No más impunidad 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

La sociedad civil exige respeto a los derechos y dignidad de los migrantes

Saltillo, Coahuila 

02 de agosto de 2019

 

La muerte no es el fin de una persona que lucha por una calidad de vida. Foto:Brenda Delabra

El asesinato de un hermano migrante que dejó en la orfandad a su hija de 8 años, es un hecho que no puede pasar por alto. Hoy a las 20:00 horas en la Catedral de Santiago acompañemos a nuestras y nuestros hermanos migrantes que se pondrán a los pies del Santo Cristo. 

Cada año en el marco del novenario al Santo Cristo de la Capilla se celebran misas con invitados especiales, la Casa del Migrante siempre es recibida entre globos de colores, una procesión de hombres y mujeres nacidos en Honduras, Guatemala, El Salvador, llevando las banderas de su patria, esas que han dejado por falta de seguridad, de trabajo, de acceso a la educación, lo único que les acompaña es la valentía, la dignidad esa que al subir a «La Bestia» les es arrebatada poco a poco.

La tarde del viernes un grupo de vecinas, vecinos, sociedad civil se unieron a la convocatoria de la catequista  Mercedes Ramírez, quien convocó a través de whatsapp a sus conocidos, a los padres de familia de las niñas y los niños que toman la catequesis en la rectoría de la Santa Cruz para alzar la voz.

Sin saber el punto exacto donde quedó el cuerpo de nuestro hermano, ellas y ellos partieron de la esquina de Salazar y Mixcoac, vistieron blusa blanca, llevaron flores, veladoras y cantos para el peregrinar de clamor por justicia.

La comunidad de las colonias Landín, San Miguel y todas las que colindan con las vías del tren que pasan por la prolongación Emilio Carranza, conocen el trabajo que voluntarios y bienhechores hacen en la Casa del Migrante, también conocen sobre los maltratos, las  necesidades y el mayor sueño de quienes ahí llegan, por eso la unidad en esa tarde reflejó lo que durante siete días se nos ha manifestado en el Evangelio de este novenario «El mundo nos hace extraños, pero Cristo nos vuelve hermanos».

Está caminata fue para alzar la voz, hacer visible que las y los migrantes son seres humanos que merecen respeto.

La procesión avanzó con el canto del viacrusis llamado «Por mi también lo mataron», cada paso fue más pesado al pasar del pavimento a la graba a orillas de las vías del tren, luego una bajada pronunciada a un costado del arroyo que atraviesa a la colonia San Miguel. Basura, escombro, restos de ropa, zapatos viejos, hierba, mezquites y de pronto un alto, de ahí salió un vecino apodado «el profe», él indicó el lugar, antes las mujeres y niños saltaron como pudieron el correr de las aguas negras, hubo quienes se mojaron los pies, otras mujeres ayudaron a pasar  y justo unos pasos adelante, un manchón de sangre, espinas y basura indicaron que ahí sucedió el crimen.

Difícil es el camino que atraviesan las familias migrantes. Foto:Brenda Delabra

Inició el Santo Rosario, en cada misterio se meditaron textos bíblicos y a la vez se cuestionó el maltrato físico y psicológico a los niños, el no ver por el prójimo, el olvidar que todos tenemos sueños, y justo una noche una niña de 8 años se quedó sola, le arrebataron los sueños, la inocencia y la alegría.

En el lugar en el que quedó el cuerpo de nuestro hermano migrante se colocó una cruz, ofrendas florales y veladoras. A este acto de amor y solidaridad se sumaron integrantes del FUNDEC, la señora Lourdes Herrera, manifestó: Como colectivo reprobamos, condenamos y desconocemos estas acciones de las autoridades políticas y policíacas, de este crimen contra nuestros hermanos migrantes. No se le puede hacer esto a un ser humano, a un migrante, a una persona que es igual a nosotros. Hay mucha impotencia, nos declaramos en contra de estas acciones y nos hermanamos con nuestros hermanos migrantes. No vamos a permitir más violaciones a sus derechos». Antes de volver a sus hogares, los participantes en este acto de unidad, se dieron un abrazo para fortalecer la relación fraterna que nació de un hecho violento que esperan no se repita, porque la muerte de este hermano rendirá el fruto de justicia, paz y libertad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE