No está solo

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila

17 de julio de 2019

Manifiestan colectivos y grupos de la sociedad civil apoyo a Raúl Vera


El pasado 11 de julio de 2019, justo el día en que se conmemoran 13 años de los hechos de violencia física sexual ocurridos contra mujeres por parte de miembros del Ejercito Mexicano en el municipio de Castaños, Coahuila, Fray Raúl Vera López, O.P., Obispo de la Diócesis de Saltillo quien acompañó aquellas mujeres exigiendo justicia y el cese de la impunidad, sufrió un altercado con militares su llegada al Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo luego de haber celebrado una Misa en la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, con motivo de la peregrinación que anualmente realiza esta diócesis.

 En un comunicado oficial de la Diócesis de Saltillo, se narran los hechos de los cuales Vera López fue objeto: “El primer militar preguntó por el cargo, como si desconociera de rangos al interior de otra institución. “¿Es usted el padre oalgo más que un sacerdote?”. Monseñor Vera dijo: “Soy Obispo”. El segundo militar leyó́ de una libretita el nombre: “RaúlVera López” confirmó si era él. El Obispo siguió́ respondiendo. Preguntaron a dónde se dirigía y el Obispo dijo que iba a Saltillo. Preguntaron también por las placas del auto en que desplazarían, a lo que el Obispo les respondió́ a los militares que quizás el chofer lo sabría, pero éste refirió́ haber cambiado las placas recientemente. Un minuto después, en la misma libreta en que tenían registrado el nombre del Obispo, tomaron nota de la matricula del vehículo. Monseñor Vera entonces preguntó a qué se debían todas esas interrogantes. Los militares respondieron que se trataba “sólo por su seguridad”. El Obispo de Saltillo salió́ del estacionamiento. Con temor y extrañeza, siguió́ su ruta en carretera hacia su domicilio”.

A raíz de lo anterior y de la respuesta del Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del Gobierno Federal y del Comandante de la Cuarta Región Militar con sede en Nuevo León, quienes calificaron lo ocurrido como “un error” y “un exceso de funciones”, diferentes organismos, colectivos y grupos de la sociedad civil, han manifestado su solidaridad con Raúl Vera, sumándose a la exigencia del cese de la represión en el país y la búsqueda de la seguridad para todas y todos.

Las Comunidades Eclesiales de Base de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, manifestaron su indignación ante estos abusos de autoridad e intimidación, atribuyéndolos a una oposición a la línea del trabajo pastoral de Vera López y la Diócesis de Saltillo en la defensa de los derechos humanos: “Condenamos estas actitudes de intimidación realizadas sin ninguna causa aparente y responsabilizamos de cualquier acción indebida en contra de nuestro hermano Raúl Vera López a las autoridades correspondientes: Luis Crecencio Sandoval González, Secretario de la Defensa Nacional, Alfonso Durazo Montaño, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y Andrés Manuel López Obrador, Presidente Constitucional de la República Mexicana”.

Por su parte, los organismos FUUNDEC- FUNDEM, el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios y el Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi, calificaron el altercado como una vigilancia a las acciones que realiza Fray Raúl Vera en el acompañamiento a distintos grupos vulnerables: “Expresamos nuestra indignación por esta práctica que se ha vuelto sistemática en los últimos meses y muestran la incapacidad del Ejercito Mexicano para trabajar frente a civiles que solo transitan por todo el territorio”.

En “El correo ilustrado”, sección dentro del periódico “La Jornada”, apareció una carta resumida, firmada por importantes personalidades del mundo de la política y la cultura. Gilberto López y Rivas, Dolores González, Daniel Giménez Cacho, Carlos Facio, Magdalena Gómez, Ana de Ita, Javier Sicilia, Miguel Concha Malo, Laura Carlsen, Magdiel Sánchez, y 67 firmantes más, además de 36 organizaciones nacionales y 10 internacionales mostraron su “solidaridad incondicional” con el obispo correspondiendo a su labor pastoral con “los más humildes y sufridos del país y el mundo”: “Responsabilizamos a las autoridades de los tres niveles de gobierno, en especial a la Secretaría de Defensa Nacional, de Seguridad y Protección Ciudadana y a la Presidencia de la República de la integridad física y moral de Vera López. Exigimos tomen medidas urgentes para frenar cualquier otro agravio en contra de su vida e integridad”.

La Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal se pronunciaron para condenar el hostigamiento a “nuestro Jtotik Raúl Vera López”: “queda evidente que la actitud y función de los cuerpos de seguridad pública y del Ejército Mexicano, quienes han sido responsables de represiones al pueblo mexicano y crímenes de lesa humanidad, hoy siguen haciendo ese trabajo sucio en los tiempos de la “4ª Transformación”. A Jtotik Raúl Vera, como lo llamamos aquí en Acteal, lo conocemos muy bien por su lucha incansable en la defensa de los derechos humanos de los más pobres y humillados durante siglos por los malos gobiernos. Jtotik Raúl es actualmente presidente del Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas”, quien este Centro lleva el Caso Acteal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Jtotik Raúl se ha comprometido incondicionalmente estar con nosotros en la búsqueda de una Justicia Verdadera y Digna”.

Reconociendo la figura del Obispo Vera como un defensor decidido de los derechos humanos, además de sus responsabilidades eclesiásticas, la Red Mexicana de Afectados por la Minería, mostró su solidaridad a quien les ha acompañado en tantas luchas: “En el contexto de violencia generalizada que aun existe en nuestro país, el comportamiento de estos militares, típico del régimen que se intenta transformar, no es el que los ciudadanos esperamos de las fuerzas armadas. Ante estos hechos que nos preocupan, la REMA, expresa toda su solidaridad a Raúl Vera, gran aliado de las luchas contra el modelo extractivo minero”.

“Don Raúl no está solo” es el título de un documento firmado por la Coalición de Trabajadores de la Educación Pública de Coahuila en el que exigen que se detenga la intimidación y violencia en contra del Obispo de Saltillo: “Porque reconocemos su noble trayectoria, porque admiramos su constancia y valentía… nos dirigimos al Presidente de la República para que instruya de forma enérgica a los elementos del Ejercito Mexicano, de la Guardia Nacional y diferentes corporaciones policiacas… para que se abstengan de realizar cualquier acto de intimidación, coacción y violencia en contra de José Raúl Vera López y todos los activistas y defensores de derechos humanos de nuestro país”.

La Diócesis de Saltillo a través de la Vicaría de Pastoral y las comisiones de Pastoral Social, Pastoral Presbiteral, Pastoral Penitenciaria, así como el Consejo Presbiteral manifestaron su apoyo y solidaridad a Monseñor Vera López, además de mostrar indignación ante los hechos intimidatorios que violan los derechos constitucionales de libre tránsito: “Consideramos que este no es un incidente aislado sino un acto sistemático de intimidación a Don Raúl ya que, a lo largo de su ministerio pastoral, él ha asumido un profetismo solidario con las personas más vulnerables y un compromiso en la promoción y defensa de los derechos humanos… Reiteramos nuestra cercanía y acompañamiento pastoral a nuestro querido obispo, mostrándole nuestra solidaridad y apoyo fraterno”.

Las anteriores muestras de apoyo, solidaridad y manifestaciones de indignación ante lo vivido por José Raúl Vera López el jueves 11 de julio de 2019, dan cuenta no solo del cariño que muchas y muchos sienten por él, sino también de la preocupación que existe entre los miembros de la sociedad civil por el actuar del Nuevo Gobierno ante la situación de violencia y represión que existe en México desde hace años.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE