Mujeres y hombres de entrega

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila

31 de enero de 2019

La vida consagrada de la Diócesis de Saltillo es parte de la riqueza y diversidad de carismas en el caminar del Plan Pastoral

Marcha de la luz 2018. Fotografía: Adalberto Peña (Archivo)

La Iglesia Universal celebra cada 2 de febrero, la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, recordando que en ese momento consagra a Dios Padre toda su existencia. Con base en ese contexto, es ocasión para celebrar el día de la vida consagrada con una jornada mundial de oración por las religiosas y religiosos de congregaciones contemplativas y de vida apostólica.

Nuestra Iglesia Diocesana, celebrará la XXIII Jornada Mundial de la Vida Consagrada con la denominada “Marcha de la Luz”, en la que se reúnen quienes forman parte de los diferentes institutos y congregaciones para caminar en oración con una vela encendida. Este año, el punto de partida tendrá lugar frente a la BENC (Benemérita Escuela Normal de Coahuila), para avanzar con dirección hacia la Casa Central de las Catequistas Guadalupanas.

El festejo continúa con la Santa Misa presidida por Fray Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, para después tener un espacio de encuentro y compartir el pan y la sal entre ellas y ellos, momento que les permite conocerse e intercambiar ideas y experiencias.

Este tipo de encuentros ha favorecido a quienes conforman el sector de la vida consagrada en nuestra diócesis, pues a través de éstos se ha podido vincular cada uno de los carismas con los que cuenta cada congregación e instituto para ponerlos al servicio de la comunidad diocesana que camina hacia los objetivos trazados por el Plan Integral de Pastoral.

La unidad entre ellas y ellos, representa para la hermana Jessica Nuncio, coordinadora de la vicaría episcopal de la vida consagrada, “Un testimonio más claro, universal y eclesial para las laicas y laicos, eso de alguna forma les motiva también a encontrar una respuesta concreta dentro de su vida cotidiana”, comentó.

“Cada quién desde su trinchera, desde su aportación, desde su apostolado, participan

Celebración de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada 2017. Fotografía: Adalberto Peña (Archivo)

activamente en la ejecución del Plan Pastoral, cada congregación está inmersa y fortalece el trabajo que se realiza en la diócesis”.

Según datos de la vicaría episcopal de la vida consagrada, al día de hoy existen en la Diócesis de Saltillo 16 congregaciones de religiosas de las cuales cinco son contemplativas y 11 de vida apostólica, repartidas en 40 comunidades, dos institutos seculares y cinco vírgenes consagradas, dando un total de 341 mujeres de vida consagrada. En el caso de los religiosos, existen 13 congregaciones, todas ellas de vida apostólica con un total de 87 varones.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE