

esmeraldasanchez@diocesisdesaltillo.org.mx

 Asume el presbítero Maurino Salas

040916MariaMagdalena1

El presbítero Víctor Hugo Ballesteros, se desempeñará de aquí en adelante como Capellán del Hospital Muguerza.

En ceremonia presidida por el Vicario General de la Diócesis de Saltillo, Gerardo Escareño Arciniega,  el presbítero Maurino Salas tomó posesión como párroco de Santa María Magdalena, ante la comunidad diocesana presente, que despidió con cariño al padre Víctor Hugo Ballesteros, quien será desde ahora capellán en el Hospital Muguerza de Saltillo.

El padre Víctor Martell, fue quien dio lectura al nombramiento del nuevo párroco, a quien se exhortó a seguir colaborando con la elaboración del Plan Diocesano de Pastoral desde esta comunidad, ubicada en la colonia Miguel Hidalgo, al oriente de la ciudad.

Así, se le solicitó a fortalecer las estructuras de comunicación como la red de mensajeros y establecer un camino de crecimiento en la participación de todos los cristianos; por ello deberá fortalecer también el consejo parroquial y los equipos diocesanos de animación pastoral; además de promover una pastoral orgánica de manera que la evangelización pueda llegar a todos los bautizados, especialmente a los más pobres y alejados.

El presbítero Gerardo Escareño, destacó la importancia de validar estos cambios ante la comunidad y dentro de la celebración eucarística, y añadió “los sacerdotes cambiamos, las comunidades permanecen; le pedimos a Dios que el padre Maurino tenga los dones de un discípulo y de Santa María Magdalena, que se hizo protagonista de la fe y tuvo un amor sin límite a Jesús”.
“De igual manera pedimos que el padre Víctor Hugo siga su camino de Ministerio Sacerdotal guiado por Él”, añadió al agradecer al padre Ballesteros el trabajo realizado en el apoyo espiritual de su grey en el tiempo que le tocó ser pastor de este rebaño.

040916MariaMagdalena3

El padre Maurino Salas es desde este domingo nuevo párroco de Santa María Magdalena.

Al realizar su profesión de fe y juramento de fidelidad como nuevo párroco, el padre Maurino expresó su deseo de “mantener firmemente cada una de las enseñanzas de la Iglesia y del Magisterio”.

Los fieles entregaron a su nuevo párroco algunos signos de lo que será su nueva responsabilidad: las llaves del templo que simbolizan la apertura hacia las necesidades del pueblo diocesano; las llaves del sagrario símbolo de la presencia de Cristo en la comunidad; los libros de sacramentos (bautismo, confirmación y matrimonio), símbolo de la comunidad que se va integrando; los santos óleos que son símbolo de los sacramentos y los libros de planes pastorales a los que deberá dar continuidad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE