¿No estoy yo aquí que soy tu madre?

 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

12 de diciembre de 2019

Monclova, Coahuila

Estoy aquí para aliviar sus penas, para escuchar sus sufrimientos, para moverme a poner remedio a las injusticias

En la adversidad las familias y trabajadores de AHMSA confían en la Guadalupana. Fotografía: Brenda Delabra

En Altos Hornos de México cada 11 de diciembre sus trabajadores peregrinan hasta llegar a la explanada de la Planta uno acompañados de sus familias para agradecer las bendiciones recibidas. Este año la incertidumbre de qué le depara a la acerera creó un ambiente de silencio, de aflicción y aunque intentaron dar alegría a la festividad, la inestabilidad que vive la empresa marcó la especial noche donde resonó en cada nicho el Ave María para Nuestra Señora de Guadalupe a quien le piden su intercesión.

Pasadas las 20:00 horas arribaron los peregrinos a la explanada, fueron recibidos por nuestro Obispo Raúl Vera con la aspersión del agua bendita, para posteriormente celebrar la Santa Misa. Concelebraron, el padre Jorge Salvador Guzmán, vicario de la Vicaría Nuestra Señora de Guadalupe, el párroco de Santiago Apóstol, presbítero Eduardo Neri y los vicarios Claudio Longoria y Candelario Velázquez, los sacerdotes José Soto y Emmanuel Ortiz, que están al frente del Curso Introductorio.

Este año las familias de las y los trabajadores fueron acompañadas por Jorge Ancira Elizondo, Director General Adjunto de Administración y Finanzas de AHMSA. La preocupación se refleja en el rostro de quienes trabajan a diario en los turnos de la empresa, pero el mensaje de Fray Raúl Vera esa noche fue un llamado a no sentarse a esperar, sino actuar en unidad con una representación de las y los trabajadores en las mesas de negociación en la búsqueda de la solución a los problemas que viven en este momento, pues su trabajo y familias están en riesgo.

Explicó que ellas y ellos como trabajadores son importantes para el funcionamiento de la empresa en la que deben buscar que reine la sabiduría, la justicia y la dignidad de las personas, a través de un trabajo digno y seguridad para desempeñar el mismo, además de hacer las cosas con verdad y respeto para hacer funcionar las cosas como Dios quiere y de una forma sana, “pero cuando se meten otro tipo de criterios para construir una empresa, un aparato político, una gobernanza, para construir leyes, cuando se mete el agandalle y los intereses materiales por encima de las personas, cuando se meten cosas que no van en ese momento se pone en riesgo a todos”, afirmó el predicador.

Y pidió a las familias tomar la sabiduría de Santa María de Guadalupe, “Hoy la Virgen María dice: quien me escucha no pecará, quien me escucha siempre tendrá un sentido de la vida… La Virgen María nos quiere hombres y mujeres hechas y hechos, derechas y derechos. Todos tenemos que entender que el mal, aunque parece que se hace en un pedacito así, acaba dañando porque las estructuras sociales dependen de que todos seamos honestos y cuidadosos”, puntualizó Monseñor Raúl Vera López.

Todas y todos son parte importante en el engranaje del reino de Dios. Fotografía: Brenda Delabra

Luego de dar la bendición a la feligresía, el Obispo se dirigió a visitar los nichos en las plantas de trabajo, el primero fue Laminado Caliente, esta noche no hubo mariachi, ni canto a la Morenita del Tepeyac, todo se realizó con austeridad, sin impedir que el fervor brotara con la oración de los hombres que cubrieron el turno, después de escuchar el mensaje: “De manera muy especial esta noche rezamos porque este asunto por el que está pasando la empresa, ustedes y sus familias, además de todas las que están ligadas a AHMSA se arregle para bien y para seguridad de ustedes, su trabajo y sus familias. La Virgen María dijo que iba a ser nuestro refugio, nuestra defensa… Además, es muy poderosa delante de Dios, en sus casas con su familia todos los días encomiéndenle este asunto con mucha humildad, díganle a ella sin tu ayuda nosotros solos no podemos”.

La comitiva se trasladó en camión al área de Servicios Auxiliares, ahí la imagen iluminada por luces de colores fue contemplada por las y los trabajadores a quienes les pidió ser como María que se puso al servicio de la salvación del mundo que no consiste en el plan que Dios tiene para cada una y uno, sino que todas y todos tengamos un desarrollo pleno. “Todos tenemos una tarea para embellecer la vida, para dar vida, para que los jóvenes tengan futuro, para que la familia tenga todo, vivienda digna, tenga un ingreso tal que le permita vivir dignamente y haya paz y armonía entre las familias, que todos nos cuidemos. Aquí tenemos una tarea maravillosa, la salvación empieza aquí con obras”, recalcó nuestro pastor que posteriormente compartió una cena con las y los trabajadores.

Fray Raúl Vera López llevó una palabra de aliento a las y los trabajadores. Fotografía: Brenda Delabra

La tercera área en visitar fue Embarques, pocos, pero atentos estuvieron los obreros al mensaje del padre Vera, como lo llaman, quien les hizo ver que como trabajadores tienen derechos por los que deben luchar de manera unida y libre al no tener un sindicato fuerte. La oración fue dirigida a que la situación se resuelva con ética, justicia y sea para bienestar de ellos y sus familias, ya entrada la 01:00 horas, los trabajadores compartieron un champurrado caliente y galletas para contrarrestar el viento frío de la madrugada.

Finalmente en un recorrido de aproximadamente ocho kilómetros en camión para llegar a la Planta dos en el área de peletizadora, donde inicia el proceso de separación del metal de la tierra, los obreros en turno estrecharon la mano del Obispo que les hizo ver que cada uno de ellos son valiosos dentro del engranaje de la empresa, compartió que no es ajeno a la situación que está pasando Altos Hornos de México y los proveedores, pues de ellos también dependen indirectamente familias, pidió a María de Guadalupe por la intercesión para que los trabajadores sean los primeros beneficiados en la solución de ese problema. Así terminó el recorrido alrededor de las 03:00 horas, y como en épocas de bonanza los empleados de Altos Hornos de México demostraron que su fe permanece.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE