No sean cómplices

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

08 de agosto de 2018

Monclova, Coahuila

Dios nos va a juzgar por nuestras obras, qué hicimos para cambiar las estructuras

Santo Domingo vivió una etapa crítica de la Iglesia, él dio prioridad a los pobres. Foto: Brenda Delabra

La familia dominicana en la ciudad de Monclova, se reunió para celebrar la solemnidad de Santo Domingo de Guzmán en el templo de Santa Teresita del Niño Jesús, Fray Raúl Vera López O.P., presidió la celebración en la que llamó a las religiosas y laicos a seguir el ejemplo del fundador de la Orden de Predicadores.

Previo a la Santa Misa el mariachi interpretó varias piezas a Santo Domingo, como parte de los festejos en su honor. Como cada año el Obispo Dominico acompañó a la comunidad de religiosas que tiene su monasterio en la ciudad de Monclova, en la Santa Misa concelebraron los presbíteros Antonio Medel y Nazario Moreno, vicarios de la parroquia Santiago Apóstol.

Después de un recorrido por la historia de la fundación de la Orden de Predicadores y de la vida de Santo Domingo, Fray Raúl Vera López O.P,  fue contundente en la homilía al pedir a los participantes de la Santa Misa que tomen acciones fuera de los templos, citó a Santo Tomás de Aquino y Fray Bartolomé de las Casas quienes tuvieron una amplia visión para vivir el Evangelio.

“De esto se trata hermanas y hermanos que organicemos a la luz del Evangelio, con los criterios del Evangelio para construir en la sociedad. Un gran sabio que surgió de la Orden de Predicadores fue Santo Tomás de Aquino, él escribía  tratados de cómo debían gobernar los reyes, escribía tratados de cómo debería ser el orden político, la justicia y la bondad en la distribución de los bienes”.

Fray Bartolomé de las Casas también actuó a favor del pueblo indígena que sufrió de esclavitud y del saqueo de sus tierras. “ le impuso moralmente al rey unas leyes de justicia para los habitantes de estas tierras, los súbitos que estaban sufriendo las injusticias, aquí esta la profesión”, destacó.

Volviendo la mirada hacia el Pueblo de Dios que padece las consecuencias de las decisiones de quienes gobiernan, el predicador dominico pidió a las y los laicos  ser participativos y llevar la luz del Evangelio.

La hermana Luz Elena renovó sus votos ante nuestro Obispo Raúl Vera. Foto: Brenda Delabra

“No creamos que venimos a escuchar el Evangelio para ser nada más de la Iglesia y para formarnos a la luz del Evangelio. Es para que allá afuera hagamos que las empresas paguen con justicia y con la obligación del estado, aquí están llevándose  esclavos, utilizando nuestras tierras para sacar el gas shale, en Coahuila van a hacer barbaridad y media. Esa es la obligación de los cristianos, oponernos a que destruyan la vida vendiéndole millones de litros de agua que sirve para darle comida al ganado y a la comunidad y que le van a dar la concesión a una familia para que saque el gas, y que se haga rica a través de muchas familias y destruyan la vida de los campesinos porque no van a tener una tierra para cultivar porque el agua con la que van a sacar ese gas lleva químicos y destruye la tierra. Ya no se va a poder cultivar, el agua que se utiliza para los ganados  va a estar contaminada, esto es un gobierno perverso que está diciendo por medio de la gente que está moviendo todo eso que se llama el clúster, están diciendo que es una barbaridad que va a salir carísimo que se cancelen esos contratos para la extracción del gas shale, pero no es carísima la vida de nosotros que vamos a beber agua contaminada. Vale más el dinero pero la ruina de toda esa gente”.

La tarea para las y los cristianos es atreverse a defender la vida, la tierra, el agua que es de los mexicanos, de los coahuilenses con los valores del amor, la justicia y la verdad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE