Moderemos el corazón y los sentimientos

 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila

30 de julio de 2019

Seamos un apoyo y no un estorbo para nuestras y nuestros hermanos  

 

1. Para vivir en fraternidad se debe tener disposición de escuchar al otro. Fotografía: Brenda Delabra

El Pueblo de Dios fiel a la tradición de iniciar el día con la misa de las 5:30 horas en la que hombres y mujeres trabajadoras, matrimonios, mujeres adultas mayores, familias con pequeños en brazos llegan a la Catedral de Santiago Apóstol para mostrar su devoción al Santo Cristo de la Capilla se llevaron a casa este día la encomienda de llevar a la práctica las bienaventuranzas para alcanzar la santidad.

“Feliz el que vive de cara a su hermano”, es la reflexión en este tercer día, basada en el Evangelio de San Mateo 5,1-12. Al inicio de la celebración nuestro Obispo Raúl Vera López, O.P., invitó a la feligresía a dejar los tabúes de ser más importantes o sentirse más grandes que el otro, porque sólo siendo iguales se podrá vivir en fraternidad. Su homilía fue inspirada en la Carta de la Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate, del Papa Francisco que pide vivir el amor entre nosotros y no buscar la santidad fuera de la tierra. 

“El Señor nos dice: Bienaventurados los pobres de espíritu, porque tienen su corazón dispuesto a acoger a sus semejantes… Es capaz de asumir las aflicciones de los otros”, comentó el fraile dominico.

Destacó que hoy en día se mantiene una lucha por el poder, individual y colectivo, al estar alerta para ver con quién se compite en lo individual, a ver a quién le gano, a ver cómo se defiende el otro, pero esto lleva a un cansancio de la persona. “El Señor dice no anden cansados ni agobiados, ni buscándose a sí mismos. Esta es la tónica de hoy, la famosa economía del libre mercado es eso, luchar contra el enemigo, el ver cómo acabo con él para avasallarlo, por eso se están formando esos conglomerados, consorcios comerciales y empresariales espantosos que expulsan a los pequeños hasta que les dicen me vendes tu tiendita y vete de aquí, yo voy a tener la mega tienda”.

Este día se pide abrir el corazón para ver a quien está a nuestro lado, al que necesita, a aquel que es maltratado, a tener la disposición y estar prontos para resolver el problema donde se presente, con el esposo, la esposa, los hijos, en el trabajo, con el objetivo de evitar que las relaciones cercanas se rompan.

Además de ser empáticos con los que lloran, con los que viven en el dolor, no huir de las situaciones como quienes abandonan a sus familiares presos, cuando hay un enfermo en casa, un grupo en desgracia como los migrantes o las viudas de Pasta de Conchos.

“Cuando pasó lo de Pasta de Conchos no me hablaron los familiares, me habló la gente que está cerca de ellos, era gente que no estaba tocada por algún familiar en desgracia. Yo ya no era obispo de allá, pero ellos recordaron que yo visitaba a los mineros del carbón, la gente fue capaz de ir y estar cerca de ellos y que los vio sufrir, fue gente que no se enajenó, porque tenemos miedo y esos miedos los convertimos en fobias”, destacó.

Confesar la fe es actuar por el bienestar del prójimo. Fotografía: Brenda Delabra

El predicador hizo hincapié en el hambre y sed de justicia como algo vital, pero no serán saciadas si como bautizadas y bautizados no exigimos que se cumpla la ley.

“Mientras no sintamos esa hambre y sed no vamos a hacer mucho, vamos a ver la injusticia como un acontecimiento más. Yo he hecho referencia a un fraude que se hizo aquí, una mega deuda espantosa que le quita un alto porcentaje de la federación al estado y que no pueden hacer muchas cosas. Nosotros ¿cuándo hemos pensado en la gente que más se está dañando y que somos muchos más de lo que nosotros creemos? Esa deuda que tienen los diputados a los que les pagamos un salario y ellos tienen cerradas esas cuentas para que permanezcan en impunidad y nos están gobernando y son parte de los tres poderes de la federación, eso es una incongruencia”.

Exhortó a las y los cristianos no quedarse callados ante las injusticias, porque de hacerlo se convierten en cómplices del daño a muchas personas, cómplices de la corrupción, en cómplices de construir estructuras que producen pobreza.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE