Nos ha nacido el Salvador

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

“La paz brota de la justicia y Dios nos ha hecho justos”

Nuestro obispo da la bendición al finalizar la eucaristía

En vísperas de la Natividad del Señor, el pasado 24 de diciembre se llevó a cabo la celebración eucarística para celebrar el alumbramiento que marcaría el rumbo de la historia de la humanidad. Presidida por Fray Raúl Vera López, la Santa Misa tuvo lugar en el templo de catedral, donde cientos de personas se dieron cita para participar de la ceremonia en la que se nos invitó a renovar nuestros corazones y ser mujeres y hombres nuevos.

El mensaje de noche buena por parte de nuestro obispo a los fieles presentes giró en torno a nuestra responsabilidad para darle un verdadero sentido a nuestras vidas y participar de la construcción de una nueva sociedad  que sea más justa, y que con la fuerza del amor se acabe con la indiferencia y la desigualdad, con la corrupción y la ambición de poder que tanto daño nos han hecho a todas y todos por igual.

“Que la luz de nuestras buenas obras ilumine a los hombres y mujeres de esta sociedad. Qué triste que seamos cristianos de templos, de ritos, cristianos por obligación; Si los cristianos seguimos haciendo un cristianismo fácil, de solo estar en el templo, estamos permitiendo que el mal trabaje allá afuera. Entendamos que el nacimiento de Jesús fue para que nosotros seamos profetas y constructores de la paz y la justicia”. Fueron las palabras de nuestro obispo que durante la homilía citó como ejemplo a los miembros del FUNDEC, a la Casa del Migrante y otros organismos formados en su mayoría por laicos que han decidido apostar a proyectos que buscan la construcción de una nueva sociedad, para pedir a quienes lo escuchaban, entender la vida de manera distinta y dejar de lado la indiferencia que nos impide actuar por el prójimo.

Como parte de los signos presentados en el acto religioso, una familia presentó al pastor de nuestra diócesis un cirio blanco, el quinto de la corona de adviento y el cual es signo de que la luz del mundo está entre nosotros; una familia más caminó por el pasillo central para presentar ante la grey reunida la imagen del niño Jesús que posteriormente fue colocada en el nacimiento. Al final, los presentes se acercaron a besar la imagen del recién nacido como signo de adoración al verbo que hecho carne habitó entre nosotros.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE